Lau­ra Dern quie­re cam­biar el mun­do

La se­rie de la ac­triz ca­li­for­nia­na, ‘Ilu­mi­na­da’, vuel­ve a Ca­nal+ con su pro­ta­go­nis­ta igual de des­qui­cia­da

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - To­ni de la To­rre

La car­ta de presentación de Ilu­mi­na­da fue el ros­tro des­en­ca­ja­do de Lau­ra Dern,

con los dien­tes apre­ta­dos, el rí­mel res­ba­lán­do­se por el ros­tro y las ma­nos in­ten­tan­do abrir a la fuer­za las puer­tas de un as­cen­sor. Era un ata­que de ner­vios que de­fi­nió a Amy, la pro­ta­go­nis­ta de una se­rie que no se pue­de ca­li­fi­car de co­me­dia (por mu­cho que sus epi­so­dios ten­gan una du­ra­ción de 25 mi­nu­tos, la ha­bi­tual de las sit-coms) y que es una de las ex­pe­rien­cias más pe­cu­lia­res que uno pue­de vi­vir an­te el te­le­vi­sor. En apa­rien­cia, per­te­ne­ce a la lis­ta ca­da vez más lar­ga de se­ries con ac­tri­ces ve­te­ra­nas in­ter­pre­tan­do a per­so­na­jes di­fí­ci­les, co­mo ya hi­cie­ron, en su mo­men­to, To­ni Co­llet­te en Uni­ted Sta­tes of Ta­ra y Lau­ra Lin­ney en Con C ma­yús­cu­la. Pe­ro la cria­tu­ra de HBO es al­go dis­tin­to, pues par­te de un des­pre­cio ab­so­lu­to ha­cia su pro­ta­go­nis­ta, con la que es im­po­si­ble man­te­ner nin­gún ti­po de re­la­ción em­pá­ti­ca, pa­ra lue­go con­ver­tir­la en una es­pe­cie de he­roí­na a con­tra­co­rrien­te.

En la pri­me­ra tem­po­ra­da, nos la pre­sen­tan co­mo una mu­jer des­qui­cia­da y ob­se­sio­na­da por el tra­ba­jo que ha aca­ba­do co­lap­sa­da por el rit­mo de vida actual. Tras su pa­so por un cen­tro de me­di­ta­ción, re­gre­sa con­ver­ti­da en una au­to­pro­cla­ma­da gu­rú de la fe­li­ci­dad dis­pues­ta a ayu­dar a to­do el mun­do… pe­ro tan des­qui­cia­da co­mo siem­pre. En el nue­vo cur­so, que se es­tre­na es­te lu­nes, en Ca­nal+, si­gue te­nien­do de­li­rios de gran­de­za, pe­ro en­con­tra­rá la ma­ne­ra de que los de­más la va­lo­ren. De es­te mo­do, la fic­ción re­di­me a Amy al mis­mo tiem­po que ali­men­ta sus creen­cias, y Lau­ra Dern da a luz una in­ter­pre­ta­ción his­trió­ni­ca que, uni­da al nihi­lis­mo con el que el guio­nis­ta Mi­ke Whi­te gol­pea de vez en cuan­do al es­pec­ta­dor, da co­mo re­sul­ta­do una se­rie di­fe­ren­te que tie­ne al­gu­nas de las es­ce­nas más me­mo­ra­bles y arries­ga­das de la te­le­vi­sión re­cien­te.

Amy se re­con­ci­lia con su madre y su ex­ma­ri­do, no así con la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.