La san­gre pro­ta­go­nis­ta

VAM­PI­ROS, FO­REN­SES GLA­DIA­DO­RES Y PSI­CÓ­PA­TAS ASE­SI­NOS PRO­TA­GO­NI­ZAN SE­RIES EN LAS QUE LA SAN­GRE ES ELE­MEN­TO CLA­VE DE LA NA­RRA­CIÓN

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - SAL­VA­DOR EN­GUIX Va­len­cia

La san­gre, ese ele­men­to fun­da­men­tal que cir­cu­la por nues­tras ve­nas, per­mi­te a los vam­pi­ros de

True blood o Cró­ni­cas vam­pí­ri­cas sos­te­ner su in­mor­ta­li­dad. Con su aná­li­sis los fo­ren­ses de la se­rie CSI (en sus ver­sio­nes de Las Ve­gas, Mia­mi o Nue­va York) pue­den en­con­trar la pis­ta de­ter­mi­nan­te pa­ra des­cu­brir a los au­to­res de ho­rri­bles ase­si­na­tos. Lo mis­mo que pa­ra Dex­ter, ca­paz de re­pro­du­cir la se­cuen­cia de un cri­men a par­tir de las sal­pi­ca­du­ras en el sue­lo, pa­re­des y mue­bles. Es, ade­más, el ele­men­to que re­fuer­za las du­ras es­ce­nas de lu­cha en Spartacus o Vi­kin- gos o la es­té­ti­ca go­re de Wal­king

dead, y com­ple­men­to ne­ce­sa­rio de to­da se­rie de mé­di­cos ( Hou­se, Ur

gen­cias, et­cé­te­ra) La san­gre ha ad­qui­ri­do en los úl­ti­mos años un pro­ta­go­nis­mo inau­di­to en la cons­truc­ción de los re­la­tos de mu­chas se­ries de te­le­vi­sión. En oca­sio­nes, su ex­po­si­ción, ex­plí­ci­ta, ex­plo­si­va, dra­má­ti­ca, sir­ve pa­ra re­for­zar la na­rra­ción, o pa­ra, sen­ci­lla­men­te, im­pac­tar al ob­ser­va- dor. Es­to no es nue­vo, tie­ne su ori­gen en el ci­ne de te­rror splat

ter o go­re de los años cin­cuen­ta y se­sen­ta. Un tiem­po en el que los rea­li­za­do­res de­ci­die­ron gol­pear a los es­pec­ta­do­res sal­pi­can­do de san­gre las bu­ta­cas de los ci­nes, en sen­ti­do me­ta­fó­ri­co. Tí­tu­los co­mo Psi­co­sis (1960), Drá­cu­la (1958) o Blood feast ( pe­lí­cu­la de 1963, pre­cur­so­ra del gé­ne­ro) son de obli­ga­da re­fe­ren­cia. Sin ol­vi­dar la so­ber­bia La no­che de los muer­tos

vi­vien­tes (1968) de Geor­ge A. Ro­me­ro.

Una ten­den­cia que se con­so­li­dó en los 80, con tí­tu­los (la lis­ta es enor­me) en los que al­gu­nos di­rec­to­res se re­crea­ban en es­ce­nas en las que se des­tro­za­ban cuer­pos hu-

LA TE­LE HA TAR­DA­DO EN MOS­TRAR SIN COM­PLE­JOS LAS ES­CE­NAS SAN­GRIEN­TAS QUE EN EL CI­NE YA CO­MEN­ZA­RON A OB­SER­VA­SE EN LOS SE­SEN­TA Y QUE SE CON­SO­LI­DA­RON EN LOS OCHEN­TA

ma­nos so­bre enor­mes char­cos de san­gre. Dos bue­nos ejem­plos son

Ho­lo­caus­to ca­ní­bal (1980) o ReA­ni­ma­tor (1985). En el ci­ne de te­rror ac­tual la ex­po­si­ción ca­si por­no­grá­fi­ca de la san­gre ya no sor­pren­de a na­die.

El ci­ne de ac­ción in­cor­po­ró tam­bién es­te re­cur­so pa­ra ha­cer más ex­plí­ci­tas las es­ce­nas de vio­len­cia. Bas­ta com­pa­rar el efec­to de los dis­pa­ros en un cuer­po de las pe­lí­cu­las de los años 50 y 60, y las de dé­ca­das más tar­de; a ex­cep­ción de tí­tu­los mí­ti­cos y pre­cur­so­res de un nue­vo rea­lis­mo ci­ne­ma­to­grá­fi­co co­mo Gru­po sal­va­je (1969) o Bon­nie and

Cly­de (1967). En la ac­tua­li­dad, rea­li­za­do­res co­mo Quen­tin Ta­ran­tino han lo­gra­do re­cu­rrir a la san­gre ca­si con tono iró­ni­co o hu­mo­rís­ti­co. Un buen ejem­plo es Kill Bill.

Sin em­bar­go, es­ta ten­den­cia no te­nía su tras­la­do di­rec­to pa­ra los pro­duc­tos de la pe­que­ña pan­ta­lla. Con­di­cio­na­do, fun­da­men­tal­men­te, por la evi­den­cia de que la au­dien­cia fa­mi­liar de los ho­ga­res no era, tal vez, la más ade­cua­da pa­ra man­char­la de san­gre a la ho­ra de la ce­na. Una hi­pó­te­sis que, con el tiem­po, se ha ido di­lu­yen­do des­de el mo­men­to en el que las fa­mi­lias, pri­me­ro con una cin­ta de VHS, des­pués con el DVD y aho­ra con in­ter­net, po­dían tras­la­dar tí­tu­los de te­rror, vio­len­cia o se­xo ex­plí­ci­to, an­tes aco­ta­dos a las sa­las de ci­ne, al do­mi­ci­lio fa­mi­liar.

Pa­ra­le­la­men­te, los avan­ces cien­tí­fi­cos en el aná­li­sis de es­te te­ji­do flui­do han re­vo­lu­cio­na­do la cien­cia fo­ren­se. Por­que del aná­li­sis, por ejem­plo, del ADN se pue­de de­ter­mi­nar la au­to­ría de un ase­si­na­to. Y en ló­gi­ca, to­das las se­ries po­li­cia­cas han in­cor­po­ra­do es­tos avan­ces pa­ra do­tar de ve­ro­si­mi­li­tud sus ar­gu­men­tos. Más aún en aque­llas (se­ría in­jus­to no ci­tar a Bo­nes) en las que los fo­ren­ses son los pro­ta­go­nis­tas. Has­ta he­mos lo­gra­do re­cor­dar en es­tas se­ries, co­mo así nos en­se­ña- ron en el ba­chi­lle­ra­to, que es­te lí­qui­do trans­por­ta to­do lo bueno y lo ma­lo que exis­te en nues­tro cuer­po, des­de el oxí­geno pa­ra nues­tros ór­ga­nos has­ta aque­llos vi­rus que pue­den aca­bar con nues­tra vi­da.

Son es­tos fac­to­res que han per­mi­ti­do que las se­ries de te­le­vi­sión mues­tren aho­ra sin com­ple­jos es­ce­nas con mu­cha san­gre. Vam­pi­ros, mé­di­cos, fo­ren­ses, psi­có­pa­tas ase­si­nos, gla­dia­do­res o vi­kin­gos tie­nen en co­mún que es­te ele­men­to vi­tal for­ma par­te in­dis­pen­sa­ble de su re­la­to. Es, a de­cir ver­dad, un pro­ta­go­nis­ta más, en oca­sio­nes el gran pro­ta­go­nis­ta, y el es­pec­ta­dor de te­le­vi­sión ya ha si­do edu­ca­do pa­ra con­tem­plar­lo sin alar­mar­se.

c

CUA­TRO

La se­rie ‘Spartacus’, en cual­quie­ra de sus en­tre­gas, ha­ce de la san­gre uno de sus ar­gu­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.