Al Ya­zi­ra, en EE.UU.

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV -

Al Ya­zi­ra, la ca­de­na de te­le­vi­sión qa­ta­rí, ha te­ni­do muy ma­la pren­sa en Es­ta­dos Uni­dos. Des­pués de los ata­ques del 11-S se anotó una se­rie de scoops que no sen­ta­ron bien en aquel país: siem­pre era la pri­me­ra en emi­tir los ví­deos de Osa­ma bin La­den, de rús­ti­ca fac­tu­ra e ig­no­ta lo­ca­li­za­ción, en los que el lí­der de Al Qae­da sol­ta­ba sus ro­llos so­bre lo ma­los que eran los EE.UU. y lo jus­ta que era su vio­len­cia. Tan­to fue así que el en­ton­ces pre­si­den­te Geor­ge W. Bush lle­gó a ca­li­fi­car a Al Ya­zi­ra de te­rro­ris­ta.

Aho­ra las co­sas han cam­bia­do. Hi­llary Clin­ton afir­mó que pa­ra en­te­rar­se de lo que ocu­rría en las pri­ma­ve­ras ára­bes de­bía sin­to­ni­zar Al Ya­zi­ra. Oba­ma ocu­pa la pol­tro­na de Bush. Y Bin La­den, li­qui­da­do y en­te­rra­do en el mar, don­de se con­vir­tió en co­mi­da pa­ra pe­ces, ya no es­tá pa­ra pro­ta­go­ni­zar más ví­deos. En es­ta co­yun­tu­ra, la ca­de­na qa­ta­rí ini­ció el pa­sa­do mar­tes las emi­sio­nes de su nue­vo ca­nal es­ta­dou­ni­den­se. Al Ya­zi­ra Ame­ri­ca emi­te des­de en­ton­ces ca­tor­ce ho­ras dia­rias de in­for­ma­ción y do­cu­men­ta­les, cuen­ta con una plan­ti­lla de mil per­so­nas (400 de ellas pe­rio­dis­tas), se nu­tre de los in­men­sos fon­dos del pe­tró­leo y del gas qa­ta­ríes, y pro­gra­ma só­lo seis mi­nu­tos de pu­bli­ci­dad por ho­ra en lu­gar de los 15 ha­bi­tua­les en otras ca­de­nas de Es­ta­dos Uni­dos. “La in­for­ma­ción de Al Ya­zi­ra Ame­ri­ca –ha di­cho su con­se­je­ro de­le­ga­do– se ba­sa­rá en he­chos pro­ba­dos, ex­pues­tos con to­da ob­je­ti­vi­dad y ana­li­za­dos en pro­fun­di­dad. Ha­brá me­nos opi­nión, gri­te­río y ce­le­bri­da­des que en las otras ca­de­nas”. Sue­na bien, ¿ver­dad?

En los úl­ti­mos días, pa­ra se­guir la evo­lu­ción de la cri­sis egip­cia, me he vuel­to a en­gan­char a la BBC. Sus en­via­dos es­tán siem­pre don­de se pro­du­ce la no­ti­cia (a ve­ces in­clu­so más ho­ras de las que les co­rres­pon­de, co­mo se de­du­ce de sus ca­mi­sas arru­ga­das y de sus ros­tros su­do­ro­sos). Sus pre­sen­ta­do­res en Lon­dres pa­re­cen mu­cho más ins­trui­dos que el ti­po de bus­to par­lan­te –gua­pe­ras o piz­pi­re­ta– que abun­da por nues­tros la­res. Y sus ana­lis­tas y ter­tu­lia­nos son fia­bles, plu­ra­les... ¡y edu­ca­dos!

Es­te es el mo­de­lo al que Al Ya­zi­ra Ame­ri­ca quie­re pa­re­cer­se, se­gún su di­rec­tor ge­ne­ral. Y hay que aña­dir que en EE.UU. po­dría dar gue­rra. Ha­ce ya años que al­gu­nos pre­sen­ta­do­res, pon­ga­mos por ca­so en la CNN, apues­tan por el cul­to a la per­so­na­li­dad y el es­pec­tácu­lo. Y ha­ce ya años tam­bién que ca­na­les co­mo la Fox han con­ver­ti­do sus in­for­ma­ti­vos en al­go pa­re­ci­do a la vie­ja pren­sa de par­ti­do, ca­paz de in­fla­mar pa­trio­tis­mos, pe­ro no de ge­ne­rar cre­di­bi­li­dad en­tre la au­dien­cia de cri­te­rio in­de­pen­dien­te.

Al Ya­zi­ra par­te con ré­mo­ras his­tó­ri­cas en su aven­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. Pe­ro si si­gue la lí­nea que anun­cia pue­de ha­llar su hue­co. Ve­re­mos. O, me­jor di­cho, lo ve­rán en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.