Ho­nes­ti­dad y cas­que­ría

La Vanguardia - Vivir TV - - TELEESPECTADOR - Pedro Va­llín

Hay un gran ejer­ci­cio de ho­nes­ti­dad mo­ral e in­te­lec­tual en es­tas se­ries que co­lo­can a un psy­cho-ki­ller en el cen­tro de la na­rra­ción, ho­mo­lo­gán­do­lo al héroe con­ven­cio­nal, y de

las que Dex­ter es qui­zá la ex­pre­sión más re­fi­na­da. Cuan­do la fun­da­cio­nal

El si­len­cio de los cor­de­ros (1991) es­ta­ble­ció el ca­non del ase­sino mag­né­ti­co, su di­rec­tor, Jo­nat­han Dem­me, ju­gó su­cio. El atroz Han­ni­bal (Ant­hony Hop­kins) ha­bla­ba de sus fe­cho­rías, o nos las con­ta­ba la bi­so­ña Cla­ri­ce Star­ling (Jo­die Fos­ter), pe­ro la pe­lí­cu­la nun­ca nos co­lo­ca­ba ca­ra a ca­ra con las ini­cuas in­cli­na­cio­nes del doc­tor Lec­ter. El di­rec­tor Rid­ley Scott y el guio­nis­ta Da­vid Ma­met sub­sa­na­ron es­tas me­lin­dres de Dem­me y, en la se­cue­la Han­ni

bal (2001), al­can­za­ron un lo­gro mu­cho más per­tur­ba­dor que el de la mul­ti­pre­mia­da cin­ta ori­gi­nal, aga­rran­do al es­pec­ta­dor por las so­la­pas y exi­gién­do­le, co­mo pea­je de su sim­pa­tía por el se­duc­tor ho­mi­ci­da, que con­tem­pla­se con en­fer­mi­zo gus­to por el de­ta­lle en qué con­sis­tían los re­fi­na­mien­tos gas­tro­nó­mi­cos del cé­le­bre y cul­ti­va­do ase­sino. Que aun así el mag­ne­tis­mo del per­so­na­je no su­frie­ra me­nos­ca­bo sino, bien al con­tra­rio, que cre­cie­ra, de­cía co­sas in­có­mo­das al vo­yeur que ha­bi­ta en to­do es­pec­ta­dor, pe­ro de­jó el ca­mino ex­pe­di­to pa­ra que un fo­ren­se fe­roz nos ro­ba­ra el co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.