Fe­lli­ni y la te­le­vi­sión

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - Ser­gi Pà­mies

Vein­te años des­pués de la muer­te de Fe­de­ri­co Fe­lli­ni, el Museo del Ci­ne de Ams­ter­dam aco­ge, has­ta el 22 de septiembre, la an­to­ló­gi­ca más com­ple­ta del ci­neas­ta. Ade­más de pe­lí­cu­las, los vi­si­tan­tes po­drán en­con­trar ma­nus­cri­tos, di­bu­jos, do­cu­men­ta­les y de­co­ra­dos de di­fe­ren­tes ro­da­jes. Ha­ce unos días, en el ac­to inau­gu­ral, la ac­triz Ani­ta Ek­berg con­tó que a Fe­lli­ni le en­can­ta­ba im­pro­vi­sar y que du­ran­te el ro­da­je de la fa­mo­sa es­ce­na de la Fon­ta­na di Tre­vi ( La dol­ce vi

ta) pa­só tan­to frío que le tu­vie­ron que ha­cer frie­gas con al­cohol en las pier­nas pa­ra re­cu­pe­rar la cir­cu­la­ción. Es im­por­tan­te que se or­ga­ni­cen an­to­ló­gi­cas de es­ta mag­ni­tud y que el ci­ne se in­cor­po­re al cir­cui­to de gran­des acon­te­ci­mien­tos culturales que con tan­ta as­tu­cia di­vul­ga­ti­va han sa­bi­do crear la música y la pin­tu­ra. Por suer­te o por des­gra­cia, la per­vi­ven­cia de obras co­mo la de Fe­lli­ni tam­bién de­pen­de de la te­le­vi­sión. Era, con di­fe­ren­cia, el me­dio que me­nos le gus­ta­ba, a ve­ces por ra­zo­nes po­lí­ti­cas y otras por ra­zo­nes más pro­fun­das. A pe­sar de al­gu­nos arre­ba­tos, en es­ta ma­te­ria Fe­lli­ni te­nía un dis­cur­so só­li­do y sus re­fle­xio­nes so­bre la te­le­vi­sión, par­cial­men­te re­co­gi­das en la an­to­ló­gi­ca, si­guen es­tan­do vi­gen­tes. El ci­neas­ta dis­tin­guía en­tre las vir­tu­des del ci­ne y del tea­tro y las re­glas del jue­go de la te­le. Pa­ra él, el ci­ne y el tea­tro son ac­tos re­li­gio­sos, que mo­vi­li­zan a los es­pec­ta­do­res ha­cia “un lu­gar de co­mu­nión”. La te­le­vi­sión, en cam­bio, in­vier­te el pro­ce­so. Es el crea­dor quien tie­ne que des­pla­zar­se pa­ra con­se­guir en­trar en ca­sa del es­pec­ta­dor. Y eso lo si­túa en unas con­di­cio­nes de in­fe­rio­ri­dad. El due­ño de la te­le es el es­pec­ta­dor. Pa­ra ir al ci­ne y al tea­tro, de­cía, te­ne­mos que sa­lir de ca­sa, ha­cer co­la, pa­gar la en­tra­da, no ha­cer rui­do y sen­tar­nos a os­cu­ras, a ser po­si­ble le­jos de los es­pec­ta­do­res de­pra­va­dos. Y te­ne­mos que ir ves­ti­dos y

EN LA TE­LE­VI­SIÓN ES EL CREA­DOR EL QUE TIE­NE QUE DES­PLA­ZAR­SE PA­RA LO­GRAR EN­TRAR EN CA­SA DEL ES­PEC­TA­DOR Y SOR­PREN­DER­LO

no “en cal­zon­ci­llos, pi­ja­ma o con za­pa­ti­llas”. Con res­pec­to al pes­ca­do que allí se ven­de, Fe­lli­ni tam­bién ob­ser­va­ba que la te­le obli­ga a los crea­do­res a ser rá­pi­dos, di­rec­tos, com­pul­si­va­men­te di­ver­ti­dos, y que lla­mar la aten­ción del es­pec­ta­dor es mu­cho más di­fí­cil, por­que es­te clien­te po­ten­cial qui­zás es­tá ha­blan­do por te­lé­fono o pre­pa­ran­do unos ra­vio­lis. Y, co­mo una re­co­men­da­ción a sus co­le­gas ba­sa­da más en la ex­pe­rien­cia que en un pre­jui­cio, aña­día: “Re­cor­dad que te­néis que con­tar vues­tras his­to­rias se­cre­tas a gen­te que, pre­ci­sa­men­te por­que es­tán en su ca­sa, tie­nen to­do el de­re­cho del mun­do a ha­cer co­men­ta­rios en voz al­ta, o in­clu­so a in­sul­ta­ros o, peor to­da­vía, a ig­no­ra­ros”. Los aman­tes de Fe­lli­ni que han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar la an­to­ló­gi­ca cuen­tan que han en­con­tra­do las con­di­cio­nes idó­neas de res­pe­to ha­cia una obra y un au­tor ex­tra­or­di­na­rios. Y que, por suer­te, no han vis­to a na­die que tu­vie­ra la ne­ce­si­dad de in­sul­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.