El error no es fis­cal

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA - Ser­gi Pà­mies

Sin te­ner en cuen­ta las ser­vi­dum­bres de la ac­tua­li­dad, los pro­gra­mas Sál­va­me y Sál­va­me de luxe (Te­le­cin­co) si­guen sien­do fie­les a sus prin­ci­pios. ¿Cuá­les son sus prin­ci­pios? No te­ner prin­ci­pios y, a pe­sar de eso, ofre­cer lec­cio­nes exis­ten­cia­les de una pro­fun­di­dad pe­da­gó­gi­ca muy útil en tiem­po de su­per­vi­ven­cia. La se­ma­na pa­sa­da, los es­pec­ta­do­res vi­vi­mos el con­flic­to en­tre la es­cri­to­ra Lu­cía Et­xe­ba­rria, in­ca­paz de adap­tar­se a las le­yes de la sel­va mar­ca­das por el pro­gra­ma Cam­pa­men­to de ve­rano, y el enési­mo epi­so­dio del adul­te­rio de Ama­dor Mohe­dano con una se­ño­ri­ta que, por lo vis­to, sue­le con­ge­lar el semen de sus aman­tes (una bue­na idea pa­ra una co­lec­ción de fas­cícu­los: Gran­des sé­me­nes de la his­to

ria, con fras­cos de mues­tra y una fi­cha téc­ni­ca). El ca­so Et­xe­ba­rria ha si­do tan vul­gar co­mo el de la con­ge­la­do­ra de semen y los es­pec­ta­do­res lo he­mos agra­de­ci­do, por­que es­tos con­tra­va­lo­res for­man par­te del re­per­to­rio de emo­cio­nes sór­di­das que bus­ca­mos. Am­pa­rán­do­se en el he­cho de te­ner que pa­gar una deu­da a Ha­cien­da, Et­xe­ba­rria ha cal­cu­la­do mal las con­se­cuen­cias de su de­ci­sión de an­te- po­ner el in­te­rés per­so­nal al ri­gor del es­pec­tácu­lo (¡co­mo si los otros con­cur­san­tes no es­tu­vie­ran pa­gan­do, ellos, tam­bién, deu­das di­ver­sas!). Ha que­ri­do si­tuar­se en un pe­des­tal de su­pe­rio­ri­dad y ha trans­mi­ti­do la im­pre­sión de que ju­ga­ba con ac­ti­tu­des vic­ti­mis­tas. Su error: creer que te­ner razón sir­ve de al­go. Sin los re­cur­sos re­tó­ri­cos ni la sim­pa­tía de los bus­ca­vi­das ni la fal­ta de es­crú­pu­los de los de­pre­da­do­res, el pa­pel de la es­cri­to­ra ha si­do, des­de el pun­to de vis­ta de

reality, la­men­ta­ble. Llo­ran­do y re­fu­gián­do­se en un diagnóstico de ata­que de an­gus­tia, se mar­chó del pla­tó con más pe­na que glo­ria, re­fu­gián­do­se en una re­tó­ri­ca de per­so­na aco­sa­da y ame­na­za­da por la alian­za per­ver­sa de la tri­bu te­le­vi­si­va.

Es una re­tó­ri­ca que pue­de ser ve­ro­sí­mil en un ar­tícu­lo de opi­nión o en una me­sa re­don­da pe­ro que, en un pla­tó de Te­le­cin­co, chi­rría. La úni­ca apor­ta­ción de la no­che fue ins­pi­rar a Ma­ria Pa­ti­ño, que sol­tó una fra­se me­mo­ra­ble: “Al fi­nal la vida es el re­fle­jo de un reality”. En cuan­to a las ra­zo­nes por las cua­les acep­ta­ba par­ti­ci­par en Cam­pa­men­to de ve­ra

no, la deu­da fis­cal no lo jus­ti­fi­ca to­do. Hay mu­chos hé­roes con­tem­po­rá­neos que han asu­mi­do si­tua­cio­nes pa­re­ci­das. Pien­so, por ejem­plo, en el ac­tor Ni­co­las Ca­ge, que, tras su­frir una ri­gu­ro­sa ins­pec­ción fis­cal, tu­vo que acep­tar cual­quier pro­yec­to pro­fe­sio­nal du­ran­te un par de años. Lue­go, los es­pec­ta­do­res ya son lo bas­tan­te in­tui­ti­vos pa­ra adi­vi­nar que aque­llo no es nor­mal. Pe­ro no ten­dría sen­ti­do que, en me­dio de una de aque­llas es­ce­nas ab­sur­das en las cua­les le to­ca per­se­guir a al­guien sin sa­ber exac­ta­men­te por qué, Ca­ge se que­ja­ra, se pu­sie­ra a llo­rar y pi­die­ra cle­men­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.