El adiós de ‘Con C ma­yús­cu­la’

La cuar­ta y úl­ti­ma tem­po­ra­da de la ‘dra­me­dia’ co­man­da­da por Lau­ra Lin­ney cuen­ta só­lo con cua­tro epi­so­dios, cua­tro ho­ras ex­tra im­pres­cin­di­bles

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - Nú­ria Mo­re­ras

Aplau­di­mos la ini­cia­ti­va de Show­ti­me de dar un fi­nal digno a una se­rie ex­ce­len­te co­mo és­ta.

Con C ma­yús­cu­la ter­mi­nó la ter­ce­ra tem­po­ra­da con su pro­ta­go­nis­ta, Cathy Ja­mi­son (Lau­ra Lin­ney, El show de Tru­man, Mys­tic Ri­ver), aban­do­nan­do a su fa­mi­lia, pe­ro la se­rie me­re­cía un desen­la­ce más sa­tis­fac­to­rio. Lo ha te­ni­do en for­ma de un cuar­to cur­so muy bre­ve, pues los an­te­rio­res ha­bían con­ta­do con al me­nos 10 epi­so­dios, y és­te tie­ne tan só­lo cua­tro en­tre­gas. Cua­tro ho­ras ex­tra en las que la fic­ción crea­da por Darlene Hunt ( Will & Gra­ce) desa­rro­lla su la­do más dra­má­ti­co, por­que la pro­ta­go­nis­ta se acer­ca al fi­nal de sus días. Pe­ro la se­rie di­rá adiós sin trai­cio­nar su esen­cia: si­gue hu­yen­do de los ele­men­tos la­cri­mó­ge­nos y edul­co­ra­dos.

Ca­nal+ 1 es­tre­na el vier­nes (21.30 h) las nue­vas en­tre­gas de Con C ma­yús­cu­la, la fic­ción que tra­ta del cán­cer de la c del tí­tu­lo, al que lo­gra con­ver­tir en color, cam­bio y, sí, has­ta co­me­dia. Aun­que no una co­me­dia cual­quie­ra, sino una so­bre las gran­des cues­tio­nes exis­ten­cia­les. Cathy se en­fren­ta a la en­fer­me­dad re­plan­teán­do­se si ha to­ma­do las de­ci­sio­nes ade­cua­das. Por­que hay una di­fe­ren­cia en­tre vi­vir y, sim­ple­men­te, so­bre­vi­vir, y ella ha apos­ta­do por la pri­me­ra op­ción, a pe­sar de que los tu­mo­res no sean los me­jo­res com­pa­ñe­ros de via­je.

La ac­tua­ción de Lin­ney en es­te tra­ba­jo le va­lió un Glo­bo de Oro, en 2011, y es que la ac­triz neo­yor­qui­na bor­da el pa­pel de una pro­fe­so­ra y madre de fa­mi­lia a quien se le diag­nos­ti­ca un cán­cer en fa­se avan­za­da. El tono hu­mo­rís­ti­co de la tra­ma es muy áci­do, ne­gro; des­de lue­go, no ha­bla­mos de una co­me­dia li­ge­ra, sino de una fic­ción me­ta­fó­ri­ca que mez­cla con un gran sen­ti­do del equi­li­brio el dra­ma y la bur­la más iró­ni­ca e in­ge­nio­sa. Mues­tra de ello es, por ejem­plo, una per­la que suel­ta Cathy en una vi­si­ta mé­di­ca: “Me mo­ri­ré an­tes de que me sal­gan arru­gas. ¡Adiós, cre­ma an­ti­arru­gas!”. Con C ma­yús­cu­la mi­ra a la muer­te de fren­te, con rea­lis­mo, ha­bla de li­brar una ba­ta­lla fi­nal­men­te per­di­da fren­te al cán­cer. En es­tos úl­ti­mos ca­pí­tu­los, la pro­ta­go­nis­ta afron­ta­rá las di­fi­cul­ta­des se­re­na, e in­clu­so tra­ta­rá de re­con­ci­liar­se con su pa­dre (Brian Den­nehy), de quien es­tá dis­tan­cia­da.

Qui­zá por­que le que­da po­co tiem­po de vida, Cathy de­ci­de apro­ve­char el tiem­po al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.