“SIEM­PRE HE ES­TA­DO EN FOR­MA, PE­RO ES­TO ES COM­PLE­TA­MEN­TE DI­FE­REN­TE”

STEP­HEN AMELL, pro­ta­go­nis­ta de ‘Arrow’ (Ca­lle 13)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA - Pa­tri­cia Puen­tes (Los Án­ge­les)

Po­dría­mos de­cir que Arrow es la su­ma de Náu­fra­go, Bat­man o Spi­der-Man y Ma­gic Mi­ke a par­tes igua­les y en for­ma­to te­le­vi­si­vo, cla­ro. Ha­bla­mos con su pro­ta­go­nis­ta, Step­hen Amell, so­bre la his­to­ria de su Oli­ver Queen. Un play­boy cu­ya vida se trans­for­ma des­pués de nau­fra­gar y aca­bar so­lo en una is­la de­sier­ta du­ran­te de­ma­sia­dos años. A su vuel­ta a la ci­vi­li­za­ción, Queen no só­lo de­ci­de con­ver­tir­se en un ven­ga­dor jus­ti­cie­ro que ocul­ta su iden­ti­dad, sino que tam­bién nos re­ga­la a me­nu­do la vi­sión de su es­cul­pi­do tor­so des­nu­do… En Ca­lle 13, se re­po­ne la pri­me­ra tem­po­ra­da de Arrow des­de es­te miér­co­les (22.25 h), y en abier­to la es­tre­na­rá pró­xi­ma­men­te La Sex­ta.

Ca­da año ve­mos mu­chas se­ries nue­vas que aca­ban fra­ca­san­do. ¿Qué cree que tie­ne Arrow pa­ra ha­ber con­se­gui­do dis­tin­guir­se de en­tre la ma­yo­ría de nue­vas pro­pues­tas?

Des­de que em­pe­cé a tra­ba­jar en es­ta fic­ción, me ha gus­ta­do el con­te­ni­do y lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do. Cuan­do em­pe­zó a emi­tir­se en Es­ta­dos Uni­dos, ya es­tá­ba­mos ro­dan­do el no­veno ca­pí­tu­lo y ni me plan­teé que un buen ín­di­ce de au­dien­cia o que la pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal de la se­rie pu­die­ran con­ver­tir­la en un éxi­to. A la ma­ña­na si­guien­te de su es­treno, re­ci­bí un mon­tón de co­rreos elec­tró­ni­cos y lla­ma­das, y sa­bía que iban a ser en re­la­ción al ín­di­ce de au­dien­cia. Has­ta ese mo­men­to, no ha­bía con­si­de­ra­do lo que po­día sig­ni­fi­car un número, pe­ro ahí sí que tu­ve un mo­men­to de fe­li­ci­dad.

¿Era fan de los có­mics en los que se ba­sa la se­rie? ¿Has­ta qué pun­to es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con los an­te­ce­den­tes de su per­so­na­je?

Cuan­do me die­ron el pa­pel, no es­ta­ba de­ma­sia­do fa­mi­lia­ri­za­do con los có­mics. Hi­ce el pi­lo­to y en­ton­ces me pu­se a leer­los, leí mu­chas co­sas di­fe­ren­tes so­bre Green Arrow. Tal vez lle­gue un mo­men­to en el que les pre­gun­te a los guio­nis­tas qué usan a mo­do de ins­pi­ra­ción, pa­ra in­tro­du­cir­me un po­co más en mi per­so­na­je, pe­ro, aho­ra mis­mo, estoy apren­dien­do in­ter­pre­tán­do­lo. Ade­más, no quie­ro sa­ber na­da que Oli­ver no se­pa. Ima­gino que hay al me­nos un per­so­na­je del re­par­to que sa­be más co­sas so­bre la his­to­ria de la pri­me­ra tem­po­ra­da de las que yo sé. Y me gus­ta te­ner in­for­ma­ción, pe­ro tam­po­co quie­ro in­da­gar de­ma­sia­do.

Las fic­cio­nes ba­sa­das en có­mics han co­rri­do di­fe­ren­te suer­te. ¿Qué opi­na de es­tas adap­ta­cio­nes?

A mi pa­re­cer, no ha ha­bi­do mu­chas adap­ta­cio­nes de có­mics exi­to­sas, en es­tos úl­ti­mos años, con la ex­cep­ción de Small­vi­lle. De he­cho, leí un ar­tícu­lo muy in­tere­san­te so­bre có­mo Arrow y, des­pués, Agents of S.H.I.E.L.D., que es­tre­na­rá ABC con Joss Whe­don ( Buffy, ca­za­vam­pi­ros), van a ser se­ries que, con un po­co de suer­te, nos lle­ven a una era de me­jo­res adap­ta­cio­nes te­le­vi­si­vas de có­mics. Ade­más, CW [ca­de­na de te­le­vi­sión que emi­te Arrow, en Es­ta­dos Uni­dos] tam­bién es­tá tra­ba­jan­do en Ama­zon, la his­to­ria so­bre el ori­gen de la Mu­jer Ma­ra­vi­lla. A la gen­te le gus­tan es­te ti­po de his­to­rias y que ten­gan su uni­ver­so pro­pio.

Se tra­ta de versiones que va­rían la tra­ma res­pec­to a los có­mics ori­gi­na­les.

Es cier­to que co­ge­mos su mun­do y, sin lle­gar a des­truir­lo, le da­mos una vuel­ta de tuer­ca. He­mos cam­bia­do bas­tan­tes co­sas de la his­to­ria ori­gi­nal de Arrow. A al­gu­na gen­te le gus­ta, pe­ro hay fans que no es­tán con­ten­tos. A mí me pa­re­ce bien, siem­pre que no de­je a la gen­te in­di­fe­ren­te. Ade­más, los tíos que es­cri­ben nues­tra se­rie son fans de los có­mics. De he­cho, pu­bli­ca­mos un có­mic an­tes de ca­da epi­so­dio.

¿Le ha cam­bia­do la vida el éxi­to?

Ha si­do muy in­tere­san­te. Cuan­do la se­rie em­pe­zó, de­bía te­ner unos 10.000 se­gui­do­res en Twit­ter y unos 2.000 Me gus­ta en Fa­ce­book. Aho­ra son 156.000 se­gui­do­res en Twit­ter y les gus­to a 151.000 per­so­nas en Fa­ce­book. Hay una res­pues­ta in­me­dia­ta y, ade­más, pue­do in­ter­ac­tuar ins­tan­tá­nea­men­te con mis fans.

¿Lo ha­ce a me­nu­do?

El otro día pu­se en Fa­ce­book: “Ha­blad con­mi­go”, y me en­via­ron 1.700 pre­gun­tas en me­dia ho­ra. Res­pon­dí a tan­tas co­mo pu­de, pe­ro de­bie­ron ser 100, co­mo mu­cho. La gen­te que­ría spoi­lers so­bre la se­rie, que­rían de­ta­lles so­bre mi die­ta… Me en­can­ta in­ter­ac­tuar con los fans, lo úni­co com­pli­ca­do es que he pa­sa­do de te­ner 2.000 se­gui­do­res, que fui atra­yen­do po­co a po­co, du­ran­te un año, a, de re­pen­te, te­ner mu­chí­si­mos más. No pue­do te­ner el mis­mo ti­po de to­que per­so­nal en la pá­gi­na y hay co­sas que se me pa­san por al­to.

¿Lo re­co­no­cen por la ca­lle?

Tra­ba­jo tan­to que no ten­go de­ma­sia­do tiem­po pa­ra sa­lir, pe­ro cuan­do lo ha­go em­pie­zo a no­tar que me mi­ran bas­tan­te. Al prin­ci­pio, me de­cían co­sas co­mo: “Te pa­re­ces a al­guien que co­noz­co, pe­ro no sé a quién”. De ahí pa­só a: “Eres el tío de la se­rie aqué­lla…”, y aho­ra, di­rec­ta­men­te, ya me di­cen: “In­ter­pre­tas a Oli­ver Queen”. Es di­ver­ti­do, me gus­ta.

¿Qué tu­vo que ha­cer pa­ra con­ver­tir­se en el es­cul­tu­ral Green Arrow? Su­po­ne­mos que me­ses de en­tre­na­mien­to...

La ver­dad es que no, me con­tra­ta­ron a prin­ci­pios del mes de fe­bre­ro del año pa­sa­do y em­pe­za­mos a ro­dar en mar­zo. Ese in­ter­va­lo de seis se­ma­nas fue bas­tan­te in­ten­so. Siem­pre estoy en for­ma, por­que tra­ba­jo en un me­dio vi­sual, pe­ro es­to era com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Ade­más de rea­li­zar un cam­bio de die­ta, tam­bién va­rié el ti­po de ejer­ci­cio que ha­go y me tu­ve que com­pro­me­ter mu­cho con mi en­tre­na­mien­to fí­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.