Pu­bli­ci­dad lí­qui­da

La Vanguardia - Vivir TV - - TELEESPECTADOR - Ser­gi Pà­mies

Las úl­ti­mas cam­pa­ñas de Coca-Co­la ape­lan a emo­cio­nes co­lec­ti­vas di­fe­ren­tes pe­ro com­pa­ti­bles. Co­mo apoyo y acom­pa­ña­mien­to a una cam­pa­ña a fa­vor de la sa­lud (que re­co­mien­da mo­ver­se y no caer en há­bi­tos ex­ce­si­va­men­te se­den­ta­rios), uno de los anun­cios en­fren­ta el per­ver­so po­der de las si­llas a la ca­pa­ci­dad hu­ma­na de le­van­tar­se y ac­tuar. El equí­vo­co me­ta­fó­ri­co de es­te efi­caz me­ca­nis­mo na­rra­ti­vo con­sis­te en em­pe­zar la his­to­ria de una ma­ne­ra y aca­bar­la de otra y en ju­gar muy há­bil­men­te con las ex­pec­ta­ti­vas y las com­pli­ci­da­des in­du­ci­das. Co­mo te­ne­mos la suer­te de que la sus­cep­ti­bi­li­dad y los fa­na­tis­mos an­ti-spoi­ler que cas­ti­gan el ci­ne y las se­ries aún no afec­tan a la pu­bli­ci­dad, po­de­mos con­tar el fi­nal sin que na­die in­ten­te fu­si­lar­nos. De en­tra­da, el anun­cio plan­tea la su­pre­ma­cía del po­der de las si­llas (pol­tro­nas de con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción, bu­ta­cas de po­de­res fác­ti­cos) con­tra los hu­ma­nos, jó­ve­nes y ni­ños no con­ta­mi­na­dos por la am­bi­ción, que tie­nen la fa­cul­tad de le­van­tar­se y re­be­lar­se con­tra el mo­no­po­lio de los “sen­ta­dos”. Al fi­nal, sin em­bar­go, y tras es­ta pri­me­ra des­car-

EL ANUN­CIO PLAN­TEA LA SU­PRE­MA­CÍA DEL PO­DER DE LAS SI­LLAS CON­TRA LOS HU­MA­NOS, QUE TIE­NEN LA FA­CUL­TAD DE LE­VAN­TAR­SE Y DE RE­BE­LAR­SE

ga emo­cio­nal que des­cri­be un to­ta­li­ta­ris­mo or­we­lliano de si­llas au­to­ri­ta­rias, ve­mos có­mo el pro­ta­go­nis­ta se le­van­ta pa­ra es­ti­rar las pier­nas y lle­gar­se has­ta la má­qui­na de re­fres­cos de la ofi­ci­na pa­ra com­prar una... co­caco­la.

El otro anun­cio es un ho­me­na­je y una de­cla­ra­ción de amor a los ba­res. Es una idea sim­ple pe­ro que fun­cio­na: ha­la­gar el ele­men­to cla­ve de dis­tri­bu­ción del pro­duc­to y cons­truir un re­la­to cos­tum­bris­ta que, con un én­fa­sis épi­co, pi­de a la gen­te que va­ya a los ba­res. El pun­to de vis­ta del anun­cian­te sub­ra­ya las vir­tu­des de los ba­res. Ve­mos guio­nis­tas sen­ta­dos en una me­sa, es­cri­bien­do el ar­gu­men­to de una pe­lí­cu­la. Ve­mos a un gru­po de ami­gos ce­le­bran­do un gol y abra­zán­do­se con otros clien­tes. Una voz in­sis­te en re­cor­dar­nos que los ba­res son la red so­cial más an­ti­gua. Ve­mos in­te­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos fu­man­do y dis­cu­tien­do mien­tras re­dac­tan el bo­rra­dor de una fu­tu­ra cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca.

Y, co­mo es ló­gi­co, no ve­mos a na­die cons­pi­ran­do pa­ra dar un gol­pe de es­ta­do (qui­zás por­que la ope­ra­ción Ga­la­xia em­pe­zó en una ca­fe­te­ría y no en un bar), ni pre­pa­ran­do un atra­co. El anun­cio tie­ne la in­te­li­gen­cia de im­pli­car al es­pec­ta­dor-con­su­mi­dor en una reali­dad al­te­ra­da por el bar­niz de la ama­bi­li­dad. Y los ba­res y la te­le aca­ban sien­do los alia­dos más efi­ca­ces pa­ra trans­mi­tir la idea de pro­duc­to sin fron­te­ras so­cia­les ni ge­ne­ra­cio­na­les. De­cía Jean-Luc Go­dard: “La te­le es co­mo un gri­fo: cuan­do lo abres, si el agua es pu­ra to­do va bien, pe­ro si es­tá en­ve­ne­na­da, afec­ta a to­do el mun­do”. En es­te ca­so, lo que sale del gri­fo es la ama­ble y efer­ves­cen­te crea­ti­vi­dad de un re­fres­co uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.