Amo­res de ar­mas to­mar

LA PRO­GRE­SIÓN DE LOS AMO­RÍOS EN LOS SE­RIA­LES ES UN QUE­BRA­DE­RO DE CA­BE­ZA PA­RA SUS CREA­DO­RES, PE­RO LO ES MÁS CUAN­DO LAS PA­RE­JAS SON DE AGEN­TES Y VAN AR­MA­DOS

La Vanguardia - Vivir TV - - TELESERIES -

PEDRO VA­LLÍN

Ma­drid En las se­ries re­cien­tes de po­li­cías, es­pías, agen­tes y de­tec­ti­ves, se quie­ren mu­cho, pe­ro se quie­ren ra­ro. Y los me­ca­nis­mos amo­ro­sos van más allá de la tra­di­cio­nal tensión se­xual no re­suel­ta de tan efi­ca­ces re­sul­ta­dos du­ran­te años. En el ca­nó­ni­co Yo ya he es­ta­do aquí (Fic­cio­nes de la re­pe­ti­ción) (Ana­gra­ma, 2005), Jor­di Balló y Xa­vier Pé­rez ex­pli­can que “to­da se­ria­li­dad que can­ta las ex­ce­len­cias de un mun­do fe­liz se ba­sa en la des­crip­ción ri­tua­li­za­da de ac­tos de re­pe­ti­ción, que pue­den con­tem­plar­se co­mo sín­to­mas de fe­li­ci­dad amo­ro­sa”. Cla­ro, es­to ope­ra pa­ra Mo­dern fa­mily, Ho­pe y has­ta Big bang theory. Pe­ro el po­li­cia­co ra­ra vez can­ta “las ex­ce­len­cias de un mun­do fe­liz”. Al me­nos no des­de McMillan y es­po­sa. Las es­tra­te­gias de la se­ria­li­dad, pos­tu­lan Balló y Pé­rez, im­pli­can va­ria­cio­nes (an­tes su­ti­les, aho­ra a me­nu­do sus­tan­cia­les) den­tro de es­truc­tu­ras es­ta­bles pa­ra man­te­ner la aten­ción y el in­te­rés. Por eso en la ru­ti­na se­rial fue­ron apa­re­cien­do ame­na­zas a la uni­dad fa­mi­liar –cuer­nos, ex no­vias, cri­sis...– y en las ca­si siem­pre cé­li­bes pa­re­jas de po­li­cías, lo con­tra­rio. Por­que el amor es al ce­li­ba­to pro­fe­sio­nal tan o más des­es­ta­bi­li­za­dor que el adul­te­rio a la uni­dad fa­mi­liar.

Y el que fi­jó el la­bo­ra­to­rio del amor ar­ma­do fue el guio­nis­ta Glenn Gor­don Ca­ron, pri­me­ro tí­mi­da­men­te, en Re­ming­ton Stee­le –don­de Pier­ce Bros­nan y Step­ha­nie Zim­ba­list lle­ga­ron a ca­sar­se–, y lue­go ya a la tre­men­da, con Luz de lu­na. La pre­ci­pi­ta­ción con la que Bru­ce Wi­llis y Cy­bill Shep­herd se en­tre­ga­ron al arre­ba­to amo­ro­so fue co­rre­gi­da de in­me­dia­to por los guio­nis­tas: pri­me­ro, pos­tu­lán­do­los co­mo in­com­pa­ti­bles, y lue­go in­tro­du­cien­do a Mark Har­mon co­mo ter­ce­ro en dis­cor­dia.

Es cu­rio­so que pre­ten­dien­do man­te­ner­se ce­ñi­do al ca­non del caballero sol­te­ro, Da­vid Lynch crea­ra en Twin Peaks a un agen­te es­pe­cial, Da­le Coo­per (Ky­le Ma­cLa­chlan), que aun sien­do pre­ten­di­do por las múl­ti­ples be­lle­zas nú­bi­les que pa­sea­ban por la se­rie, en el me­jor es­ti­lo Ja­mes Bond, man­tu­vie­ra una fi­de­lí­si­ma re­la­ción in­ma­te­rial con Dia­ne, a la que só­lo ha­bla­ba a tra­vés de una gra­ba­do­ra. La ge­nia­li­dad de Ch­ris Car­ter fue crear un he­te­ro­do­xo agen­te Coo­per, lla­ma­do Fox Mul­der (Da­vid Du­chovny), y po­ner­lo al la­do de una Cla­ri­ce Star­ling –la mo­na­cal enemi­ga de Han­ni­bal Lec­ter– apó­cri­fa lla­ma­da Dana Scully (Gi­llian An­der­son) crean­do a lo lar­go de nue­ve tem­po­ra­das uno de los más bri­llan­tes amo­ríos tá­ci­tos que ha da­do la his­to­ria del po­li­cia­co te­le­vi- sual. Hu­bo un mo­men­to en que has­ta la pro­me­sa de Car­ter de que Mul­der y Scully ja­más se be­sa­rían tu­vo que ser re­vi­sa­da, y en el desen­la­ce de la oc­ta­va tem­po­ra­da, la atri­bu­la­da pa­re­ja alum­bra­ría un re­to­ño re­den­tor com­po­nien­do un asom­bro­so be­lén vi­vien­te, re­yes ma­gos in­clui­dos. Des­de en­ton­ces a hoy, los de­tec­ti­ves, agen­tes e in­ves­ti­ga­do­res han si­do bas

tan­te más mo-

dé­li­cos en sus acer­ca­mien­tos ama­to­rios que los abo­ga­dos y los doc­to­res, quie­nes, con Ally McBeal a la ca­be­za, siem­pre han deam­bu­la­do por la fic­ción te­le­vi­si­va li­ge­ri­tos de cas­cos y vo­lu­bles de que­re­res.

Así que el mo­de­lo de pa­re­ja he­te­ro­se­xual y he­te­ro­do­xa que con­for­ma­ron Mul­der y Scully ha alum­bra­do dos va­ria­bles di­ver­gen­tes: por una par­te, el amor es-

ta­ble y con­for­ta­ble de Tem­pe­ran­ce Bre­nann (Emily Des­cha­nel) y See­ley Booth (Da­vid Bo­rea­naz) en Bo­nes. Y de otro, la sim­pa­tía in­di­fe­ren­te de Pa­trick Ja­ne (Si­mon Ba­ker) y Te­re­sa Lis­bon (Ro­bin Tun­ney) en El men­ta­lis­ta.

Cla­ro que se pue­de obs­tar que es­tos úl­ti­mos van por su sex­ta tem­po­ra­da y que a esas al­tu­ras aún no ha­bía ha­bi­do en­tre Mul­der y Scully ni co­na­to de arru­ma­co. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la re­cién es­tre­na­da The bridge, emi­ti­da en Es­pa­ña de for­ma ca­si si­mul­tá­nea a su pa­se es­ta­dou­ni­den­se, en la que es­tá por ver qué de­pa­ran los con­ti­nuos en­cuen­tros pro­fe­sio­na­les en­tre Mar­co Ruiz (Da­mian Bi­chir) y Son­ya Cross (Dia­ne Krue­ger), aus­pi­cia­dos por la fron­te­ra en­tre dos mun­dos co­mo el nor­te de Mé­xi­co y el sur de Es­ta­dos Uni­dos, un con­cep­to siem­pre fe­cun­do pa­ra me­tá­fo­ras de dis­tin­to al­can­ce y no to­das ellas ale­ja­das del ayun­ta­mien­to eró­ti­co. La fa­se es tan tem­pra­na que cual­quier es­pe­cu­la­ción ca­be y al mis­mo tiem­po, no.

An­tes de to­do es­to, el nue­vo rey Mi­das, J.J. Abrams, ha­bía da­do una lec­ción so­bre lo fe­cun­da que pue­de lle­gar a ser la com­ple­ja vida del es­pía ha­cien­do y des­ha­cien­do amo­res y fa­mi­lias en la abra­ca­da­bran­te Alias. Alias. Co­mo los agen­tes no sa­bían la ma­yor par­te del tiem­po ni pa­ra quién es­ta­ban tra­ba­jan­do en reali­dad, el equi­po de Abrams se pu­so las bo­tas in­te­gran­do y des­hi­la­chan­do la fa­mi­lia y los amo­res de la su­fri­do­ra Syd­ney Bris­tow (Jen­ni­fer Gar­ner), ex­pe­rien­cia que lue­go le se­ría muy útil al di­rec­tor y pro­duc­tor pa­ra su de­but en el lar­go­me­tra­je, Mi­sión: Mi­sión: Im­po­si­ble Im­po­si­ble III. III.

Las pa­sio­nes en Castle, Castle, en­tre un es­cri­tor y una agen­te de la ley an­da aún a me­dio ca­mino en­tre la es­ta­bi­li­dad ma­tri­mo­nial de Bo- Bo

nes nes y la iti­ne­ran­cia eró­ti­ca de Luz Luz de de lu­na. lu­na. Más Más lla­ma­ti­vo lla­ma­ti­vo es es lo lo de de Sher- Sher

lock, lock, la la se­rie se­rie pro­du­ci­da pro­du­ci­da por por la la BBC BBC que que ac­tua­li­za ac­tua­li­za el el im­bo­rra­ble im­bo­rra­ble per­so­na­je per­so­na­je de de Art­hur Art­hur Co­nan Co­nan Do- Doy­le. yle. La La elec­ción elec­ción de de un un ac­tor ac­tor an- an­dró­gino dró­gino co­mo co­mo Be­ne­dict Be­ne­dict Cum­ber- Cum­ber­batch batch pa­ra pa­ra in­ter­pre­tar in­ter­pre­tar al al cé­li­be cé­li­be más más fa­mo­so fa­mo­so del del uni­ver­so uni­ver­so de­tec­ti- de­tec­ti­ves­co ves­co es es una una in­tri­gan­te in­tri­gan­te es­pe­cu­la- es­pe­cu­la­ción ción so­bre so­bre la la na­tu­ra­le­za na­tu­ra­le­za de de su su re- re­la­ción la­ción con con Wat­son Wat­son (Mar­tin (Mar­tin Free- Free­man), man), en en es­pe­cial es­pe­cial al al traer traer el el re­la­to re­la­to a a un un hoy hoy en en el el que que

na­da na­da ten­dría ten­dría de de par­ti- par­ti- cu­lar una re­la­ción que en la In­gla­te­rra vic­to­ria­na los lle­va­ría a am­bos a es­cri­bir ver­sos en la cár­cel de Rea­ding. En la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, Guy Rit­chie se de­di­ca a ju­gar con esa po­si­bi­li­dad ma­qui­llan­do co­mo mu­je­res a sus per­so­na­jes, o ha­cién­do­los caer uno so­bre otro ac­ci­den­tal­men­te y li­ge­ros de ro­pa con cier­ta fre­cuen­cia. Hol­mes, se­gún los maes­tros Balló y Pé­rez, en­car­na el ar­que­ti­po de sol­te­ría in­dó­mi­ta, se­gún el cual la na­tu­ra­le­za exi­gen­te de sus ac­ti­vi­da­des in­te­lec­ti­vas con­tra el crimen su­po­ne la ne­ce­sa­ria ne­ga­ción de to­da re­la­ción amo­ro­sa. Pe­ro se ve que no. Un po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.