GRAN­DES gra­cias a la te­le

CA­RRE­RAS RE­CU­PE­RA­DAS SON AC­TO­RES A LOS QUE TRA­BA­JAR EN UNA SE­RIE DE TE­LE­VI­SIÓN LES HA OTOR­GA­DO LA PO­PU­LA­RI­DAD Y, EN AL­GU­NOS CA­SOS, EL PRES­TI­GIO QUE EL CI­NE LES NE­GÓ

La Vanguardia - Vivir TV - - TELEESPECTADOR - SALVADOR ENGUIX

Pa­trick Dem­psey, fa­mo­so aho­ra por su pa­pel de neu­ro­ci­ru­jano rom­pe­co­ra­zo­nes en Ana­to­mía de

Grey, men­di­ga­ba de­ses­pe­ra­do a fi­na­les de los 90 por lo­grar al­gu­na es­ce­na en una gran pe­lí­cu­la. Unos años an­tes, es­te ac­tor es­ta­dou­ni­den­se de as­pec­to la­tino, ha­bía pro­ta­go­ni­za­do al­gu­nas co­me­dias ado­les­cen­tes de re­la­ti­vo éxi­to co­mo Can’t Buy Me Lo­ve (1987) o So­me Girls (1988). Pe­ro no tu­vo mu­cha suer­te en el ce­lu­loi­de. Al­gu­nos in­clu­so le re­cor­da­rán co­mo el jo­ven que trans­por­ta­ba el vi­rus del Ébo­la tra­fi­can­do con un pe­que­ño mono en Es

ta­lli­do (1995); un es­tre­san­te fil­me don­de Dem­psey que­dó eclip­sa­do por el bri­llo de ac­to­res co­mo Dus­tin Hoff­man o Mor­gan Free­man.

Pa­sa­ron dos dé­ca­das sin pe­na ni glo­ria, pe­ro la in­te­li­gen­te guio­nis­ta y pro­duc­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Shon­da Rhi­mes, tras un la­bo­rio­so cas­ting, cre­yó que Dem­psey po­dría ser el per­fil ideal pa­ra con­ver­tir­se en el gua­po doc­tor De­rek She­perd, uno de los per­so­na­jes cen­tra­les de Ana­to­mía de

Grey, una de las se­ries más po­pu­la­res de los úl­ti­mos años cu­yo pri­mer ca­pí­tu­lo se es­tre­nó en mar­zo del 2005. Lo que con­lle­vó tam­bién que es­te ac­tor caí­do du­ran­te años en el ol­vi­do al­can­za­ra una po­pu­la­ri­dad que le ha ser­vi­do, en­tre otros, pa­ra vol­ver por la puer­ta gran­de al ci­ne: ha pro­ta­go­ni­za­do nue­ve pe­lí­cu­las en los úl­ti­mos sie­te años.

No es un ca­so ex­cep­cio­nal. Bien al con­tra­rio, la nó­mi­na de ac-

A AL­GU­NOS EL ÉXI­TO EN EL CI­NE LES LLE­GÓ PRON­TO, ASÍ CO­MO EL DE­CLI­VE; OTROS SIEM­PRE FUE­RON SE­CUN­DA­RIOS HAS­TA QUE LLE­GÓ LA OPOR­TU­NI­DAD EN LA TE­LE­VI­SIÓN

to­res y ac­tri­ces a los que la te­le­vi­sión les sal­vó de una ca­rre­ra me­dio­cre o con po­ca re­per­cu­sión me­diá­ti­ca en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es ex­ten­sa. Con la mis­ma con­se­cuen­cia se­ña­la­da; por­que la pe­que­ña pan­ta­lla les per­mi­tió reivin­di­car­se co­mo ac­to­res y, tam­bién, vol­ver a re­ci­bir ofer­tas pa­ra desa­rro­llar pa­pe­les in­tere­san­tes en el ci­ne. El ca­so de Si­mon Ba­ker, pro­ta­go­nis­ta de la se­rie El Men­ta­lis­ta, es otro buen ejem­plo. Fue efe­bo ho­mo­se­xual de los ri­cos y vi­cio­sos del for­mi­da­ble fil­me L.A. Con­fi­den­cial (1997) o un cí­ni­co ga­lán en El dia­blo de viste de Pra­da (2006). Pe­ro a pe­sar de ser con­si­de­ra­do un buen ac­tor nun­ca pu­do al­can­zar pa­pe­les cen­tra­les, ni po­pu­la­ri­dad, has­ta que se con­vir­tió en el sor­pren­den­te e in­te­li­gen­te Pa­trick Ja­ne en la in­quie­tan­te se­rie de de­tec­ti­ves que aho­ra pro­ta­go­ni­za. Le ocu­rre tam­bién a su com­pa­ñe­ra, la po­li­cía Lis­bon, que in­ter­pre­ta Rob­bin Tun­ney: ca­rre­ra me­dio­cre en el ci­ne (se le re­cor­da­rá por ser la jo­ven y vir­gi­nal po­seí­da en el fil­me El fin de

los días, 1999) y vuel­ta a la po­pu­la­ri­dad gra­cias a El Men­ta­lis­ta.

Tra­ba­jar en te­le­vi­sión ha si­do

siem­pre un cam­po tre­men­da­men­te atrac­ti­vo pa­ra los ac­to­res es­ta­dou­ni­den­ses. En una so­cie­dad don­de la te­le­vi­sión ma­du­ró mu­cho an­tes que en Eu­ro­pa, co­mo me­dio ge­ne­ra­dor de ico­no­gra­fías vi­sua­les, es­te me­dio ha si­do no só­lo ca­ta­pul­ta pa­ra in­tere­san­tes ca­rre­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas sino, en el ca­so que nos ocu­pa, re­fu­gio y bál­sa­mo ade­cua­do cuan­do el ci­ne les ha da­do la es­pal­da. Un ca­so sig­ni­fi­ca­ti­vo se­ría el de Char­lie Sheen, hi­jo del gran ac­tor Mar­tin Sheen. Sien­do jo­ven pu­do pro­ta­go­ni­zar pe­lí­cu­las ca­si de cul­to co­mo Pla­toon (1986) o Wall Street (1987), am­bas di­ri­gi­das por Oli­ver Sto­ne. Sin em­bar­go, en años pos­te­rio­res se de­di­có a acep­tar pa­pe­les en co­me­dias de du­do­so gus­to co­mo Hot Shots (1991) o Scary

Movie 3 (2003) has­ta caer ca­si en el ol­vi­do. La se­rie Dos hom­bres y

me­dio lo de­vol­vió al es­tre­lla­to, con­vir­tién­do­lo en el ac­tor de te­le­vi­sión me­jor pa­ga­do de EE.UU. Las dro­gas y otros vi­cios lo han vuel­to a po­ner en el pre­ci­pi­cio per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

Las se­ries, ade­más, per­mi­ten desa­rro­llar un mis­mo pa­pel du­ran­te lar­go tiem­po, lo que sue­le ser ideal pa­ra ac­to­res con per­fi­les fí­si­cos muy com­ple­jos de en­ca­jar en el ci­ne. Un buen ejem­plo es el de Pe­ter Din­kla­ge, el pe­que­ño héroe de Jue­go de Tro­nos, que a pe­sar de te­ner una ca­rre­ra en el ci­ne muy só­li­da, nun­ca pu­do al­can­zar la po­pu­la­ri­dad que le ha da­do el pa­pel de Ty­rion Lan­nis­ter en la ex­ce­len­te se­rie que aho- ra triun­fa en to­das las te­le­vi­sio­nes. Ni el aplau­di­do tra­ba­jo en la co­me­dia ne­gra Un fu­ne­ral de muer­te (2007) o su apor­ta­ción a las aven­tu­ras de Las cró­ni­cas de Nar­nia: el prín­ci­pe Cas­pian (2008) le otor­ga­ron la fa­ma que aho­ra tie­ne gra­cias a la te­le­vi­sión. Otro ca­so de obli­ga­da ci­ta es el del gran ac­tor re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Ja­mes Gan­dol­fi­ni, el sim­pá­ti­co y creí­ble ma­fio­so de Los So­prano. En el ci­ne só­lo al­can­zó pa­pe­les se­cun­da­rios de ex­ce­len­te ca­li­dad co­mo en Ma­rea Ro­ja (1992) o To­dos los hom­bres del Rey (2006). No siem­pre la te­le­vi­sión lo­gra re­lan­zar ca­rre­ras en el ci­ne. Hay ex­cep­cio­nes. La ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Ja­ne Lynch, que in­ter­pre­ta a Sue Sil­ves­ter, la en­tre­na­do­ra de la se­rie Glee, ha in­ten­ta­do en va­rias oca­sio­nes ha­cer­se un hue­co en el ci­ne. Si se ha­ce me­mo­ria, se le re­cor­da­rá co­mo la ma­du­ra ven­de­do­ra li­go­na de Vir­gen a los 40 (2005). La te­le­vi­sión no le ha per­mi­ti­do aún la po­pu­la­ri­dad que otros sí han lo­gra­do. c

1

2

3

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.