La vida, a tem­po­ra­das

LAS SE­RIE DE TE­LE­VI­SIÓN HAN GA­NA­DO RES­PE­TA­BI­LI­DAD IN­TE­LEC­TUAL: SON ES­TU­DIA­DAS EN LA UNI­VER­SI­DAD Y CA­DA VEZ HAY MÁS EN­SA­YOS TEÓ­RI­COS QUE SE OCU­PAN DE ELLAS

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV - XA­VI AYÉN Bar­ce­lo­na

En el prin­ci­pio, fue la ho­gue­ra. An­ti­gua­men­te, la tri­bu se reunía an­te el fuego pa­ra con­tar his­to­rias. Ese im­por­tan­te pa­pel –fun­da­dor de las so­cie­da­des– lo desem­pe­ñan hoy las se­ries de te­le­vi­sión. Na­da ra­ro, pues, en que sus­ci­ten el in­te­rés de los teó­ri­cos, pe­ro lo cier­to es que la en­tra­da de las se­ries en la uni­ver­si­dad es­pa­ño­la es muy re­cien­te. Se ha da­do en los úl­ti­mos cin­co años –ocho, co­mo mu­cho– coin­ci­dien­do con el boom editorial de los en­sa­yos que ana­li­zan su con­te­ni­do.

La doc­to­ra Con­cep­ción Cas­ca­jo­sa, de la uni­ver­si­dad ma­dri­le­ña Car­los III es pio­ne­ra –jun­to con sus co­le­gas de la Pom­peu Fa­bra– en la in­tro­duc­ción de la fic­ción te­le­vi­si­va en las au­las de la Aca­de­mia. “En el 2001 me fui a una uni­ver­si­dad británica y me sor­pren­dió ver, en la bi­blio­te­ca, un gran número de li­bros so­bre se­ries”. A fi­na­les de los 90 y prin­ci­pios de los 2000, el te­ma ha­bía cap­ta­do la aten­ción de al­gu­nos pro­fe­so­res de li­te­ra­tu­ra de co­lle­ges nor­te­ame­ri­ca­nos, que em­pe­za­ron a pu- bli­car tra­ba­jos al res­pec­to, es­pe­cial­men­te so­bre Ex­pe­dien­te X,

Twin Peaks y Los So­prano. Al vol­ver, se pu­so ma­nos a la obra y con­si­guió pu­bli­car el en­sa­yo co­lec­ti­vo La ca­ja lis­ta (2007). “A la uni­ver­si­dad la acu­san de reac­cio­nes len­tas –ar­gu­ye– pe­ro en es­te te­ma fui­mos más ági­les que las re­vis­tas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, que se pu­sie­ron a ha­blar de se­ries tres años más tar­de”.

En la UPF, Jor­ge Ca­rrión uti­li­za las se­ries “en mis cla­ses de escritura crea­ti­va y en las de pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, pues han crea­do un sub­gé­ne­ro o una es­pe­cia­li­za­ción, jun­to con la li­te­ra­tu­ra, la música, el ar­te o el ci­ne”. En com­pa­ra­ción con otros gé­ne­ros, Cas­ca­jo­sa cree que sa­tis­fa­cen “la ne­ce­si­dad del es­pec­ta­dor de un ma­yor en­vol­vi­mien­to, de huir del es­ca­pis­mo y vi­vir una pro­fun­di­dad a tra­vés de una con­ti­nui­dad na­rra­ti­va a lo lar­go de años, las dis­tin­tas tem­po­ra­das”. Por otro la­do, “re­fle­jan sen­si­bi­li­da­des con­tem­po­rá- neas de un mo­do más ágil, son las pri­me­ras en in­tro­du­cir de­ter­mi­na­das pro­ble­má­ti­cas o per­so­na­jes que no son hé­roes, más com­ple­jos” pues pue­den mos­trar­los no en ho­ra y me­dia sino a ve­ces has­ta en más de 50.

Las se­ries más es­tu­dia­das son, ade­más de Twin Peaks o Los So­prano, The Wi­re, Mad Men, Brea-

king Bad... En asig­na­tu­ras que tie­nen nom­bres co­mo: For­mas de la na­rra­ción se­rial; fic­ción te­le­vi­si­va; es­tu­dios te­le­vi­si­vos... nor­mal­men­te en la li­cen­cia­tu­ra de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual, y en uni­ver­si­da­des co­mo la UPF, la UAB, Blan­quer­na o la UIC. En los 90 se tra­ta­ba de al­go im­pen­sa­ble. “Las pri­me­ras cla­ses son en los 2000, a tra­vés de pro­fe­so­res de li­te­ra­tu­ra com­pa­ra­da”, apun­ta Ma­nel Ji-

ménez, pro­fe­sor de la UPF cu­ya te­sis doc­to­ral abor­da el tra­ta­mien­to de la tem­po­ra­li­dad en 24.

La otra ca­ra del fe­nó­meno es que flo­re­cen los li­bros que ana­li­zan se­ries de te­le­vi­sión. La ma­yo­ría es­tán pu­bli­ca­dos por pe­que­ñas edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes y co­nec­tan con un pú­bli­co mo­derno, he­cho a la vez de hips­ters, an­ti­guos pro­gres, jó­ve­nes... Un sec­tor ávi­do de exé­ge­sis in­te­lec­tual­men­te só­li­das so­bre sus se­ries fa­vo­ri­tas. Si en EE.UU son re­vis­tas co­mo The New Yor­ker, The New York Re

view of Books o The Be­lie­ver las que han traí­do es­tos te­mas a sus por­ta­das, en Es­pa­ña es el te­rri­to­rio de los li­bros de se­llos co­mo Erra­ta Na­tu­rae. Ca­pi­tán Swing, Prin­ci­pal de los Li­bros, Laer­tes... Cas­ca­jo­sa re­cuer­da que al prin­ci­pio “los gran­des gru­pos edi­to­ria­les re­cha­za­ron es­tas obras, con el ar­gu­men­to de que los es­pec­ta­do­res no leen”.

El edi­tor Joan-Eloi Ro­ca, de Prin­ci­pal de los Li­bros, ha pu­bli­ca­do la guía de The Wi­re y los dos li­bros-re­por­ta­je de Da­vid Si­mon que die­ron pie a la se­rie: Ho­mi­ci

dio (so­bre la po­li­cía de Bal­ti­mo-

re) y La es­qui­na (so­bre el trá­fi­co de dro­gas en la mis­ma ciu­dad), obras elo­gia­das por Mar­tin Amis, que no es el úni­co es­cri­tor que se su­be al ca­rro: Mario Var­gas Llo­sa ha es­cri­to so­bre 24 y The Wi­re, En­ri­que Vi­la-Ma­tas par­ti­ci­pa en el en­sa­yo so­bre Brea­king Bad...

Ro­ca opi­na que “las se­ries es­tán ad­qui­rien­do una com­ple­ji­dad na­rra­ti­va que no te­nían an­tes, es­tá dán­do­se un traslado del ta­len­to a la te­le­vi­sión, pues el ci­ne ha adop­ta­do el mo­de­lo block­bus­ter. Ca­de­nas co­mo HBO han per­mi­ti­do que las se­ries adop­ten un mo­de­lo no­ve­lís­ti­co y no de sit-com, pues, al ser ca­na­les de sus­crip­ción, no de­pen­den de los anun­cian­tes sino de los sus­crip­to­res, di­rec­ta­men­te del pú­bli­co, y eso les per­mi­te una apues­ta cul­tu­ral más po­ten­te”.

Da­niel Mo­reno, edi­tor de Ca­pi­tán Swing, ha pu­bli­ca­do el gran li­bro so­bre Mad men. Di­ce que fue “una co­sa pun­tual, Mad men no era co­mo cual­quier otra se­rie, que pro­pi­cia aná­li­sis más fi­lo­só­fi­cos o se­mióti­cos –pa­jas men­ta­les– sino que to­ca­ba te­mas his­tó­ri­cos, po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos... No es tan bue­na co­mo otras pe­ro ha­bía te­mas que la tras­cen­dían”.

“LAS SE­RIES AD­QUIE­REN UNA COM­PLE­JI­DAD QUE NO TE­NÍAN, EL TA­LEN­TO SE VA A LA TE­LE, PUES EL CI­NE ADOP­TA EL MO­DE­LO BLOCK­BUS­TER”, CREE JOAN-ELOI RO­CA

Da­vid Si­mon, crea­dor de The

Wi­re, de pa­so por Bar­ce­lo­na, di­ce que “lo que más me in­tere­sa es que mi tra­ba­jo sea ca­paz de ge­ne­rar un de­ba­te pú­bli­co so­bre los te­mas. Que se ha­ble de por qué se im­pi­de a la gen­te ga­nar­se la vida con su tra­ba­jo o de por qué se me­te en la cár­cel a los dro­ga­dic­tos. Me en­can­ta aca­bar en las au­las”.

Erra­ta Na­tu­rae es la editorial que más ex­plo­ta el fi­lón y se ha ga­na­do un me­re­ci­do res­pe­to. Su edi­to­ra, Ire­ne An­tón, ex­pli­ca que “to­do em­pe­zó con Los So­prano, fue un ca­pri­cho”.

Ella tie­ne cla­ro que las se­ries “son al­go más que un pro­duc­to te­le­vi­si­vo pa­ra pa­sar el ra­to: en ellas hay con­te­ni­dos fi­lo­só­fi­cos, mo­ra­les... Ha­cer es­tos li­bros es ana­li­zar la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. El es­ta­blish

ment cul­tu­ral las de­ja­ba al mar­gen, co­mo al prin­ci­pio hi­zo con el pop o con el có­mic. No te­nían el pres­ti­gio del ci­ne, y po­co a po­co han ido to­man­do otro ca­riz. Lo im­por­tan­te es que vehi­cu­lan la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea, su ideo­lo­gía y su con­tra­ideo­lo­gía. La so­cie­dad se mi­ra en ellas co­mo en un es­pe­jo. Hoy las se­ries sus­ti­tu­yen a las na­rra­cio­nes de Sha­kes­pea­re, co­mo ha de­mos­tra­do Ca­rrión, o a la tra­ge­dia grie­ga, co­mo ex­pli­ca Si­mon”.

THE WI­RE McNulty se es­tre­lla con­tra la bu­ro­cra­cia JUE­GO DE TRO­NOS El mun­do mítico de G. R.R.Mar­tin SHER­LOCK HOL­MES La se­rie británica es una de las más se­gui­das hoy JUE­GO DE TRO­NOS Las dis­tin­tas ra­zas ha­blan de la di­ver­si­dad

BREA­KING BAD La se­rie se abor­da des­de la his­to­ria

LOS SO­PRANO Psi­coa­ná­li­sis, ma­fia y co­mu­ni­dad

MAD MEN Sus te­mas

son más con­cre­tos y eco­nó­mi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.