‘Girls’, ¿la voz de una ge­ne­ra­ción?

A pe­sar del bom­bar­deo me­diá­ti­co que acom­pa­ña a la se­rie de Le­na Dun­ham, no ha lle­ga­do a acu­mu­lar tan­tos es­pec­ta­do­res co­mo se es­pe­ra­ba

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV - Es­te­fa­nia Chue­ca

Si no fue­ra por­que el es­treno de Girls, el año pa­sa­do, vino pre­ce­di­do por la no­ti­cia de que una jo­ven, ri­sue­ña, gor­di­ta y des­co­no­ci­da ha­bía crea­do ella so­la la se­rie pa­ra HBO, po­co se ha­bría ha­bla­do de ella y de la fic­ción que pre­ten­día cu­brir el hue­co que, en su día, de­jó Se­xo en Nue­va York. Los ame­ri­ca­nos son ex­per­tos en fa­bri­car es­tre­llas y Dun­ham, con Girls, te­nía to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra con­ver­tir­se en una: ¿Una des­gar­ba­da vein­tea­ñe­ra anó­ni­ma ha crea­do una se­rie pro­vo­ca­do­ra? La his­to­ria ven­de por sí so­la. Con­vir­ta­mos a Le­na Dun­ham en una jo­ven he­cha a sí mis­ma. El show­bu­si­ness ya se fro­ta­ba las ma­nos, el cóc­tel me­diá­ti­co es­ta­ba ser­vi­do en ban­de­ja. Girls pro­me­tía con­ver­tir­se en una se­rie re­fe­ren­cia pa­ra jó­ve­nes de to­do el mun­do, una fic­ción de cul­to, pe­ro se ha que­da­do en só­lo eso, una pro­me­sa.

¿SO­BRE­VA­LO­RA­DA?

Tan­to se­rie co­mo crea­do­ra fue­ron –y lo si­guen sien­do– por­ta­da de las re­vis­tas más pres­ti­gio­sas, e in­clu­so es­tán ava­la­das por dos Glo­bos de Oro. En la úl­ti­ma ce­re­mo­nia de los ga­lar­do­nes, Girls lo­gró tum­bar a Mo­dern Fa­mily co­mo me­jor co­me­dia y ga­nar el pre­mio co­mo me­jor ac­triz pa­ra la om­ni­pre­sen­te Le­na Dun­ham. Pe­ro ni su re­per­cu­sión en los me­dios ni sus ga­lar­do­nes se han vis­to re­fle­ja­dos en los da­tos de au­dien­cia. Girls no tu­vo un es­treno apo­teó­si­co –só­lo reunió a 1,1 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res– ni ha lo­gra­do en­gan­char de for­ma ma­si­va al pú­bli­co. Lle­gó a con­se­guir pi­cos de au­dien­cia de 2 mi­llo­nes en la pri­me­ra tem­po­ra­da, pe­ro la se­gun­da ha con­cen­tra­do a só­lo 866.000 es­pec­ta­do­res de me­dia, lo que, pa­ra al­gu­nos, la con­vier­te en una se­rie so­bre­va­lo­ra­da. Ni de le­jos con­si­gue los re­sul­ta­dos de com­pa­ñe­ras de ca­de­na co­mo Jue­go de Tro­nos, cu­yo es­treno de la nue­va tem­po­ra­da, jus­ta­men­te, lo­gró re­unir a la frio­le­ra de 4,4 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res.

A pe­sar de que su crea­do­ra ha­ya que­ri­do ven­der que la pro­ta­go­nis­ta de Girls, Han­nah, pue­da con­ver­tir­se en “la voz de una ge­ne­ra­ción... o al me­nos al­gu­na voz... de al­gu­na ge­ne­ra­ción...”, no ha lo­gra­do co­nec­tar con el pú­bli­co. Mu­chos han que­ri­do ver en el pro­duc­to de Dun­ham el re­fle­jo de la vida de los jó­ve­nes hoy en día, pe­ro su pro­ta­go­nis­ta no es ni de le­jos el pro­to­ti­po de chi­ca hu­mil­de que de­be tra­ba­jar has­ta her­niar­se pa­ra pa­gar el al­qui­ler. Girls fla­quea, ade­más, por los diá­lo­gos, se­cuen­cias in­ter­mi­na­bles de pen­sa­mien­tos tras­cen­den­ta­les –y, en oca­sio­nes, pe­tu­lan­tes– que pier­den to­da im­por­tan­cia cuan­do se tie­ne que asis­tir a una fiesta o per­se­guir al chi­co de turno. El gran acier­to de la se­rie, sin em­bar­go, es la for­ma tan na­tu­ral con la que mues­tra sin ta­búes es­ce­nas de la vida co­ti­dia­na del se­xo fe­me­nino. Es no­ve­dad, en te­le­vi­sión, que se ob­ser­ve tan­ta na­tu­ra­li­dad, y que se emi­ta en HBO su­po­ne un do­ble mé­ri­to. En lí­neas ge­ne­ra­les, Dun­ham ha crea­do lo que po­dría­mos lla­mar la an­tí­te­sis de Se­xo en Nue­va York, don­de se cam­bian los so­fis­ti­ca­dos ves­ti­dos y los ma­no­los por las des­con­jun­ta­das pren­das de su pro­ta­go­nis­ta, que co­rre­tea por to­da Nue­va York con unas za­pa­ti­llas de de­por­te.

DUN­HAM, EN SU SAL­SA

Dun­ham tam­bién sa­bo­rea el éxi­to me­diá­ti­co por la con­ti­nua pro­vo­ca­ción que ha im­preg­na­do a la se­rie. De he­cho, la ha uti­li­za­do des­de el ini­cio de su ca­rre­ra, cuan­do, mien­tras era una es­tu­dian­te más de Ober­lin Co­lle­ge, ro­dó un cor­to lla­ma­do The Foun­tain en el que se que­da­ba en bi­qui­ni al la­do de la fuen­te pú­bli­ca del cam­pus pa­ra la­var­se los dien­tes. En Girls, no hay epi­so­dio en que Dun­ham no de­lei­te al es­pec­ta­dor con un des­nu­do su­yo y es­ce­nas se­xua­les es­ca­to­ló­gi­cas, en mu­chas oca­sio­nes gra­tui­tas. La fa­ci­li­dad con la que se qui­ta la ro­pa y pro­ta­go­ni­za des­nu­dos in­te­gra­les es otro de sus des­ta­ca­dos. Por fin una chi­ca a la que no le acom­ple­ja su cuer­po y lo en­se­ña. Pe­ro, cui­da­do, to­da esa valentía se tra­du­ce en un nar­ci­sis­mo con el que Le­na pre­ten­de re­afir­mar­se. Y ese ego­cen­tris­mo que­da más que pa­ten­te en la evo­lu­ción de la se­rie. En su pri­me­ra tem­po­ra­da, Girls era co­ral, pe­ro la se­gun­da es­tá más en­fo­ca­da en la pro­ta­go­nis­ta. Han­nah ga­na de­ma­sia­do pro­ta­go­nis­mo en de­tri­men­to de otros per­so­na­jes que que­dan en se­gun­do y has­ta ter­cer plano. Y to­do pa­re­ce in­di­car que la ter­ce­ra tem­po­ra­da se­gui­rá por los mis­mos de­rro­te­ros... Ten­dre­mos Dun­ham pa­ra ra­to, por­que la ni­ña mi­ma­da de HBO pien­sa dar aún mu­cha gue­rra.

Han­nah, om­ni­pre­sen­te en la fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.