¿Pre­pa­ra­dos pa­ra el se­gun­do ‘apa­gón’?

Los es­pec­ta­do­res ten­dre­mos que re­sin­to­ni­zar las te­les y ha­cer cam­bios en las an­te­nas pa­ra ver la TDT

La Vanguardia - Vivir TV - - HI- TECH - Emili Gon­zá­lez

Al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ope­ra­do­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes em­pie­zan a anun­ciar que la cuar­ta ge­ne­ra­ción de te­le­fo­nía mó­vil ya aso­ma la ca­be­za.

Pe­ro el pa­so de las re­des 3G a las 4G no só­lo im­pli­ca­rá ma­yo­res ve­lo­ci­da­des de co­ne­xión a in­ter­net, sino tam­bién cam­bios en la TDT, que vi­vi­rá un se­gun­do apa­gón, des­pués de que, en abril del 2010, las emi­sio­nes analó­gi­cas nos di­je­ran adiós pa­ra siem­pre, en Es­pa­ña. El cul­pa­ble de la nue­va tran­si­ción es el lla­ma­do di­vi­den­do di­gi­tal. Pe­ro ¿en qué con­sis­te exac­ta­men­te y có­mo de­be­mos pre­pa­rar­nos pa­ra su lle­ga­da?

1. DE­JAN­DO ES­PA­CIO.

La idea es que las tec­no­lo­gías mó­vi­les 4G uti­li­cen una par­te de las fre­cuen­cias que, en la ac­tua­li­dad, ocu­pan las ca­de­nas de la TDT pa­ra emi­tir (es el lla­ma­do di­vi­den­do di­gi­tal). En con­se­cuen­cia, los ca­na­les te­le­vi­si­vos de­be­rán re­ubi­car­se en la ban­da del es­pec­tro que va de los 470 a los 790 me­ga­her­cios (y no lle­gar has­ta los 862, co­mo su­ce­de aho­ra).

2. EN MO­DO

‘TU­NE’.

La re­co­lo­ca­ción ha­rá (por si no ha­bía­mos te­ni­do bas­tan­te con el tor­tuo­so sal­to de la te­le­vi­sión analó- gi­ca a la di­gi­tal) que de­ba­mos re­sin­to­ni­zar los te­le­vi­so­res pa­ra evi­tar dis­gus­tos y no per­der al­gu­na ca­de­na por el ca­mino. Ade­más, el go­bierno cal­cu­la que 1,2 mi­llo­nes de edi­fi­cios en to­da Es­pa­ña ten­drán que mo­di­fi­car sus an­te­nas co­lec­ti­vas pa­ra que el di­vi­den­do di­gi­tal no afec­te a la re­cep­ción de las se­ña­les.

3. ¿QUIÉN PA­GA­RÁ LOS CAM­BIOS?

He aquí el quid de la cues­tión. To­do in­di­ca que los pro­pios es­pec­ta­do­res. De he­cho, la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ins­ta­la­do­res de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ya ha he­cho sus cálcu­los y ha de­ter­mi­na­do que los cos­tes de antenización, pa­ra un edi­fi­cio en el que ha­ya 20 vi­vien­das, ron­da­rán los 400 eu­ros. De mo­do que ca­da vecino ten­drá que po­ner unos 20 eu­ros de su bol­si­llo.

El an­te­rior go­bierno pre­ten­día pa­gar el pro­ce­so con el di­ne­ro que ob­tu­vo de subas­tar las fre­cuen­cias del di­vi­den­do di­gi­tal en­tre las ope­ra­do­ras de te­le­fo­nía (unos 1.800 mi­llo­nes de eu­ros). Pe­ro el nue­vo eje­cu­ti­vo alu­dió a la si­tua­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca pa­ra in­di­car que no iba a po­der su­fra­gar el cos­te de la rean­te­ni­za­ción.

4. ¿PA­RA CUÁN­DO?

Una de las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do el actual Mi­nis­te­rio de In­dus­tria ha si­do ade­lan­tar la en­tra­da en vi­gor del di­vi­den­do di­gi­tal a enero del 2014 (cuan­do, en un prin­ci­pio, es­ta­ba mar­ca­da pa­ra el año 2015). Si bien en la úl­ti­ma pu­bli­ca­ción del Bo­le­tín Oficial del Es­ta­do (BOE) so­bre el te­ma, el go­bierno evi­tó men­cio­nar fe­chas con­cre­tas. ¿Ten­drán al­go que ver las ma­ni­fies­tas re­ti­cen­cias de las te­le­vi­sio­nes an­te el pro­ce­so de rea­sig­na­ción de fre­cuen­cias?

5. ¿HA­BRÁ ME­NOS CA­DE­NAS?

Es otra de las pre­gun­tas que aún es­tán en el ai­re. En agos­to pa­sa­do, go­bierno y te­le­vi­sio­nes lle­ga­ron a un acuer­do por el que és­tas acep­ta­ban re­du­cir su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca de emi­sión, mien­tras que el eje­cu­ti­vo ga­ran­ti­za­ba la con­ti­nui­dad de to­dos los ca­na­les. Pe­ro el he­cho de que el mi­nis­te­rio no ga­ran­ti­za­ra que asu­mi­rá los gas­tos que pa­ra los ope­ra­do­res im­pli­ca te­ner que trans­mi­tir la se­ñal te­le­vi­si­va des­de dos fre­cuen­cias a la vez du­ran­te un tiem­po ( si­mul­cast), has­ta que los es­pec­ta­do­res adap­ten sus an­te­nas, vol­vió a abrir la ca­ja de los true­nos de un pro­ce­so hoy in­con­clu­so.

Pa­ra aña­dir más le­ña al fuego, en mar­zo pa­sa­do, el go­bierno or­de­nó eje­cu­tar una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo, dic­ta­da a fi­na­les del 2012, que de­cla­ra­ba nu­lo el acuer­do del Con­se­jo de Mi­nis­tros de ju­lio del 2010 por el que se en­tre­ga­ba un múl­ti­plex com­ple­to (un sis­te­ma que per­mi­te trans­mi­tir has­ta cua­tro ca­de­nas dis­tin­tas en la TDT) a ca­da ope­ra­dor pri­va­do de ám­bi­to na­cio­nal (So­ge­ca­ble, Veo 7, Net Te­le­vi­sión, La Sex­ta, An­te­na 3 y Te­le­cin­co). ¿Por qué el fa­llo del Su­pre­mo? El al­to tri­bu­nal ar­gu­yó que las li­cen­cias no se con­ce­die­ron me­dian­te con­cur­so.

Las te­le­vi­sio­nes pri­va­das han pues­to el gri­to en el cie­lo, ya que la eje­cu­ción de la sen­ten­cia pue­de su­po­ner que to­das pier­dan ca­de­nas. Mien­tras, el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria ha li­ga­do las ne­go­cia­cio­nes so­bre el nue­vo ma­pa au­dio­vi­sual que de­jó en­tre­ver el Tri­bu­nal Su­pre­mo al pro­pio Plan del Di­vi­den­do Di­gi­tal, cu­ya ela­bo­ra­ción si­gue su cur­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.