Dex­ter, ¿qué se­rá de ti?

DEX­TER LA ÚL­TI­MA TEM­PO­RA­DA DEL SAN­GUI­NA­RIO PER­SO­NA­JE ANUN­CIA LA DES­APA­RI­CIÓN DE UNO DE LOS AN­TI­HÉ­ROES MÁS EM­BLE­MÁ­TI­COS DE LA TE­LE­VI­SIÓN. ¿MO­RI­RÁ?

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA - SALVADOR LLOPART

Lle­gó la ho­ra del adiós. Em­pie­za la lar­ga des­pe­di­da de uno de los ase­si­nos fa­vo­ri­tos de la te­le­vi­sión. El más san­grien­to. Tam­bién el más se­gui­do. Siem­pre imi­ta­do, nun­ca igua­la­do, Dex­ter Mor­gan ini­cia un ca­mino sin re­torno ha­cia el fi­nal de to­do. La oc­ta­va tem­po­ra­da se­rá la úl­ti­ma.

A la vis­ta de su his­to­rial se in­tu­ye que se­rá una des­pe­di­da san­grien­ta. Dex­ter va de­jan­do un re­gue­ro de muer­te tras de sí. La ma­ca­bra con­ta­bi­li­dad de sus crí­me­nes ha­bla de 125 ase­si­na­tos en su ha­ber des­de que el per­so­na­je irrum­pió en la pe­que­ña pan­ta­lla. Siem­pre ma­tan­do con mé­to­do. Es cui­da­do­so pa­ra lo su­yo. La bol­sa de plás­ti­co es su mar­ca de fá­bri­ca. El cu­chi­llo y la sie­rra tam­bién. Es un psi­có­pa­ta ase­sino, sin du­da, pe­ro, ¡qué ca­ram­ba!, en sie­te años se ha con­ver­ti­do en nues

tro psi­có­pa­ta. Tres mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, tan só­lo en Es­ta­dos Uni­dos, si­guie­ron el pa­sa­do do­min­go la emi­sión de la pri­me­ra en­tre­ga de la nue­va tem­po­ra­da. El mis­mo ca­pí­tu­lo ini­cial que se emi­te en Es­pa­ña ma­ña­na do­min­go (Fox Cri­me, 0.40 ho­ras) en ver­sión ori­gi­nal sub­ti­tu­la­da (VOS). La ver­sión

TRES MI­LLO­NES DE ES­PEC­TA­DO­RES SI­GUIE­RON EL ARRAN­QUE DE LA 8. ª TEM­PO­RA­DA, EMI­TI­DO EL PA­SA­DO DO­MIN­GO EN EE.UU.

do­bla­da to­da­vía no tie­ne fe­cha de emi­sión.

Las pre­gun­tas se agol­pan en el mo­men­to de la des­pe­di­da. La pri­me­ra es evi­den­te: ¿có­mo ha po­di­do un ase­sino co­mo Dex­ter con­ver­tir­se en una per­so­na­je tan que­ri­do? Otra pre­gun­ta tam­bién lo es: ¿có­mo aca­ba­rá to­do? ¿Qué fin aguar­da a Dex­ter? Dex­ter no ha si­do el pri­mer

ase­sino que se ha­ce con el co­ra­zón de la au­dien­cia. Un sen­ti­do re­cuer­do, des­de aquí, pa­ra el gran Ja­mes Gan­dol­fi­ni, más co­no­ci­do co­mo To­ni So­prano, un hi­jo

de Sa­ta­nás. Los se­gui­do­res de

Los So­prano re­cor­da­rán aquel ca­pí­tu­lo en el que So­prano/Gan­dol­fi­ni es­tran­gu­la­ba a un ti­po aco­gi­do al pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos, mien­tras su hi­ja es­pe­ra­ba, sin sa­ber na­da, en el co­che. Vio­len­cia, crimen y muer­te ma­ti­za­da en su ca­so, en el ca­so de To­ni So­prano, por el amor de fa­mi­lia. Una com­bi­na­ción ex­plo­si­va.

Dex­ter tam­bién tie­ne al­go de eso. Co­mo en la ma­yo­ría de an­ti­hé­roes, se une en él lo mons­truo­so con lo co­ti­diano. Ex­tre­mos que la fic­ción te­le­vi­si­va di­lu­ye por el la­do de la afec­ti­vi­dad. Nos cae bien Dex­ter, efec­ti­va­men­te, co­mo nos caía bien To­ni So­prano. Por­que lo ve­mos co­mo ver­du­go y víc­ti­ma a la vez. Los mons­truos, de cer­ca, ganan. El vi­llano se apro­pia así de los per­fi­les del héroe en un pai­sa­je mo­ral don­de los prin­ci­pios se di­lu­yen. El ma­tiz es lo úni­co que cuen­ta.

Sa­be­mos que Dex­ter Mor­gan (Mi­chael C. Hall) es un so­ció­pa­ta sin aso­mo de em­pa­tía por los se­res hu­ma­nos. Un ti­po con una des­pro­por­cio­na­da an­sia de ma­tar que, al me­nos, du­ran­te bue­na par­te de su ca­rre­ra co­mo tal, du­ran­te sie­te tem­po­ra­das, ha ma­ti­za­do sus ten­den­cias na­tu­ra­les con un có­di­go de con­duc­ta que le pro­por­cio­nó su pa­dre an­tes de mo­rir. Só­lo ma­tar a ase­si­nos. La fa­mi­lia tam­bién es/ha si­do im­por­tan­te en su vida, es­pe­cial­men­te su her­ma­na Deb (Jen­ni­fer Car­pen­ter) con la que man­tie­ne una re­la­ción más que fra­ter­nal, de tra­ge­dia grie­ga.

En el pri­mer ca­pí­tu­lo, Dex­ter ya no es aque­lla má­qui­na de ma­tar pre­ci­sa y desapa­sio­na­da. Es­tá in­quie­to. Su­fre por su her­ma­na. El ca­pí­tu­lo arranca seis me­ses des­pués del fi­nal de la sép­ti­ma tem­po­ra­da, jus­to cuan­do Deb des­cu­brió co­sas que no de­bía sa­ber. El co­no­ci­mien­to, co­mo la muer­te, tie­ne un pre­cio.

To­do apun­ta a que es­ta tem­po­ra­da se­rá una du­ra pe­ni­ten­cia pa­ra Dex­ter. Ha cru­za­do la lí­nea que él mis­mo se tra­zó, y en­ci­ma de­be en­fren­tar­se a la in­quie­tan­te doc­to­ra Vo­gel (Char­lot­te Ram­pling), que co­no­ce sus se­cre­tos.

¿Se apun­tan al via­je de Dex­ter ha­cia el in­fierno? Se­rá un via­je ac­ci­den­ta­do y no se sa­be có­mo ter­mi­na­rá. Se­gu­ro que mal.

Dex­ter (Mi­chael C. Hall), en el cen­tro, jun­to a Deb (Jen­ni­fer Car­pen­ter) y el res­to del re­par­to

FOX CRI­ME

Dex­ter (T8)

FOX CRI­ME Do­min­go 0.40 ho­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.