Los úl­ti­mos días de Dex­ter

La tem­po­ra­da fi­nal de la se­rie se es­tre­na en Es­ta­dos Uni­dos

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV - To­ni de la To­rre

Una go­ta de san­gre tras otra,

un cor­te en la me­ji­lla tras otro, las víc­ti­mas de Dex­ter se han acu­mu­la­do, a lo lar­go de la se­rie ho­mó­ni­ma, y aho­ra ha lle­ga­do el mo­men­to de ren­dir cuen­tas. El ase­sino que in­ter­pre­ta Mi­chael C. Hall se en­fren­ta a la ho­ra de la ver­dad en la oc­ta­va tem­po­ra­da, que se­rá tam­bién la úl­ti­ma de la se­rie y que se es­tre­na es­te do­min­go, en Es­ta­dos Uni­dos. En ella vi­vi­re­mos el jui­cio a un per­so­na­je que, has­ta aho­ra, ha lo­gra­do sa­lir­se siem­pre con la su­ya. Los es­pec­ta­do­res han sus­pi­ra­do con ali­vio ca­da vez que Dex­ter huía de la es­ce­na de un crimen sin ser pi­lla­do con las ma­nos en la ma­sa, y és­ta ha si­do la cla­ve de la fas­ci­na­ción que pro­vo­ca la se­rie: que lo­gra que la au­dien­cia se im­pli­que en la vida de su pro­ta­go­nis­ta a pe­sar de que no de­ja de ser un ase­sino, al­guien que ne­ce­si­ta ma­tar y que con­fie­sa al pú­bli­co que dis­fru­ta ha­cién­do­lo.

IN­TROS­PEC­CIÓN Y MUER­TE

Ha ha­bi­do dos vehícu­los que han he­cho po­si­ble es­ta iden­ti­fi­ca­ción. Por una par­te, la voz en off, que ha ayu­da­do a que el es­pec­ta­dor en­ten­die­ra al per­so­na­je, a que vie­ra el mun­do del mis­mo mo­do que él. Por otra par­te, el có­di­go mo­ral que ha re­gi­do las de­ci­sio­nes de Dex­ter, que no ha ase­si­na­do a cual­quie­ra, sino só­lo a los que lo me­re­cían. Pre­ci­sa­men­te, es­te có­di­go se­rá uno de los ejes de la úl­ti­ma tem­po­ra­da, pues el per­so­na­je siem­pre ha creí­do que ha­bía si­do ela­bo­ra­do por su pa­dre, Harry. Pe­ro, en reali­dad, Harry lo ela­bo­ró con la ayu­da de una psi­quia­tra lla­ma­da Evelyn Vo­gel, que se­rá el nue­vo per­so­na­je pa­ra te­ner en cuen­ta en los fu­tu­ros epi­so­dios. Sien­do al­guien que co­no­ce muy bien el pa­sa­do de Dex­ter, en­trar en con­tac­to con ella per­mi­ti­rá al per­so­na­je in­da­gar en aque­llo que lo ha con­fi­gu­ra­do has­ta aho­ra y que, en cier­to mo­do, ha mar­ca­do su ca­mino has­ta hoy.

Pe­ro la in­tros­pec­ción no se­rá la úni­ca ocu­pa­ción de Dex­ter, en su úl­ti­ma tem­po­ra­da. El per­so­na­je de­be­rá li­diar con las con­se­cuen­cias de la muer­te que tu­vo lu­gar en el fi­nal de la tem­po­ra­da an­te­rior. Un he­cho que ha cam­bia­do la re­la­ción que te­nía con su her­ma­na De­bra y que, ade­más, im­pli­ca­rá una in­ves­ti­ga­ción que vol­ve­rá a po­ner a la po­li­cía de Mia­mi tras sus ta­lo­nes. To­da­vía es una in­cóg­ni­ta si Dex­ter lo­gra­rá aca­bar la se­rie sin ser des­cu­bier­to, una cues­tión que di­vi­de a sus se­gui­do­res. Al­gu­nos pre­fe­ri­rían un fi­nal fe­liz, con Dex­ter des­apa­re­cien­do pa­ra siem­pre (al­gu­nos aven­tu­ran que jun­to a Han­nah McKay, per­so­na­je que re­gre­sa­rá en la úl­ti­ma tem­po­ra­da), pe­ro tam­bién es­tán los que creen que, por muy do­lo­ro­so que sea, la justicia de­be aca­bar dan­do ca­za al per­so­na­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.