Aro­mas de ka­rao­ke

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - Ser­gi Pà­mies

Uno de los es­tre­nos de la se­ma­na, Vi

vo can­tan­do (An­te­na 3), reivin­di­ca y con­sa­gra, a tra­vés de una se­rie de fic­ción trans­ge­ne­ra­cio­nal, los va­lo­res esen­cia­les del ka­rao­ke. Si el ka­rao­ke se ba­sa en re­pe­tir de ma­ne­ra te­me­ra­ria y des­in­hi­bi­da can­cio­nes muy co­no­ci­das de otros tiem­pos, Vi­vo can­tan­do re­to­ma mul­ti­tud de si­tua­cio­nes de fic­cio­nes cos­tum­bris­tas pre­ce­den­tes pa­ra ser­vir­las con una dig­ni­dad for­mal­men­te efi­caz y con­cep­tual­men­te opi­na­ble. El arran­que tie­ne la vir­tud de ir al grano. En el mi­nu­to tres, el es­pec­ta­dor ya tie­ne que en­fren­tar­se a una sa­cri­fi­ca­da ma­dre de fa­mi­lia que se es­tá mu­rien­do y que se re­en­cuen­tra con su her­ma­na, una can­tan­te alo­ca­da y so­ña­do­ra (in­ter­pre­ta­da por una Ma­ria Cas­tro que se­rá, se­gu­ro, la gran pro­vee­do­ra de ener­gía de la se­rie) pa­ra tra­tar de re­cons­truir víncu­los fa­mi­lia­res y re­pa­rar vie­jas ave­rías sen­ti­men­ta­les.

Si un su­mi­ller te­le­vi­si­vo pro­ba­ra es­ta his­to­ria en­con­tra­ría no­tas de The Big C (el im­pac­to de la en­fer­me­dad en una mu­jer to­da­vía jo­ven y de qué ma­ne­ra re­per­cu­te en las re­la­cio­nes), de Los Se­rrano y de Aí­da (el bar, epi­cen­tro de cual­quier fic­ción es­pa­ño­la de cos­tum­bres, y ex­cu­sa pa­ra pro­pi­ciar el des­fi­le de se­cun­da­rios ex­po­nen­tes de los tó­pi­cos de es­te ti­po de mi­cro­cos­mos es­te­reo­ti­pa­dos –que tam­bién en­con­tra­mos en la fic­ción ca­ta­la­na: el bar del Pe­ris de El cor de la ciu­tat o el del Ma­nel de Es­ta­ció d’en­llaç). Y aun­que pu­die­ra iden­ti­fi­car to­dos es­tos in­gre­dien­tes tam­bién de­be­ría ad­mi­tir que, una vez con­su­mi­do el pri­mer ca­pí­tu­lo, el con­jun­to tie­ne una iden­ti­dad pro­pia. Me re­fie­ro, por su­pues­to, a una iden­ti­dad ka­rao­ke, es de­cir: a una iden­ti­dad ba­sa­da en la re­crea­ción per­so­nal de me­lo­días y le­tras que ya co­no­ce­mos pe­ro que los in­tér­pre­tes son ca­pa­ces, es­pe­cial­men­te gra­cias al buen tra­ba­jo de los ac­to­res, de lle­var a un te­rri­to­rio que trans­for­ma la re­crea­ción en crea­ción.

Vi­vo can­tan­do tam­bién jue­ga con otro re­cur­so muy co­no­ci­do y ex­plo­ta­do, es­pe­cial­men­te a la fic­ción es­pa­ño­la: mez­clar los ele­men­tos de co­me­dia de cos­tum­bres con ra­ma­la­zos de me­lo­dra­ma la­cri­mó­geno. La do­si­fi­ca­ción y coor­di­na­ción de am­bos in­gre­dien­tes, apa­ren­te­men­te an­ti­té­ti­cos, in­clu­ye ra­ma­la­zos más te­me­ra­rios, co­mo esas can­cio­nes que, pa­ra jus­ti­fi­car el tí­tu­lo y par­te del com­bus­ti­ble na­rra­ti­vo de la se­rie, in­ter­pre­tan los pro­ta­go­nis­tas. Es, una vez más, una his­to­ria hu­ma­na en el sen­ti­do más tó­pi­co y pe­li­gro­so de la acep­ción, que es aquel que con­si­de­ra que los hu­ma­nos son se­res des­va­li­dos pe­ro bon­da­do­sos, que arras­tran se­cre­tos, fra­ca­sos, una ten­den­cia a com­pli­car­se la vi­da in­ne­ce­sa­ria­men­te y, tam­bién en es­ta his­to­ria, la vo­lun­tad de sa­lir del pozo, de re­di­mir­se y de in­tuir, có­mo ha­ce al es­pec­ta­dor, una va­ga es­pe­ran­za de fi­nal fe­liz y de luz al fi­nal del tú­nel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.