La doc­tri­na del odio

La Vanguardia - Vivir TV - - TELESERIES - Ser­gi Pà­mies

La po­lé­mi­ca so­bre el In­fo K del 33 que re­pro­du­cía las de­cla­ra­cio­nes de ado­les­cen­tes par­ti­ci­pan­tes en la ca­de­na hu­ma­na del On­ze de Se­tem­bre es un ejem­plo de ma­ni­pu­la­ción. A pri­me­ra vis­ta pue­de pa­re­cer que la ma­ni­pu­la­ción só­lo es po­lí­ti­ca y res­pon­de a los mo­men­tos de tensión en­tre el in­de­pen­den­tis­mo y el unio­nis­mo. Más allá de es­ta evi­den­cia, no obs­tan­te, tam­bién es una con­se­cuen­cia del éxi­to de la es­pi­ral del odio. En te­le­vi­sión el odio es una ma­te­ria pri­ma que es­ti­mu­la la iden­ti­fi­ca­ción más fá­cil, adic­ti­va y pri­ma­ria del es­pec­ta­dor. Gri­tar en vez de ar­gu­men­tar, des­pre­ciar en vez de em­pa­ti­zar, adoc­tri­nar en vez de con­ven­cer son es­tra­te­gias que tie­nen con­se­cuen­cias en los ni­ve­les de au­dien­cia. Si en to­dos los pro­gra­mas los in­vi­ta­dos ac­tua­ran con la ecua­ni­mi­dad do­cu­men­ta­da de los es­pe­cia­lis­tas de Re­des (La 2), las ca­de­nas ten­drían que ce­rrar. Por eso ha­ce tiem­po que la te­le­vi­sión ha de­tec­ta­do que el odio o el es­pec­tácu­lo de la hos­ti­li­dad y la agre­si­vi­dad am­pli­fi­ca­da (y simplificadora) es eco­nó­mi­ca­men­te ren­ta­ble y na­rra­ti­va­men­te es­pec­ta­cu­lar y, ade­más, no ayu­da a cons­truir cri­te­rios

LA TE­LE­VI­SIÓN HA DE­TEC­TA­DO QUE EL ODIO O EL ES­PEC­TÁCU­LO DE LA HOS­TI­LI­DAD AM­PLI­FI­CA­DA (Y SIMPLIFICADORA) ES ECO­NÓ­MI­CA­MEN­TE REN­TA­BLE

in­de­pen­dien­tes, sino a con­ta­giar una vis­ce­ra­li­dad gre­ga­ria.

Ela­bo­ra­do co­mo una dro­ga de di­se­ño que eli­mi­na los ma­ti­ces re­fle­xi­vos y cer­ce­na los re­cur­sos dia­léc­ti­cos, y am­pa­ra­do por una in­ter­pre­ta­ción con­ta­mi­na­da de la li­ber­tad de ex­pre­sión, el odio tie­ne va­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes te­le­vi­si­vas. Las más inocen­tes son las que el es­pec­ta­dor iden­ti­fi­ca pri­me­ro y que se ma­ni­fies­tan en es­ta­do pu­ro. Ha­blo, por ejem­plo, del odio chis­mo­so prac­ti­ca­do en Sál­va­me o, a otro ni­vel, la es­gri­ma cuar­te­le­ra de

Pun­to pe­lo­ta. Pe­ro en la po­lé­mi­ca del In­fo K lo más alar­man­te ha si­do com­pro­bar que, a par­tir de un re­por­ta­je que po­de­mos si­tuar en un con­tex­to de par­cia­li­dad pro­pa­gan­dís­ti­ca (en cues­tio­nes de so­be­ra­nis­mo TV3 no es neu­tral y prac­ti­ca una fal­sa plu­ra­li­dad, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea na­zi o an­ti­de­mo­crá­ti­ca), se crea una olea­da de ter­tu­lia­nis­mo agre­si­vo que ter­gi­ver­sa y uti­li­za una anéc­do­ta pa­ra con­ver­tir­la en odio es­truc­tu­ral dis­fra­za­do de in­for­ma­ción. Por suer­te, mu­chos es­pec­ta­do­res adic­tos a los odios te­le­vi­si­vos más frí­vo­los ya co­no­ce­mos sus es­tra­te­gias. Sa­be­mos que la sol­ven­cia mo­ral de quien más gri­ta sue­le ser in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la po­si­ble res­pon­sa­bi­li­dad de unos teó­ri­cos cul­pa­bles ins­tru­men­ta­li­za­dos pa­ra man­te­ner es­te ti­po de shows y ali­men­tar la va­ni­dad de ser­mo­nea­do­res tó­xi­cos y pre­sun­tuo­sos. Pues­tos a de­tec­tar pe­li­gros an­ti­de­mo­crá­ti­cos, la par­cia­li­dad de TV3 es co­rre­gi­ble y tie­ne con­se­cuen­cias me­nos ofen­si­vas que el odio de unos ter­tu­lia­nos-hoo­li­gans an­cla­dos en un mo­de­lo de co­mu­ni­ca­ción que re­pro­du­ce, con tec­no­lo­gía so­fis­ti­ca­da, el há­bi­to an­ces­tral de la ca­lum­nia, pre­sa­gio del lin­cha­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.