“NO HAY NA­DA PA­RE­CI­DO A ‘VI­KIN­GOS’, HOY EN DÍA”

TRA­VIS FIM­MEL, pro­ta­go­nis­ta de ‘Vi­kin­gos’ (TNT)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - ¿Qué apor­ta actual?

Rag­nar Loth­brok, un vi­kin­go con de­seos de con­quis­tar nue­vos mun­dos, es el nue­vo pa­pel te­le­vi­si­vo que en­car­na el aus­tra­liano Tra­vis Fim­mel. Las aven­tu­ras de su per­so­na­je, ba­sa­do en un lí­der vi­kin­go real que se atre­vió a ex­plo­rar más allá de los paí­ses es­can­di­na­vos, en el si­glo VIII, se pue­den ver ca­da miér­co­les, a las 22.30 h, en el ca­nal TNT. Vi­kin­gos, la nue­va apues­ta que emi­te His­tory Channel en Es­ta­dos Uni­dos –y que ya se ha re­no­va­do pa­ra una se­gun­da tem­po­ra­da– con­vier­te a Fim­mel en un im­pres­cin­di­ble de la pe­que­ña pan­ta­lla.

¿Có­mo de­fi­ni­ría a su per­so­na­je, Rag­nar Loth­brok?

Es un hom­bre am­bi­cio­so. Em­pie­za co­mo gran­je­ro, pe­ro quie­re ofre­cer al­go más a su mu­jer e hi­jos.

Vi­kin­gos es una se­rie his­tó­ri­ca, muy di­fe­ren­te a su úl­ti­mo dra­ma con­tem­po­rá­neo, don­de com­par­tió pro­ta­go­nis­mo con el fa­lle­ci­do Pa­trick Sway­ze. ¿Qué re­to le ha ofre­ci­do es­ta nue­va fic­ción?

El re­to más gran­de ha si­do ro­dar en Ir­lan­da [ri­sas]. Es un país muy bo­ni­to, pe­ro el tiem­po es muy du­ro, el equi­po ha pa­sa­do mu­cho frío. Pe­ro el es­ce­na­rio ha si­do esen­cial pa­ra re­crear la épo­ca de la que se ha­bla en la se­rie.

Pe­se a esas in­cle­men­cias cli­má­ti­cas, ¿tu­vie­ron un buen am­bien­te en el ro­da­je?

Tra­ba­ja­mos con un equi­po ir­lan­dés y la ver­dad es que to­do el mun­do ha­cía lo que es­tu­vie­ra en su mano pa­ra te­ner el me­jor am­bien­te de tra­ba­jo. Tam­bién los guio­nis­tas y los ac­to­res. Por ejem­plo, en los en­sa­yos se tra­ba­jó pa­ra con­se­guir un buen desa­rro­llo de las es­ce­nas. Tra­ba­jar tan uni­dos ha si­do una gra­ta ex­pe­rien­cia, sin lu­gar a du­das.

Pa­ra pro­ta­go­ni­zar las cruen­tas lu­chas que se ven en la se­rie, ¿tu­vo que rea­li­zar un en­tre­na­mien­to es­pe­cial?

Con­ta­mos con un es­pe­cia­lis­ta que pla­nea las co­reo­gra­fías de to­das las batallas. Real­men­te, hi­zo un tra­ba­jo ex­ce­len­te.

En­tre tan­to frío y tan­ta pe­lea, se­gu­ro que al­gu­na anéc­do­ta vi­vi­ría…

Las pe­leas fue­ron muy gra­cio­sas. La tie­rra siem­pre es­ta­ba mo­ja­da y nos res­ba­lá­ba­mos cons­tan­te­men­te, pa­sa­mos mu­cho tiem­po en el sue­lo, aun­que, por suer­te, se ha edi­ta­do to­do tan bien que no se no­ta. Y, ade­más, es­tá el te­ma de mon­tar a ca­ba­llo: era muy di­ver­ti­do ver a to­dos los ac­to­res in­ter­pre­tan­do a la vez que in­ten­ta­ban ba­jar­se de un ca­ba­llo, so­bre to­do cuan­do no lo ha­bían he­cho nun­ca…

Pe­ro des­pués de criar­se en una gran­ja en Aus­tra­lia, lo de ro­dar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za ha­brá si­do fá­cil pa­ra us­ted.

Cla­ro, soy un chi­co de cam­po, así que me en­can­ta. In­clu­so me fui a mi gran­ja en Aus­tra­lia, des­pués de ter­mi­nar el ro­da­je de la se­rie, pa­ra es­tar aún más al ai­re li­bre. Me en­can­tó Ir­lan­da, es mu­cho más ver­de que mi tie­rra, to­do son co­li­nas y hier­ba ver­de, en cam­bio, en el pai­sa­je aus­tra­liano ape­nas hay mon­tes y la tie­rra es muy se­ca.

Vi­kin­gos

a la te­le­vi­sión

Es una gran aven­tu­ra, una aven­tu­ra muy di­ver­ti­da. Es un es­pec­tácu­lo úni­co, no

Muer­te en­tre las flo­res, Sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les, Stig­ma­ta…), ¿qué tal la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con él?

Es un hom­bre con un ta­len­to ex­tra­or­di­na­rio y fue emo­cio­nan­te com­par­tir es­ce­nas con él, ha mos­tra­do mu­chí­si­mas ve­ces lo buen ac­tor que es. Apar­te, es muy buen ti­po.

Su per­so­na­je es el opues­to al de Byr­ne, Earl Ha­rald­son. Aun­que am­bos son vi­kin­gos, ¿qué di­fe­ren­cias exis­ten en­tre us­te­des?

Mi per­so­na­je se con­tra­po­ne al su­yo. Él no quie­re ex­plo­rar el nue­vo mun­do, Earl Ha­rald­son es fe­liz don­de es­tá y tie­ne un pue­blo a su car­go, ahí es don­de en­tra­mos en con­flic­to. Rag­nar quie­re ex­plo­rar el nue­vo mun­do, por eso de­ci­de po­ner en mar­cha un bar­co y lo ha­ce a sus es­pal­das.

Rag­nar, ade­más, tie­ne una re­la­ción un tan­to es­pe­cial con su mu­jer, La­gert­ha [Kat­heryn Win­nink], en la que am­bos uti­li­zan la fuer­za pa­ra im­po­ner­se.

Es una re­la­ción muy apa­sio­na­da, ella es una mu­jer lu­cha­do­ra. Su­pon­go que los vi­kin­gos te­nían re­la­cio­nes así [ri­sas].

El cam­bio de look al que se ha so­me­ti­do pa­ra tra­ba­jar en es ob­vio. ¿Có­mo se sien­te lle­van­do una lar­ga barba y el ca­be­llo me­dio ra­pa­do?

Es muy di­ver­ti­do. Con el de­par­ta­men­to de es­ti­lis­mo de la se­rie bus­ca­mos crear una es­té­ti­ca au­tén­ti­ca… El úni­co in­con­ve­nien­te es que es un po­co mo­les­to pa­sear por la ca­lle así.

Pe­ro, pa­ra in­ter­pre­tar a un ver­da­de­ro vi­kin­go, apar­te de cam­biar su as­pec­to fí­si­co, ha­brá te­ni­do que do­cu­men­tar­se bien. ¿No es así?

Por su­pues­to, to­dos tu­vi­mos que ha­cer un buen tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción. Mi­chael Hirst [el crea­dor de la se­rie] fue muy bueno su­mi­nis­trán­do­nos in­for­ma­ción so­bre los vi­kin­gos y, ade­más, los guio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.