“TO­DA­VÍA ME QUE­DAN MU­CHOS AÑOS EN­TRE FO­GO­NES”

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Nú­ria Mo­re­ras

El ta­lent show cu­li­na­rio de TVE, Mas­ter­Chef, se acer­ca a la gran fi­nal del 2 de ju­lio. Ha­bla­mos con Jor­di Cruz (Manresa, 1978), el ju­ra­do ca­ta­lán de es­te con­cur­so, so­bre te­le­vi­sión y gas­tro­no­mía, una mez­cla ex­qui­si­ta que ha ter­mi­na­do por con­quis­tar al pú­bli­co.

Des­de Ope­ra­ción Triun­fo no se emi­tía un ta­lent show, en TVE. ¿Qué le con­ven­ció de Mas­ter­Chef?

Pri­me­ro, que ya co­no­cía el for­ma­to, pues la fi­nal del Mas­ter­Chef po­la­co se gra­bó en [mi res­tau­ran­te] ABaC. Y des­pués, que la di­rec­to­ra del pro­gra­ma, cuan­do me plan­teó que par­ti­ci­pa­ra, me di­jo to­do lo que que­ría es­cu­char: que desea­ban que fue­se yo mis­mo, que el es­pa­cio era blan­co y que en él se pre­ten­día en­tre­te­ner, ló­gi­ca­men­te, pe­ro tam­bién ha­blar de gas­tro­no­mía y que, pa­ra ha­cer­lo, se vin­cu­la­ría a to­da la pro­fe­sión. A mí, to­do eso me pa­re­ció fan­tás­ti­co y, ade­más, una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra pro­mo­cio­nar mi nue­vo res­tau­ran­te en Bar­ce­lo­na, L’An­gle [en el Ho­tel Cram].

La pro­duc­to­ra, Shi­ne, te­nía pre­vis­to ha­cer es­te con­cur­so cu­li­na­rio pa­ra Te­le­cin­co.

Ha­ce un año y me­dio, ro­da­mos un pi­lo­to en el que par­ti­ci­pa­ba Bo­ris Iza­gui­rre, por lo que in­tuí que sí iba des­ti­na­do a Te­le­cin­co. Pe­ro me ale­gro que Mas­ter­Chef, fi­nal­men­te, re­ca­la­ra en TVE, por­que la ca­de­na pú­bli­ca quie­re en­tre­te­ner evi­tan­do las es­tri­den­cias sin in­te­rés. Por ejem­plo, los con­cur­san­tes han es­ta­do vi­vien­do tres me­ses en una ca­sa que ni sé dón­de es­tá. No he­mos co­no­ci­do si se en­ten­dían bien, só­lo nos im­por­ta­ba lo que ha­cían en pla­tó.

¿Es­tán vi­vien­do los pro­gra­mas que mez­clan co­ci­na y en­tre­te­ni­mien­to un mo­men­to dul­ce?

Sí, y de ello tie­ne bas­tan­te cul­pa Mas­ter­Chef. Apos­ta­mos por la bue­na co­ci­na y los gran­des co­ci­ne­ros de es­te país nos han res­pal­da­do acu­dien­do al pro­gra­ma. Es una sa­tis­fac­ción que ha­yan pa­sa­do por él los me­jo­res chefs es­pa­ño­les.

A to­do el ju­ra­do se les acu­só de so­bre­ac­tua­dos.

De lo que se nos po­día acu­sar es de inex­per­tos. Soy co­ci­ne­ro y la te­le­vi­sión só­lo la ha­bía vis­to en ca­sa, sen­ta­do en el so­fá. Des­de Di­rec­ción nun­ca se me ha exi­gi­do in­ter­pre­tar un pa­pel, ni mis in­ter­ven­cio­nes han es­ta­do guio­ni­za­das. Me fue­ron a bus­car por lo que soy, pa­ra que me mos­tra­ra con na­tu­ra­li­dad an­te la cá­ma­ra. Sí es cier­to que, al prin­ci­pio, es­ta­ba muy rí­gi­do, por la no­ve­dad del me­dio, pe­ro, po­co a po­co, he ido apren­dien­do y he lo­gra­do re­la­jar­me. Aho­ra se ve más mi ver­da­de­ra ca­ra.

De us­ted va­lo­ra­ron su ju­ven­tud y que es muy téc­ni­co y a la vez di­dác­ti­co.

Eso es. Y tam­bién re­mar­ca­ron que me ha­go en­ten­der de for­ma ame­na.

A la au­dien­cia la han ido cau­ti­van­do a fuego len­to, ¿se pre­pa­ran así los me­jo­res pla­tos?

Por su­pues­to. La co­ci­na no es un sprint, sino una ca­rre­ra de fon­do. Yo siem­pre he te­ni­do fe en es­te for­ma­to, por­que las co­sas bien he­chas ter­mi­nan por fun­cio­nar. Ade­más, en un país tan gas­tro­nó­mi­co co­mo Es­pa­ña, Mas­ter­Chef no po­día fra­ca­sar.

¿Hay al­go es­pe­cial pa­ra la fi­nal?

Des­de lue­go. No te voy a re­ve­lar ni chis­pa del con­te­ni­do, pe­ro el 2 de ju­lio va­mos a po­ner to­da la car­ne en el asa­dor.

¿Los 100.000 eu­ros de pre­mio al ga­na­dor dan pa­ra mon­tar un res­tau­ran­te?

No, con­si­de­ro que es un buen pre­mio y que pue­de ser­vir de ayu­da si, al fi­nal, de­ci­des ini­ciar tu ca­rre­ra co­mo chef. Aun­que el me­jor pre­mio de Mas­ter­Chef no es el di­ne­ro, sino el he­cho de que po­ne­mos a co­ci­ne­ros ama­teurs al prin­ci­pio de un ca­mino muy bo­ni­to, pe­ro tam­bién muy du­ro. Los con­cur­san­tes que quie­ran pue­den an­dar­lo y dis­fru­tar­lo.

¿Los ve ha­cien­do sta­ges en las me­jo­res co­ci­nas del país?

Ya es­tán en ello. Estoy se­gu­ro de que al­gu­nos lle­ga­rán a pro­fe­sio­na­les. A Ce­re­zo lo te­ne­mos con Da­ni García, Ma­ría es­tá con Su­si Díaz, en po­cas se­ma­nas a mi ca­sa, al ABaC, ven­drán Noé, Efrén y Cla­ra. És­ta úl­ti­ma es­tá, aho­ra mis­mo, con Pe­pe Ro­drí­guez [tam­bién juez del pro­gra­ma]. Es de­cir, to­do el que quie­ra ver có­mo fun­cio­na una co­ci­na pro­fe­sio­nal tie­ne las puer­tas abier­tas.

Es un ges­to muy ge­ne­ro­so.

Si al­guien tie­ne ga­nas de apren­der, se­ría un pe­ca­do ne­gár­se­lo. Ade­más, tú te ali­men­tas de su pa­sión mien­tras le ofre­ces tu co­no­ci­mien­to, con lo que to­dos ga­na­mos.

¿Cuál es su as­pi­ran­te fa­vo­ri­to?

Por ac­ti­tud, Juan Ma­nuel. Eso no quie­re de­cir que ga­ne, por­que, al fi­nal, él, por mu­chas ga­nas que le eche, qui­zá no es el que tie­ne el me­jor ni­vel cu­li­na­rio.

¿Se ha­bría pre­sen­ta­do a un pro­gra­ma co­mo és­te?

Sí, no ten­dría nin­gún re­pa­ro. Me en­can­ta par­ti­ci­par y no me preo­cu­pa per­der. Si no me­rez­co ga­nar no pa­sa na­da, és­te es un ofi­cio de caer­te mil ve­ces y le­van­tar­te mil ve­ces. Y hay que ha­cer­lo con na­tu­ra­li­dad.

No po­de­mos de­cir que es de los que pier­den. Con só­lo 24 años ya le con­ce­die­ron su pri­me­ra es­tre­lla Mi­che­lin.

He te­ni­do la suer­te de que me pre­sen­té a tor­neos sien­do un ni­ño y apren­dí lo que eran los con­cur­sos de co­ci­na. Yo me pre­sen­ta­ba a to­dos y co­men­cé a ga­nar­los, más por ex­pe­rien­cia que por vir­tud. A par­tir de ahí he ama­sa­do cua­tro es­tre­llas Mi­che­lin, que son un re­ga­lo pa­ra mi ca­rre­ra.

¿Qué opi­na de su úl­ti­ma dis­tin­ción, el Chef del Fu­tu­ro 2012 - 2013, que otor­ga la Aca­de­mia In­ter­na­cio­nal de Gas­tro­no­mía?

Es­te Chef de l’Ave­nir es un pre­mio que me mos­quea un po­co, por­que me gus­ta ga­nar ga­lar­do­nes co­ci­nan­do y, en es­te ca­so, no he te­ni­do que ha­cer na­da [ri­sas]. Y me fal­ta un re­co­no­ci­mien­to que no quie­ro re­ci­bir, por el mo­men­to, el Gran Prix de l’Art de la Cui­si­ne, que se otor­ga a co­ci­ne­ros que han he­cho gran­des co­sas pe­ro que es­tán ya un po­qui­to en el oca­so. En cam­bio, a mí to­da­vía me que­dan mu­chos años en­tre fo­go­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.