Vida des­pués de las se­ries

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - Llàt­zer Moix

Quie­nes vi­si­ta­ron co­mer­cios ti­po FNAC ha­ce diez años y los han re­vi­si­ta­do re­cien­te­men­te ha­brán re­pa­ra­do en có­mo evo­lu­cio­na el con­su­mo cul­tu­ral. An­tes las es­tan­te­rías de dis­cos ocu­pa­ban mu­cho es­pa­cio. Aho­ra, mer­ced a las des­car­gas y la pi­ra­te­ría, se han adel­ga­za­do has­ta ni­ve­les anoré­xi­cos. Por el con­tra­rio, las es­tan­te­rías de­di­ca­das a se­ries te­le­vi­si­vas han ido con­quis­tan­do es­pa­cio, has­ta con­ver­tir­se en ofer­ta es­te­lar. Es un he­cho: las se­ries ali­vian (y en­gan­chan) a los te­les­pec­ta­do­res har­tos de in­for­ma­ti­vos ses­ga­dos y reali­ties pul­go­sos que no des­en­to­na­rían en­tre los do­cu­men­ta­les so­bre la vida animal de La 2. Ade­más, les pro­por­cio­nan es­par­ci­mien­to in­te­li­gen­te –al me­nos, ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te in­te­li­gen­te–; y les cau­san tam­bién an­gus­tia y sen­sa­ción de pér­di­da se­gún van de­vo­ran­do los ca­pí­tu­los de la tem­po­ra­da fi­nal. Lue­go, fa­tal­men­te, lle­ga la ho­ra de vi­sio­nar el que de ve­ras es el úl­ti­mo epi­so­dio. A su tér­mino, la se­rie que nos brin­dó mo­men­tos me­mo­ra­bles se aca­ba pa­ra siem­pre. Ya no que­dan más ca­pí­tu­los. Y, en al­gu­nas oca­sio­nes, de­bi­do al fa­lle­ci­mien­to de ac­to­res pro­ta- go­nis­tas, se des­va­ne­ce to­da po­si­bi­li­dad de gra­ba­ción de nue­vas tem­po­ra­das.

¿Exis­te vida des­pués de es­tas se­ries?, se pre­gun­tan al­gu­nos adic­tos al ver­se pri­va­dos de su do­sis. Ca­be la po­si­bi­li­dad de vi­sio­nar­las otra vez, cla­ro. Pe­ro, ¿y lue­go? En res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta em­pie­za a po­pu­la­ri­zar­se el tu­ris­mo te­le­vi­si­vo; es de­cir, los tours por los es­ce­na­rios en los que se fil­ma­ron ta­les se­ries. Ya los hay por Nue­va Jer­sey, pa­ra acer­car­se a las ca­lles y lo­ca­les don­de Los So­prano im­po­nían su ley ma­fio­sa pa­sa­da por el psi­quia­tra. Los hay pa­ra co­no­cer el Al­bu­quer­que de Brea­king bad, cu­ya sex­ta y -¡ay!- úl­ti­ma tem­po­ra­da arri­ba aho­ra a nues­tros la­res. Se su­gie­ren tam­bién ru­tas pa­ra vi­si­tar el Nue­va York se­sen­te­ro de los epi­so­dios de Mad men, con sus agen­cias pu­bli­ci­ta­rias, su ves­tua­rio es­ti­lo­so, sus whis­kies do­bles a las on­ce de la ma­ña­na y sus humean­tes pa­que­tes de ci­ga­rri­llos sin la ins­crip­ción “fu­mar ma­ta”. Y así su­ce­si­va­men­te.

Curiosa pa­sión la de quie­nes se em­bar­can en los men­cio­na­dos tours pa­ra pa­sear du­ran­te unas ho­ras por los es­ce­na­rios tan­gi­bles de una fic­ción ya clau­su­ra­da. Co­mo si fue­ra po­si­ble aprehen­der unas lo­ca­li­za­cio­nes fa­mi­lia­res y, sin em­bar­go, per­te­ne­cien­tes al reino de lo ima­gi­na­rio. Co­mo si tu­vie­ra al­gún sen­ti­do (más allá de la mi­to­ma­nía pri­ma­ria) o ge­ne­ra­ra al­gún pro­ve­cho (más allá de la sen­sa­ción de em­pa­tía y pro­xi­mi­dad con nues­tros ído­los de te­le­vi­sión) vi­si­tar es­tos es­ce­na­rios ya va­cíos e in­ani­ma­dos.

Cla­ro que mien­tras no se pue­da via­jar en el tiem­po, y mien­tras la vida co­ti­dia­na si­ga tan achu­cha­da, a es­te tu­ris­mo de se­rie te­le­vi­si­va no le va a fal­tar clien­te­la: en la fic­ción se vi­ve me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.