Cuan­do la te­le­vi­sión ca­ta­pul­ta gran­des ca­rre­ras en el ci­ne

La Vanguardia - Vivir TV - - TELEESPECTADOR -

II La te­le­vi­sión no só­lo ayu­da a re­cu­pe­rar ca­rre­ras per­di­das. En mu­chos ca­sos con­vier­te a ac­to­res des­co­no­ci­dos en au­tén­ti­cas es­tre­llas que, pos­te­rior­men­te, al­can­zan tam­bién fa­ma y éxi­to de crítica en el ci­ne. De al­gu­na ma­ne­ra, se lo de­ben to­do a la pe­que­ña pan­ta­lla. Un ca­so de obli­ga­da re­fe­ren­cia se­ría el de Geor­ge Cloo­ney (fo­to) al que el pa­pel del doc­tor Doug Ross en la se­rie Ur­gen­cias, cu­yo pri­mer ca­pí­tu­lo se es­tre­nó en 1994, le abrió la puer­ta de la in­dus­tria del ci­ne. Has­ta con­ver­tir­se en un ac­tor de re­co­no­ci­do pres­ti­gio con un Os­car por

Sy­ria­na (2005), en di­rec­tor de cul­to por su film Bue­nas no­ches y bue­na suer­te (2005) y en pro­duc­tor ga­lar­do­na­do

por el film Ar­go (2013). La gua­pa ac­triz Jen­ni­fer Anis- ton, sin al­can­zar la di­men­sión de Cloo­ney, es un ca­so de obli­ga­da re­fe­ren­cia. Pro­ta­go­nis­ta en el sim­pá­ti­co gru­po ju­ve­nil de ami­gos en Friends, la se­rie le per­mi­tió un éxi­to de pú­bli­co y crítica que le ha po­si­bi­li­ta­do una lar­ga ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca prin­ci­pal­men­te en co­me­dia. In­clu­so se ha atre­vi­do con la di­rec­ción. Y se­ría in­jus­to ol­vi­dar­se de Bru­ce Wi­llis, uno de los ac­to­res más re­pre­sen­ta­ti­vos de Holly­wood que se ini­ció co­mo de­tec­ti­ve en

Luz de lu­na, cu­yo pri­mer ca­pí­tu­lo se emi­tió en 1985. La po­pu­la­ri­dad de aque­lla se­rie le sir­vió pa­ra desa­rro­llar una ex­ten­sa y den­sa ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca con más de 80 pe­lí­cu­las, al­gu­nas de ellas de gran éxi­to de ta­qui­lla co­mo la tri­lo­gía La jun­gla de cris­tal (pri­me­ra pe­lí­cu­la de 1988) o

Ar­ma­ged­don (1998). Pe­ro no só­lo en EE.UU. la te­le­vi­sión ha ser­vi­do pa­ra abrir el uni­ver­so del ci­ne a bue­nos ac­to­res. En Es­pa­ña es­tá el ca­so de Be­lén Rue­da. Al­can­zó po­pu­la­ri­dad te­le­vi­si­va gra­cias a las se­ries

Mé­di­co de fa­mi­lia (1997) o

Los Se­rrano (2003). Un éxi­to que lla­mó la aten­ción de Ale­jan­dro Ame­ná­bar, que le en­tre­gó un pa­pel cla­ve en la pe­lí­cu­la Mar aden­tro (2004) en la que in­ter­pre­ta a la le­tra­da en­fer­ma que ase­so­ró a Ra­món Sam­pe­dro. Vol­ve­ría a con­fir­mar sus ca­pa­ci­da­des in­ter­pre­ta­ti­vas en el in­quie­tan­te film El or­fa­na­to (2007) o en el mis­te­rio­so Los ojos de

Ju­lia (2010). En el ca­so de los ac­to­res es ne­ce­sa­rio re­cor­dar al gran San­cho Gra­cia, in­tér­pre­te que al­can­zó una gran fa­ma co­mo el ban­do­le­ro en la se­rie Cu­rro Ji­mé­nez y que, a par­tir de ahí, su­po con­so­li­dar una lar­ga tra­yec­to­ria co­mo ac­tor de ci­ne con tí­tu­los co­mo Mar­tín (Ha­che) (1997), La co­mu­ni­dad (2000), La bi­ci­cle­ta (2006) o Ba­la­da tris­te de trom­pe­ta (2010).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.