Con­tra el ca­lor, ‘smart TV’

Las te­les in­te­li­gen­tes ofre­cen mu­chas po­si­bi­li­da­des de ocio pa­ra dis­traer­nos en ve­rano sin sa­lir de ca­sa

La Vanguardia - Vivir TV - - HI- TECH - Emili Gon­zá­lez

En­tre las nu­me­ro­sas ven­ta­jas que su­po­ne dis­po­ner de un te­le­vi­sor co­nec­ta­do

es­tá la de te­ner di­ver­ti­das pro­pues­tas de en­tre­te­ni­mien­to al al­can­ce del man­do a dis­tan­cia. A tra­vés de la smart TV po­de­mos cha­tear, es­cri­bir tweets, ir al vi­deo­club, ju­gar, ha­cer vi­deo­con­fe­ren­cias y has­ta apren­der in­glés. Las ho­ras muer­tas que pa­se­mos en el so­fá du­ran­te los me­ses de más ca­lor en­con­tra­rán una dis­trac­ción, con una bue­na pan­ta­lla in­te­li­gen­te y un po­co de pa­cien­cia al bus­car la ci­ber­po­si­bi­li­dad que más nos ape­tez­ca.

1. DE RE­LA­CIO­NES SO­CIA­LES.

A los tí­mi­dos, ha­ce ya tiem­po que se les aca­ba­ron las ex­cu­sas. Si la co­ne­xión a la red de los or­de­na­do­res hi­zo que los chats abrie­ran nue­vos mun­dos pa­ra mi­les de in­ter­nau­tas, am­pa­ra­dos por el tran­qui­li­za­dor efec­to del ano­ni­ma­to, hoy po­de­mos co­mu­ni­car­nos en tiem­po real con otras per­so­nas, in­clu­so, a tra­vés de la pro­pia smart TV. Y, ade­más, la au­dien­cia me­nos ocu­rren­te siem­pre en­con­tra­rá un so­co­rri­do te­ma de con­ver­sa- ción pa­ra el chat ca­tó­di­co en el par­ti­do de fútbol, la se­rie o la pe­lí­cu­la que los in­ter­lo­cu­to­res es­tén vien­do a la vez que in­ter­cam­bian im­pre­sio­nes. Es una opor­tu­ni­dad que nos ofre­ce, por ejem­plo, la fun­ción so­cial cen­ter de los mo­de­los in­te­li­gen­tes de LG.

2. IN­GLÉS PA­RA AL­TU­RAS RE­DU­CI­DAS.

Las va­ca­cio­nes son una épo­ca en la que los ni­ños se ol­vi­dan de li­bros y mo­chi­las. En es­te sen­ti­do, es muy pro­ba­ble que cuan­do, en ju­lio o agos­to, su­gi­ra­mos a nues­tros hi­jos que hin­quen los co­dos y se pon­gan con el cuadernillo de ve­rano de in­glés, les fal­te tiem­po pa­ra arran­car a co­rrer de ca­mino a la pis­ci­na. Aun­que to­do de­pen­de de si es­tu­diar pue­de lle­gar, in­clu­so, a di­ver­tir­les. Las smart TV son, en es­te pun­to, bue­nas alia­das pa­ra los pa­dres. En las te­les in­te­li­gen­tes de LG, en­con­tra­mos apli­ca­cio­nes co­mo Let Me Fly (que incluye cuen­tos) o Flags of the World (ba­sa­da en un con­cur­so de ban­de­ras), que son idea­les pa­ra que los más pe­que­ños apren­dan el idio­ma de una for­ma en­tre­te­ni­da.

3. VER FO­TOS ‘GI­GAN­TES’.

Siem­pre a mano, los smartp­ho­nes nos han con­ver­ti­do en ver­da­de­ros adic­tos al ar­te de cap­tar la me­jor ins­tan­tá­nea. Tum­ba­dos en la are­na, con una de­la­ta­do­ra son­ri­sa en la te­rra­za de un bar, de ex­cur­sión a la mon­ta­ña, en la ca­rre­te­ra… Mu­chas se­rán las fo­to­gra­fías que con­for­men el ál­bum de nues­tro ve­rano. Si que­re­mos, exis­te la op­ción de re­cor­dar los mo­men­tos vi­vi­dos y de ver las imá­ge­nes to­ma­das en una pan­ta­lla bas­tan­te más gran­de que la del mó­vil. To­do de un mo­do ins­tan­tá­neo y sin te­ner que co­nec­tar nin­gún ca­ble. Ocu­rre, por ejem­plo, gra­cias a la apli­ca­ción Beam de Sharp, con la que po­de­mos en­viar las fo­tos des­de el te­lé­fono (o la ta­ble­ta) has­ta las 80 pul­ga­das que tie­ne uno de los mo­de­los Aquos de la mar­ca.

4. ABRA­MOS SE­SIÓN EN SKY­PE.

La tec­no­lo­gía, con el What­sApp co­mo má­xi­mo ejem­plo, nos per­mi­te vi­vir en per­ma­nen­te con­tac­to con nues­tros ami­gos. Si, aun­que es­te­mos le­jos de ellos, de vez en cuan­do nos ape­te­ce ver­les las ca­ras, siem­pre nos que­da la op­ción de es­ta­ble­cer una vi­deo­lla­ma­da. Te­le­vi­so­res co­mo los Smart Vie­ra de Pa­na­so­nic, en­tre otros, dan la opor­tu­ni­dad al usua­rio de ins­ta­lar una pe­que­ña cá­ma­ra en la par­te superior de la pan­ta­lla, a fin de que pue­da co­mu­ni­car­se con los su­yos vía Sky­pe. Tal vez mu­chas so­bre­me­sas es­ti­va­les ten­gan, así, un in­vi­ta­do más.

5. DE CA­MINO AL VI­DEO­CLUB.

No ol­vi­de­mos que uno de los gran­des atrac­ti­vos de las smart TV es el ca­tá­lo­go de se­ries, pe­lí­cu­las y ví­deos a la car­ta en ge­ne­ral que in­cor­po­ran, a me­nu­do gra­cias a que in­clu­yen apli­ca­cio­nes ofi­cia­les de las prin­ci­pa­les ca­de­nas de te­le­vi­sión. Por tan­to, con un sim­ple pa­seo ci­ber­né­ti­co, siem­pre en­con­tra­re­mos al­go in­tere­san­te que ver. Quie­nes aún no es­tén muy pues­tos en el te­ma tam­bién se han de que­dar con nom­bres co­mo Fil­min, Wua­ki.tv y You­zee, que son al­gu­nos de los vi­deo­clubs en lí­nea más ha­bi­tua­les con los que cuen­tan las te­les co­nec­ta­das, en Es­pa­ña.

6. DAN­DO EL CAN­TE.

No hay na­da más ba­ra­to que mon­tar­nos la fiesta en ca­sa. Pa­ra dar am­bien­te al sa­lón y ha­cer que los in­vi­ta­dos em­pie­cen a per­der la ver­güen­za, las smart TV de Sam­sung, Pa­na­so­nic y LG han in­cor­po­ra­do la apli­ca­ción Red Ka­rao­ke, que, con unas 45.000 can­cio­nes, tal vez ame­ni­ce más de una ve­la­da noc­tur­na es­ti­val y pon­ga de los ner­vios a los ve­ci­nos más hi­per­sen­si­bles. Cuan­do me­nos, re­co­men­da­mos afi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.