Re­la­tos del héroe por cuen­ta aje­na

LAS SE­RIES DO­CU­MEN­TA­LES DE LA LLA­MA­DA ‘FAC­TUAL TV’ HAN HA­LLA­DO UN FI­LÓN EN AC­TI­VI­DA­DES LA­BO­RA­LES EN LA PE­RI­FE­RIA DE LA CI­VI­LI­ZA­CIÓN Y AL LÍ­MI­TE DEL RIES­GO

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA - PEDRO VA­LLÍN

La épi­ca es an­ti­té­ti­ca de la ci­vi­li­za­ción, in­com­pa­ti­ble con el or­den. Por eso, la úni­ca for­ma de lle­var­la al mun­do mo­derno es crear una grie­ta por la que se cue­le el caos. Ese es el sen­ti­do úl­ti­mo del ci­ne de ca­tás­tro­fes. Los es­pa­cios y mo­men­tos his­tó­ri­cos en que el Es­ta­do, el im­pe­rio de la ley, la ci­vi­tas –tá­che­se lo que no pro­ce­da– no al­can­za a im­po­ner­se son fe­cun­dos a la aven­tu­ra. Ocu­rre con la na­rra­ti­va (ci­ne­ma­to­grá­fi­ca o no­ve­les­ca) de pi­ra­tas, el wes­tern, la gue­rra, el apo­ca­lip­sis, la edad me­dia o el via­je es­pa­cial.

No es ca­sua­li­dad pues que el pro­gra­ma do­cu­men­tal –o de no fic­ción– que inau­gu­ra­ra el fe­cun­do gé­ne­ro de la lla­ma­da “fac­tual TV” fue­ra COPS, que aca­ba de cum­plir 24 años y en el que un cá­ma­ra acom­pa­ña a uni­da­des po­li­cia­les en ac­tua­cio­nes por lo ge­ne­ral noc­tur­nas: la no­che y el crimen, el caos en los in­ters­ti­cios de lo ci­vi­li­za­do. Co­mo en mu­chos hi­tos, en el lan­za­mien­to de COPS con­cur­só una con­tin­gen­cia: cuan­do John Lan­gley ofre­ció la idea a la ca­de­na Fox, ha­bía en mar­cha una huel­ga de guio­nis­tas, y el for­ma­to que él pro­po­nía po­día po­ner­se en mar­cha sin es­cri­to­res. El pro­gra­ma, que si­gue en an­te­na, ha si­do cua­tro ve­ces no­mi­na­do a los Emmy y tam­bién muy cri­ti­ca­do por ofre­cer un re­tra­to del crimen vin­cu­la­do a los de­lin­cuen­tes de ba­ja ex­trac­ción so­cial.

Des­cu­bier­to el fi­lón, a lo lar­go del úl­ti­mo cuar­to de si­glo ha ha­bi­do mu­chos ejem­plos más o me­nos exi­to­sos y tam­bién han sur­gi­do sub­gé­ne­ros de dis­tin­to pe­la­je, ale­ja­dos de la épi­ca en pos de la co­me­dia ca­na­lla o el en­tre­te­ni­mien­to pu­ro: de ca­za­do­res de em­bar­gos a pu­ja­do­res de tras­te­ros.

Sin em­bar­go, el mo­tor épi­co del ori­gi­nal, en mu­chos ca­sos, sin el ele­men­to mor­bo­so del pro­gra­ma fun­da­dor, ha so­bre­vi­vi­do in­tac­to en un buen pu­ña­do de pro- gra­mas de gran éxi­to que hoy pue­den ver­se en Es­pa­ña.

El via­je, in­clu­so su ver­sión ci­vi­li­za­da, la ca­rre­te­ra, en su con­di­ción de no-lu­gar, es un te­rreno fér­til pa­ra es­tos re­la­tos fron­te­ri­zos. En un via­je, el su­je­to ya no es­tá en el lu­gar de ori­gen, y aún no es­tá en su des­tino, de ahí esa sen­sa­ción ex­tra­ña de li­ber­tad, de sus­pen­sión de lo co­ti­diano, que in­va­de a quien via­ja so­lo lar­gas dis­tan­cias, y so­bre la que teo­ri­zó pers­pi­caz Paul Aus­ter –cons­pi­cuo va­ga­bun­do an­tes que no­ve­lis­ta– en La música del azar. Es ob­vio que la abun­dan­cia de re­gla­men­ta­ción, vi­gi­lan­cia y trá­fi­co en las ca­rre­te­ras ha­ce que, si bien esa ge­nui­na li­ber­tad no se mi­ti­gue, la épi­ca se vea arrin­co­na­da. Pe­ro bas­ta el con­cur­so de la in­cle­men­cia me­teo­ro­ló­gi­ca (la nie­ve por ejem­plo) o una cier­ta con­di­ción pe­ri­fé­ri­ca (las ca­rre­te­ras del de­sier­to o las del ár­ti­co) pa­ra que irrum­pa la aven­tu­ra, el desafío ma­te­rial y per­so­nal, lo que crea una per­fec­ta es­truc­tu­ra dra­má­ti­ca. Así ocu­rre en Desafío ba­jo ce

ro ( Ice road truc­kers, emi­ti­da ori­gi­nal­men­te por His­tory Channel, y en Es­pa­ña por Ni­tro, Xplora y La Sex­ta, en­tre otras ca­de­nas), que si­gue a un pu­ña­do de ca­mio­ne­ros cu­yo co­me­ti­do es cru­zar la tundra ca­na­dien­se pa­ra lle­var su­mi­nis­tros a re­mo­tas co­mu­ni­da­des mi­ne­ras du­ran­te los me­ses en que el res­to de ru­tas es­tán ce­rra­das. Las pis­tas a me­nu­do cru­zan la­gos he­la­dos o se to­pan con ava­lan­chas a 50 gra­dos ba­jo ce­ro. El dra­ma o la glo­ria aguar­da a la vuel­ta de una cur­va.

Una ver­sión de es­te dis­cur­so me­nos al lí­mi­te, pe­ro igual de tor­tuo­sa es Ca­mio­ne­ros aus­tra­lia­nos ( Dan­ge­rous dri­ve: Aus­tra­lian road trains, pro­du­ci­da por Pan­go­lin Pictures pa­ra Speed Channel y emi­ti­da en Es­pa­ña por Dis­co­very Channel), en la que los ele­men­tos desafian­tes son el ca­lor, las tor­men­tas, las ca­rre­te­ras de mi­les de ki­ló­me­tros con es­ca­sez de es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, las pis-

tas de tie­rra que se con­vier­ten en tram­pas de ba­rro a la que cae un chu­bas­co, y, so­bre to­do, los mons­truo­sos ca­mio­nes de has­ta 50 me­tros de lon­gi­tud a los que alu­de el tí­tu­lo ori­gi­nal de la se­rie.

Una va­rian­te de es­tas son las se­ries so­bre gruis­tas, de las que hoy se emi­ten en Es­pa­ña dos. Ca­rre­te­ra al in­fierno: Ca­na­dá ( High­way th­ru hell, emi­ti­da en ori­gen por Dis­co­very Channel Ca­na­da, pe­ro en Es­pa­ña, por Na­tio­nal Geo­grap­hic Channel) si­gue a la em­pre­sa de res­ca­tes Ja­mie Da­vis Mo­tor Truck, que atien­de con su in­fan­te­ría de grúas la au­to­pis­ta de Co­quiha­lla, en la Co­lum­bia Británica, una vía de pea­je li­be­ra­da en el 2008 que su­po­ne la ru­ta más cor­ta en­tre Van­cou­ver y Ed­mon­ton, a cos­ta de su­pe­rar una mon­ta­ña cu­bier­ta to­do el in­vierno de hie­lo y nie­ve. La ver­sión es­ta­dou­ni­den­se, Ca­rre­te­ra al In­fier

no: USA ( High­way th­ru hell: USA, emi­ti­da en la mis­ma ca­de­na), pro­po­ne una al­ter­na­ti­va neo­li­be­ral: son va­rias las em­pre­sas de grúas que com­pi­ten por lle­gar an­tes a ca­da res­ca­te y co­brar­lo.

Si una ca­rre­te­ra com­pli­ca­da pue­de cons­ti­tuir­se en to­da una aven­tu­ra, mu­cho más un mar si­tua­do en las in­me­dia­cio­nes del círcu­lo po­lar. Así, Pes­ca ra­di­cal ( Dead­liest catch, de Dis­co­very Channel), si­gue a va­rios bar­cos ( Cor­ne­lia Ma­rie, North­wes­tern,

Ti­me ban­dit y Wi­zard) con ba­se en Dutch Har­bor (Alas­ka) en sus cam­pa­ñas de oto­ño e in­vierno al mar de Be­ring en pos del can­gre­jo real o can­gre­jo de las nie­ves. La pre­mu­ra de los plazos y la in­cle­men­cia de es­te gé­li­do mar, a me­nu­do cu­bier­to de hie­lo, son los ele­men­tos de uno de los más dra­má­ti­cos pro­gra­mas del gé­ne­ro, que in­clu­so ha fil­ma­do la muer­te de uno de los ma­ri­ne­ros aplas­ta­do por una nasa y va­rios res­ca­tes por caí­das de pes­ca­do­res al em­bra­ve­ci­do mar. Se emi­te des­de ha­ce ocho años en 150 paí­ses y ha da­do pie a su pro­pia pro­le, co­mo La pes­ca del gla­dia­dor (Dis­co­very Max) que mues­tra la com­ple­ja pes­ca del pez es­pa­da en el Atlán­ti­co a bor­do del Han

nah Bo­den, ca­pi­ta­nea­do por Lin­da Green­law, pes­ca­do­ra a la que da­ba vida Mary Eli­za­beth Mas­tran­to­nio en La tor­men­ta per­fec

ta (2000), de Wolf­gang Pe­ter­sen. Del pe­li­gro que en­tra­ña la pes­ca del pez es­pa­da en la cos­ta no­res­te de Es­ta­dos Uni­dos da bue­na fe la pro­pia his­to­ria del An­drea

Gail, el pes­que­ro ca­pi­ta­nea­do por Billy Ty­ne (Geor­ge Cloo­ney en la fic­ción), hun­di­do en 1991 a cau­sa de una vio­len­ta con­jun­ción bo­rras­co­sa.

Ce­rran­do es­ta bre­ve an­to­lo­gía, me­nos dra­má­ti­cos que los an­te­rio­res pe­ro no me­nos es­pec­ta­cu­la­res son los tra­ba­jos de Un va

quero aus­tra­liano ( Out­back wran­gler, pro­du­ci­do y emi­ti­do por Na­tGeo Wild y Xplora), pro­ta­go­ni­za­do por Matt Wright, ex sol­da­do, pi­lo­to de he­li­cóp­te­ros, do­ma­dor de ca­ba­llos y, a efec­tos del pro­gra­ma, re­co­lo­ca­dor de fau­na sal­va­je.

Un va­que­ro aus­tra­liano es un wes­tern con­tem­po­rá­neo en el que ve­mos a Matt en acro­bá­ti­cos vue­los a bor­do de su pe­que­ño Ro­bin­son 22 guian­do ma­na­das de ca­ba­llos sal­va­jes o trans­por­tan­do pe­li­gro­sas ser­pien­tes y co­co­dri­los has­ta zo­nas po­co po­bla­das, lo que es tan­to co­mo de­cir, a te­rri­to­rios don­de es­pe­ra aga­za­pa­da una aven­tu­ra.

Un va­que­ro aus­tra­liano

NATGEOWILD

Miér­co­les 10.21 h Fa­mi­lia­ri­za­do des­de ni­ño con las más pe­li­gro­sas es­pe­cies, Matt Wright usa su he­li­cóp­te­ro pa­ra guiar ma­na­das de ca­ba­llos y res­ca­tar ani­ma­les sal­va­jes

Ca­rre­te­ra al in­fierno: USA

NA­TIO­NAL GEO­GRAP­HIC

Lu­nes 23.35 h Los em­plea­dos de va­rias em­pre­sas de grúas pug­nan por lle­gar los pri­me­ros a los res­ca­tes

Pi­ra­tas eco­ló­gi­cos

DIS­CO­VERY MAX

Jue­ves 1.25 h El con­tro­ver­ti­do eco­lo­gis­ta Paul Wat­son, ex­pul­sa­do de Green­pea­ce, hos­ti­ga a los ba­lle­ne­ros ja­po­ne­ses des­de el Sea She­perd

La pes­ca del gla­dia­dor

DIS­CO­VERY MAX

Jue­ves 1.20 h Lin­da Green­law, ca­pi­ta­na del Han­nah Bo­den in­ter­pre­ta­da por Mary Eli­za­beth Mas­tran­to­nio en el ci­ne, cuen­ta en pri­me­ra per­so­na có­mo es la vida de los arries­ga­dos pes­ca­do­res de pez es­pa­da en la cos­ta no­res­te de Es­ta­dos Uni­dos

Ca­mio­ne­ros aus­tra­lia­nos

DIS­CO­VERY MAX

Sá­ba­dos de in­vierno 20.40 h El trans­por­te de mer­can­cías en un país de 7 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos exi­ge con­voys de has­ta 50 me­tros que lu­chan con­tra el pol­vo, el ba­rro y la es­ca­sez de ga­so­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.