Me gus­ta el fútbol (mu­do)

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - Joa­quín Lu­na

La pri­me­ra Li­ga sin Mou­rin­ho em­pie­za la se­ma­na pró­xi­ma. Los fi­nes de se­ma­na re­cu­pe­ran un or­den na­tu­ral y bal­sá­mi­co. Sí, vuel­ve el fútbol, los go­les, las po­lé­mi­cas, la me­jor Li­ga del mun­do –un tó­pi­co co­mo tan­tos otros– y... ¿las ton­te­rías? Por­que en­tre las mal­da­des de la era Mou­rin­ho es­ta­ban las ad­he­sio­nes in­con­di­cio­na­les que exi­gía el per­so­na­je. Su plas­ma­ción en las ter­tu­lias te­le­vi­si­vas del ám­bi­to es­ta­tal – Pun­to pe­lo­ta en In­te­re­co­no­mía, Fut­bo­le­ros en Mar­ca TV– pro­vo­ca­ban ver­güen­za aje­na. Pe­rio­dis­tas he­chos y de­re­chos se han pa­sa­do tres tem­po­ra­das de­fen­dien­do lo in­de­fen­di­ble (y aho­ra el je­fe les ha de­ja­do con el cu­lo al ai­re, sue­le pa­sar).

Las ter­tu­lias noc­tur­nas ca­ta­la­nas –co­mo La gra­de­ria de Pi­tu Abril en Bar­ce­lo­naTV y el Efec­ti­va­ment de Lluís Canut en Es­port3– se han sal­va­do del mou­rin­his­mo y sus es­qui­zo­fre­nias pe­ro tie­ne tam­bién de­bi­li­da­des (más edu­ca­das): ado­ra­mos al Ba­rça. La au­dien­cia man­da pe­ro es bueno, co­mo hi­zo por ejem­plo una no­che Lluís Canut, re­cor­dar sim­ple­men­te la his­to­ria aun­que va­ya en con­tra de nues­tros in­tere­ses (¿por qué el FC Bar­ce­lo­na de­cli­nó la ofer­ta de L’Équi

pe de par­ti­ci­par en la pri­me­ra Co­pa de Eu­ro­pa y sir­vió en ban­de­ja al Real Ma­drid la glo­ria de esa com­pe­ti­ción?). Ya se en­tien­de que es­tos pro­gra­mas no sean un po­li­de­por­ti­vo ni ha­blen de la gran tem­po­ra­da del Olot pe­ro pues­tos a dia­lo­gar se echan de me­nos vo­ces in­con­for­mis­tas. No ha­ce fal­ta que be­se­mos el es­cu­do de la ca­mi­se­ta: ya lo ha­rá el bra­si­le­ño Ney­mar y to­dos nos lo cree­re­mos.

Vuel­ve el fútbol. ¿Y los mis­mos há­bi­tos te­le­vi­si­vos? Hay en nues­tras ca­de­nas dos ten­den­cias can­si­nas: la na­rra­ción de lo que es ob­vio, lo que ya se ve –si la pe­lo­ta la to­ca es­te o la chu­ta aquel– y dar­le vuel­tas y vuel­tas a ni­mie­da­des ar­bi­tra­les. Pa­ra pa­liar lo pri­me­ro, sur­gió la fi­gu­ra del ex­ju­ga­dor (ahí si­gue, tan pim­pan­te, Mi­chael Ro­bin­son o vein­te años en Ca­nal Plus, ca­de­na con una plan­ti­lla irre­gu­lar don­de a uno le en­can­tan Sa­ra­bia –que ya era chu­lo de ju­ga­dor y qué ju­ga­dor–, Al­kor­ta y Pi­chi Alon­so, al que se le no­ta me­nos obli­ga­do que en TV3 a be­sar el es­cu­do). El re­cur­so al ex­ju­ga­dor fun­cio­na siem­pre y cuan­do se ol­vi­de de su pa­sa­do y com­pren­da que aho­ra sir­ve al es­pec­ta­dor. Tie­ne que mo­jar­se, va­ya. Por­que de lo que se tra­ta es de que la lo­cu­ción sir­va pa­ra com­pren­der me­jor el es­pec­tácu­lo. Que uno apren­da al­go. Los sen­ti­mien­tos ya los sir­ve, ga­ran­ti­za­dos, el se­gui­dor des­de su ca­sa.

La lu­pa so­bre la la­bor ar­bi­tral es in­ne­ce­sa­ria, un re­si­duo del fútbol tram­po­so y de lis­ti­llos que nos dis­tin­guía. ¿Me­re­ce la pe­na dar­le tan­tas vuel­tas a erro­res ar­bi­tra­les in­tras­cen­den­tes cuan­do la ma­yo­ría de ve­ces ni si­quie­ra des­de los es­tu­dios hay una­ni­mi­dad so­bre las de­ci­sio­nes? ¿No es un po­co po­bre?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.