Ac­ción alie­ní­ge­na con palomitas

TNT es­tre­na la ter­ce­ra tem­po­ra­da de la se­rie pro­du­ci­da por Ste­ven Spiel­berg que en­fren­ta a hu­ma­nos y ex­tra­te­rres­tres

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - To­ni de la To­rre

Una fi­la de hu­ma­nos, con el ros­tro pol­vo­rien­to, avan­za en una mi­na si­guien­do las ór­de­nes de los alie­ní­ge­nas que lle­van im­plan­ta­dos en la es­pi­na dor­sal.

Por su­pues­to, hay un plan de res­ca­te. La ter­ce­ra tem­po­ra­da de Fa­lling Skies tar­da exac­ta­men­te dos mi­nu­tos en con­ver­tir­se en una ba­ta­lla cam­pal. La re­sis­ten­cia en­tra en la zo­na dis­pa­ran­do to­do lo que tie­ne, con bom­bas y me­tra­lle­tas, y apa­re­cien­do en ti­ro­li­na ar­ma­da con cu­chi­llos. La lu­cha se ha re­cru­de­ci­do, des­de los ini­cios de la se­rie. En com­pa­ra­ción, hay más san­gre, más de­ses­pe­ra­ción y más bru­ta­li­dad, en el en­fren­ta­mien­to en­tre hu­ma­nos y alie­ní­ge­nas, que, una vez más, de­mues­tran su ca­pa­ci­dad pa­ra con­tra­ata­car, con dos mechs apa­re­cien­do de la na­da y un nu­me­ro­so gru­po de skit­ters re­ple­gán­do­se pa­ra ex­pul­sar el ata­que.

Só­lo la co­la­bo­ra­ción en­tre los hu­ma­nos ha­rá po­si­ble la su­per­vi­ven­cia. De eso de­be en­car­gar­se Tom Ma­son, que se­rá, más que nun­ca, la pie­za fun­da­men­tal pa­ra evi­tar con­flic­tos de un gru­po que es­tá al lí­mi­te. El per­so­na­je que in­ter­pre­ta Noah Wy­le ha evo­lu­cio­na­do po­co a po­co, pa­san­do de viu­do de­ses­pe­ra­do a lí­der de una nue­va eta­pa pa­ra la hu­ma­ni­dad. Un cam­bio que es­tá pa­gan­do en el te­rreno per­so­nal, pues su pa­pel co­mo pa­dre se di­lu­ye, a me­di­da que se for­ta­le­ce el de pre­si­den­te. Ne­ce­si­ta­rá to­dos los apo­yos po­si­bles, du­ran­te la ter­ce­ra tem­po­ra­da, y, por eso, en Fa­lling Skies han de­ci­di­do bus­car­le una mano de­re­cha: el doc­tor Ro­ger Ka­dar, que se alis­ta­rá a la re­sis­ten­cia, en el se­gun­do epi­so­dio, y que es­ta­rá in­ter­pre­ta­do por Ro­bert Sean Leonard (el doc­tor Wil­son de Hou­se), que co­la­bo­ra­rá en un plan muy pe­li­gro­so pa­ra des­truir una cen­tral nu­clear.

En pa­ra­le­lo, los pro­ta­go­nis­tas de­be­rán afron­tar el he­cho de que tie­nen un topo en el seno de la 2nd Mass, pues los skit­ters tie­nen más in­for­ma­ción de la que de­be­rían. Con es­tas tra­mas co­mo pun­to de par­ti­da, la se­rie pro­po­ne una bue­na do­sis de ac­ción y efec­tos es­pe­cia­les pa­ra en­gu­llir con palomitas es­te ve­rano. La fic­ción, pro­du­ci­da por Ste­ven Spiel­berg, con­ti­núa es­tan­do le­jos de ser una obra maes­tra, pe­ro ha ido pu­lien­do as­pec­tos ne­ga­ti­vos, co­mo unos per­so­na­jes ex­ce­si­va­men­te pla­nos y un guión a me­nu­do pre­vi­si­ble, y lle­na un hue­co, el del block­bus­ter de ac­ción ve­ra­nie­go, que tie­ne mu­chos adep­tos.

La fa­mi­lia Ma­son al com­ple­to, con Tom, pa­dre viu­do, y sus

tres hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.