Siem­pre SO­PRANO

La mi­ra­da pro­fun­da, te­mi­ble y ho­nes­ta de Tony So­prano es el le­ga­do que nos ha de­ja­do Ja­mes Gan­dol­fi­ni. El ac­tor se ha lle­va­do con él un pe­da­zo de la his­to­ria de la te­le­vi­sión. Icono de HBO des­de sus ini­cios, fue el pro­ta­go­nis­ta de la se­rie que for­jó el dr

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA - To­ni de la To­rre

Con las ma­nos al vo­lan­te y un pu­ro en­tre los dien­tes. Así co­no­ci­mos a Tony So­prano, en­tran­do en la au­to­pis­ta que lle­va a Nue­va Jer­sey con la música de Wo­ke Up This Mor­ning de fon­do.

Ja­mes Gan­dol­fi­ni tam­bién era na­tu­ral de Nue­va Jer­sey, aun­que no fue és­te el mo­ti­vo por el que el crea­dor de Los So­prano se fi­jó en él. A Da­vid Cha­se le lla­mó la aten­ción la in­te­gri­dad del ac­tor, una ca­li­dad que sa­bría tras­la­dar al per­so­na­je. Íntegro, sí, por­que, a pe­sar de que Tony So­prano era un ma­fio­so, tam­bién era mu­chas otras co­sas. La se­rie lo pre­sen­tó des­de el prin­ci­pio co­mo un hom­bre sen­si­ble y un mons­truo al mis­mo tiem­po. Po­día en­ter­ne­cer­se con un gru­po de pa­tos que anida­ban en su pis­ci­na y lue­go arro­llar a pu­ñe­ta­zos a un cre­tino que no ha­bía que­ri­do pa­gar las deu­das. Era ca­paz de los ac­tos más des­car­na­dos y de las si­tua­cio­nes más vul­ne­ra­bles. Y es­ta­ba dis­pues­to a con­tar to­do lo que le pa­sa­ba por la ca­be­za, sen­ta­do en el di­ván de la doc­to­ra Mel­fi, con una voz en off que se ga­nó al es­pec­ta­dor des­de el mi­nu­to uno. Su voz, y su mi­ra­da sin­ce­ra y di­rec­ta, se fun­die­ron a ne­gro el pa­sa­do jue­ves, cuan­do Ja­mes Gan­dol­fi­ni fa­lle­ció de un ata­que al co­ra­zón. El ac­tor se fue, pe­ro lo hi­zo de­jan­do atrás una in­ter­pre­ta­ción que fue icó­ni­ca pa­ra HBO y un pun­to de in­fle­xión pa­ra el mun­do de la fic­ción te­le­vi­si­va.

Va­lo­rar la im­por­tan­cia de Tony So­prano es tan sen­ci­llo co­mo de­cir que, sin él, no ha­bría­mos co­no­ci­do tam­po­co a Wal­ter Whi­te, Dex­ter Mor­gan o Don Dra­per. No só­lo era un per­so­na­je in­tros­pec­ti­vo, trá­gi­co e im­per­fec­to, sino que, so­bre to­do, era un antihéroe. El per­so­na­je es­ta­ba ba­sa­do en una po­la­ri­dad, la del hom­bre que es­ta­ba di­vi­di­do en­tre sus dos fa­mi­lias –la fa­mi­lia real y la fa­mi­lia ma­fio­sa– y dos per­so­na­li­da­des –la que ama a su es­po­sa y a sus hi­jos y la que de­be apre­tar el ga­ti­llo cuan­do es de­bi­do–. El mu­ro que se­pa­ra per­so­na­jes bue­nos y ma­los fue de­rri­ba­do por es­te ita­loa­me­ri­cano de as­pec­to ame­na­za­dor, con­vir­tien­do el mun­do de las se­ries de te­le­vi­sión en un lu­gar más in­tere­san­te, ex­ci­tan­te y pe­li­gro­so. Gan­dol­fi­ni con­tri­bu­yó a dar for­ma, en­ti­dad y vi­gor a un in­di­vi­duo que, pa­ra en­trar en la pe­que­ña pan­ta­lla, és­ta tu­vo que aco­mo­dar­se a su pre­sen­cia, y no al re­vés. Des­de es­te pun­to de vis­ta, es ob­vio que las se­ries no han si­do las mis­mas, des­de Los So­prano. Y el cam­bio ha si­do pa­ra bien. La te­le­vi­sión es me­jor.

‘LOS SO­PRANO’, OBRA DE AR­TE

Pe­ro no só­lo me­jor, tam­bién más pres­ti­gio­sa. Los So­prano fue la se­rie que in­tro­du­jo la idea de que, pa­ra ver fic­ción en te­le­vi­sión, ha­bía que ha­cer­lo con una dis­po­si­ción si­mi­lar a la de al­guien que con­tem­pla una obra de ar­te, por­que una se­rie no tie­ne na­da que no ten­ga un cua­dro de un ar­tis­ta (y aquí se in­tro­du­ce, tam­bién, la idea de la au­to­ría, fun­da­men­tal en la con­cep­ción del dra­ma te­le­vi­si­vo con­tem­po­rá­neo). HBO le pu­so un le­ma a es­ta nue­va apro­xi­ma­ción, y di­jo aque­llo de no es te­le­vi­sión, es HBO. No po­día re­sul­tar más cier­to. Du­ran­te los si­guien­tes seis años, el mun­do ca­tó­di­co se rin­dió an­te Tony So­prano y el ca­nal es­tre­nó va­rias se­ries que he­re­da­ron la mis­ma in­ten­cio­na­li­dad ( The Wi­re, A dos me­tros ba­jo tie­rra) y con­so­li­da­ron una mar­ca que to­da­vía hoy es si­nó­ni­mo de te­le­vi­sión de al­ta ca­li­dad. Los guio­nes de Da­vid Cha­se y la in­ter­pre­ta­ción de Gan­dol­fi­ni lo­gra­ron que, ca­da tem­po­ra­da, los es­pec­ta­do­res qui­sie­ran se­guir aden­trán­do­se en una per­so­na­li­dad di­vi­di­da en­tre el cri­mi­nal sin es­crú­pu­los y el ni­ño que se asus­ta an­te la re­pri­men­da de su madre. La dua­li­dad del per­so­na­je fue el mo­tor de la fic­ción y tam­bién un ma­te­rial que pa­só fac­tu­ra emo­cio­nal al ac­tor, co­mo él aca­bó re­co­no­cien­do.

Con el fi­nal de la fic­ción, Ja­mes Gan­dol­fi­ni ex­pli­có que ne­ce­si­ta­ba ale­jar­se de los de­mo­nios per­so­na­les de su per­so­na­je. Des­de en­ton­ces, lo ha­bía­mos vis­to en pa­pe­les se­cun­da­rios en va­rias pe­lí­cu­las (la más re­cien­te, Má­ta­los sua­ve­men­te, jun­to a Brad Pitt), pe­ro ha­bía se­gui­do vin­cu­la­do a HBO, con la que protagonizó la TV movie Ci­ne­ma Ve­ri­té, es­tre­na­da ha­ce dos años. Pa­ra el 2014 pla­nea­ba su re­gre­so te­le­vi­si­vo por la puer­ta gran­de, pues te­nía que pro­ta­go­ni­zar el re­ma­ke de la se­rie británica Cri­mi­nal Jus­ti­ce, y tam­bién te­nía en vías de desa­rro­llo un re­ma­ke de la se­rie fran­ce­sa Ta­xi 22, en la que iba a ejer­cer de pro­duc­tor eje­cu­ti­vo. Fi­nal­men­te, su muer­te, a los 51 años, ha ter­mi­na­do an­tes de tiem­po con la ca­rre­ra de un ac­tor que te­nía más ta­len­to del que él mis­mo creía. Lo ha ex­pli­ca­do en va­rias oca­sio­nes el pro­pio Da­vid Cha­se y lo ejem­pli­fi­ca el he­cho de que, du­ran­te los pri­me­ros com­pa­ses de la se­rie, es­cri­bie­ra fe­li­ci­ta­cio­nes de Na­vi­dad a los crí­ti­cos pa­ra agra­de­cer­les sus bue­nas pa­la­bras (y fir­ma­ba el re­mi­ten­te con su di­rec­ción real). La in­dus­tria de la te­le­vi­sión no ha es­ca­ti­ma­do elo­gios ha­cia su tra­ba­jo, pues ga­nó tres Emmy con­se­cu­ti­vos al me­jor ac­tor y tam­bién un Glo­bo de Oro. Nos de­ja co­mo le­ga­do 84 ho­ras de la me­jor te­le­vi­sión que se ha he­cho ja­más, que se di­ce pron­to, una se­rie que la aso­cia­ción de crí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses ca­li­fi­có, ha­ce só­lo unas se­ma­nas, co­mo la me­jor es­cri­ta de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.