De­cá­lo­go pa­ra pa­dres

Por­que exis­ten con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les que ga­ran­ti­zan el desa­rro­llo emo­cio­nal de los pe­que­ños de la ca­sa, pe­ro otros no­ci­vos, ofre­ce­mos 10 con­se­jos pa­ra apren­der a mi­rar la te­le­vi­sión, so­bre to­do aho­ra que los es­co­la­res es­tán de va­ca­cio­nes.

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

1

SE­LEC­CIO­NAR CON CRI­TE­RIO Los pa­dres de­ben en­se­ñar a sus hi­jos tan­to a ver es­pa­cios te­le­vi­si­vos con­ve­nien­tes co­mo a re­cha­zar los que pue­dan afec­tar­les ne­ga­ti­va­men­te en su desa­rro­llo co­mo per­so­nas. La me­jor for­ma de ha­cer­lo es que los ma­yo­res tam­bién pre­di­quen con el ejem­plo y no con­su­man la de­no­mi­na­da te­le­ba­su­ra. 2 NO TE­NER EL TE­LE­VI­SOR SIEM­PRE EN­CEN­DI­DO Ca­da ac­ti­vi­dad, en ca­sa, tie­ne su mo­men­to, tam­bién mi­rar la te­le­vi­sión; por ello, es pre­ci­so evi­tar te­ner en­cen­di­da la te­le­vi­sión cuan­do no hay na­die vien­do un pro­gra­ma de­ter­mi­na­do. Si la apa­ga, ve­rá có­mo, ade­más de aho­rrar has­ta un 15% más de ener­gía, el si­len­cio apor­ta­rá se­re­ni­dad al am­bien­te. Y qui­zá ese si­len­cio pro­pi­cie que los pe­que­ños de la ca­sa ha­gan me­jor sus de­be­res, jue­guen o quie­ran sa­lir a pa­sear. 3

ELE­GIR EL TIEM­PO Y EL MO­MEN­TO Los ex­ce­sos son, por de­fi­ni­ción, da­ñi­nos. Por ello, hay que im­pe­dir una die­ta te­le­vi­si­va de mu­chas ho­ras dia­rias. Lo ideal es te­ner un ho­ra­rio prees­ta­ble­ci­do pa­ra ver los pro­gra­mas. En es­te pun­to de­be­mos to­mar con­cien­cia que nues­tro día só­lo tie­ne 24 ho­ras y, si le res­ta­mos el tiem­po en que dor­mi­mos, es­tu­dia­mos, prac­ti­ca­mos de­por­te o tra­ba­ja­mos, ¿cuán­to tiem­po li­bre nos que­da pa­ra otras ac­ti­vi­da­des? Que mi­rar la te­le­vi­sión no ocu­pe to­dos nues­tros ra­tos de ocio. 4

NO PO­TEN­CIAR EL CON­SU­MO AIS­LA­DO Re­sul­ta des­acon­se­ja­do que los ado­les­cen­tes, y mu­cho me­nos los ni­ños, ten­gan un te­le­vi­sor en su ha­bi­ta­ción. Las ra­zo­nes son muy cla­ras: es una cos­tum­bre que in­cen­ti­va su ais­la­mien­to y pue­de con­du­cir a la adic­ción a la te­le­vi­sión o, cuan­to me­nos, a un con­su­mo irres­pon­sa­ble y des­or­de­na­do de ella. Así, lo más ade­cua­do pa­ra la con­vi­ven­cia es ver la te­le to­da la fa­mi­lia reuni­da. No ol­vi­de, tam­po­co, que los or­de­na­do­res per­mi­ten ac­ce­der a un sin­fín de con­te­ni­do au­dio­vi­sual on-li­ne. Pro­cu­re con­tro­lar tam­bién el uso que ha­cen sus hi­jos en esos por­ta­les. 5

CON­TROL PA­REN­TAL Ahon­dan­do en el pun­to 4, los pa­dres de­ben tra­tar de acom­pa­ñar a los hi­jos mien­tras mi­ran la te­le­vi­sión, por­que, de es­ta for­ma, co­no­ce­rán ver­da­de­ra­men­te los con­te­ni­dos de los pro­gra­mas pa­ra te­ner, así, jui­cios más apro­pia­dos en el mo­men­to de emi­tir su opi­nión so­bre la te­le­vi­sión. Con­tem­plan­do las pro­pues­tas au­dio­vi­sua­les de la pe­que­ña pan­ta­lla con ellos, se po­drán dar cuen­ta de los gus­tos o las pre­fe­ren­cias de sus hi­jos, y los efec­tos que los dis­tin­tos pro­gra­mas pue­den pro­du­cir en ellos. Hay que cons­ta­tar, por ejem­plo, que los es­pa­cios más con­su­mi­dos por ni­ños y ado­les­cen­tes no son, pre­ci­sa­men­te, los catalogados co­mo in­fan­ti­les. Ade­más, aun­que un pro­gra­ma es­té eti­que­ta­do pa­ra ni­ños de una edad, qui­zá el con­te­ni­do no es el que desea que vean. Por ejem­plo, una que­ja reite­ra­da a la De­fen­so­ra del Es­pec­ta­dor, Oyen­te e In­ter­nau­ta de RTVE es el ca­rác­ter vio­len­to de la se­rie Bob es­pon­ja o el se­xis­mo mos­tra­do en buen número de pe­lí­cu­las de Dis­ney. 6

LA TE­LE NO SUS­TI­TU­YE A UNA NI­ÑE­RA La te­le­vi­sión no cui­da a los hi­jos, es­pe­cial­men­te si les de­ja­mos ver “lo que es­tán dan­do”. Es cier­to que, en los tiem­pos que co­rren, la te­le­vi­sión cons­ti­tu­ye un mo­do de ocio eco­nó­mi­co, pe­ro exis­ten otras tan­tas al­ter­na­ti­vas que no cues­tan na­da a nues­tro bol­si­llo. Cuan­do am­bos pa­dres tie­nen una vida muy ata­rea­da, es­te cri­te­rio es im­por­tan­te. Co­mo pa­dre ha­bría que re­cor­dar que la te­le­vi­sión no pue­de dar cariño, ni tam­po­co es ca­paz de ad­ver­tir a los ni­ños de un even­tual pe­li­gro. 7

AL­TER­NA­TI­VAS DE OCIO La te­le­vi­sión ocu­pa el ter­cer pues­to en las ac­ti­vi­da­des de los hi­jos pe­que­ños, des­pués de dor­mir y es­tu­diar. Y el con­su­mo te­le­vi­si­vo ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te, des­de que exis­te más ofer­ta de ca­na­les pa­ra ellos (des­de el apa­gón analó­gi­co del 2010, se han mul­ti­pli­ca­do las ca­de­nas te­má­ti­cas, con Boing, Dis­ney Channel, Neox, Su­per3, etc.), lo­gran­do, en el pa­sa­do 2012, una ci­fra ré­cord, con una me­dia fren­te al te­le­vi­sor de los más pe­que­ños de la ca­sa de 2 ho­ras y 40 mi­nu­tos dia­rios. Hay que pen­sar en al­ter­na­ti­vas, fo­men­tan­do el jue­go, la prác­ti­ca de de­por­tes, las vi­si­tas a mu­seos y par­ques na­tu­ra­les, las con­ver­sa­cio­nes fa­mi­lia­res y un lar­go et­cé­te­ra de pro­pues­tas. 8

MO­DE­LOS PA­RA IMI­TAR Los per­so­na­jes te­le­vi­si­vos tie­nen un gran im­pac­to y crean iden­ti­da­des culturales, con­so­li­dan­do ac­ti­tu­des y fo­men­tan­do otras con­duc­tas fa­vo­ra­bles. Así, es me­jor orien­tar a sus hi­jos ha­cia el co­no­ci­mien­to de per­so­na­jes reales y ejem­pla­res, por ejem­plo, de­por­tis­tas, per­so­nas ilus­tres o hé­roes de nues­tra his­to­ria, an­tes que a mons­truos y cria­tu­ras inexis­ten­tes. 9

CÓ­MO USAR­LA DE AGEN­TE EDU­CA­DOR Los teó­ri­cos, en sus in­for­mes, coin­ci­den que la te­le­vi­sión ejer­ce una im­por­tan­te in­fluen­cia so­bre el es­pec­ta­dor, in­clui­dos los me­no­res de edad. Es uno de los agen­tes edu­ca­do­res más im­por­tan­tes, pe­ro, usa­da mal, la te­le­vi­sión pue­de con­ver­tir­se en desedu­ca­do­ra, si se se­lec­cio­nan con­te­ni­dos de ries­go, es de­cir, aqué­llos que en­gen­dran da­ños no­to­rios, co­mo los con­te­ni­dos vio­len­tos, ra­cis­tas, se­xis­tas, los por­no­grá­fi­cos o que in­ci­tan al con­su­mo, por ejem­plo. 10

CON­TRI­BU­YA A QUE EXIS­TA UNA ME­JOR PRO­GRA­MA­CIÓN Es acon­se­ja­ble fo­men­tar en la fa­mi­lia el aná­li­sis crí­ti­co del con­te­ni­do de los pro­gra­mas de la te­le­vi­sión, es­pe­cial­men­te aqué­llos que se emi­ten en las fran­jas de pro­tec­ción re­for­za­da, a sa­ber, de lu­nes a vier­nes, de 8 a 9 h y de 17 a 20 h, y sá­ba­dos y do­min­gos, en­tre las 9 y las 12 h. Por ejem­plo, el Có­di­go de Au­to­rre­gu­la­ción so­bre Con­te­ni­dos Te­le­vi­si­vos e In­fan­cia ha­bla de prin­ci­pios co­mo evi­tar la uti­li­za­ción ins­tru­men­tal de los con­flic­tos per­so­na­les y fa­mi­lia­res co­mo es­pec­tácu­lo, crean­do des­con­cier­to en los me­no­res; la in­ci­ta­ción a imi­tar com­por­ta­mien­tos per­ju­di­cia­les o pe­li­gro­sos pa­ra la sa­lud (y, es­pe­cial­men­te, el cul­to a la ex­tre­ma del­ga­dez o la in­ci­ta­ción al con­su­mo de dro­gas y al­cohol), y evi­tar las es­ce­nas vio­len­tas o se­xua­les que ca­rez­can de con­te­ni­do edu­ca­ti­vo. As­pec­tos, to­dos ellos, que se in­cum­plen re­pe­ti­da­men­te. Sea ac­ti­vo y, si de­tec­ta con­te­ni­do inade­cua­do, for­mu­le sus re­cla­ma­cio­nes aquí:

tvin­fan­cia.es/tvin­fan­cia/con­tent/re­cla­ma­cio­nes.

Nú­ria Mo­re­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.