Bom­bas y an­choas

La Vanguardia - Vivir TV - - TELESERIES -

Al­guien en el ba­rrio co­men­ta que es­ta­mos yen­do ha­cia atrás en el tiem­po y una ex­tra­ña aso­cia­ción de ideas me ha­ce pen­sar que qui­zá tie­ne razón. Se­rá por­que con muy po­cos días de di­fe­ren­cia el apa­ra­to te­le­vi­si­vo en­vía ex­tra­ñas imá­ge­nes de per­so­na­jes que, efec­ti­va­men­te, mue­ven a creer que es­te país re­tro­ce­de en el tiem­po. Ahí es­tán, con in­só­li­ta y re­pen­ti­na om­ni­pre­sen­cia, el ex­pre­si­den­te del Con­gre­so Jo­sé Bono, el ex­pre­si­den­te cán­ta­bro Mi­guel Ángel Re­vi­lla o el des­co­mu­nal eco­no­mis­ta Juan Ve­lar­de. To­dos, es de­cir, los tres, de­jan­do oír sus au­to­ri­za­das vo­ces so­bre asun­tos de ac­tua­li­dad, en­tre ellos la cues­tión ca­ta­la­na y la cri­sis.

“Es­par­te­ro tu­vo que bom­bar­dear Bar­ce­lo­na”, co­men­ta el pro­fe­sor Ve­lar­de en Te­le­ma­drid y se que­da tan an­cho. A Bono –el más du­ro com­pe­ti­dor de Chi­qui­to de la Cal­za­da– se le in­quie­re en La Sex­ta No­che si se­ría par­ti­da­rio de una re­for­ma del Có­di­go Pe­nal, pa­ra que la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum ile­gal fue­ra con­si­de­ra­da de­li­to, y el ex­pre­si­den­te de Cas­ti­lla-La Man­cha, ex­pre­si­den­te del Con­gre­so y ex­mi­nis­tro de De­fen­sa, siem­pre su­til y pon­de­ra­do en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes po­lí­ti­cas, va y di­ce que si fue­ra dipu­tado, que ya no lo es, “no se opon­dría a esa ca­li­fi­ca­ción pe­nal, pe­ro tam­po­co la im­pul­sa­ría”. Neu­tral, o sea.

Por su par­te, Re­vi­lla, cu­yo pa­pel en la re­cu­pe­ra­ción de la an­choa can­tá­bri­ca es in­cues­tio­na­ble, ase­ve­ra en la ca­de­na Cua­tro que la gestión de Ar­tur Mas “es ver­da­de­ra­men­te ca­la­mi­to­sa”, no sin an­tes arre­me­ter con­tra esos “gu­rús de la eco­no­mía que es­tán fo- rraos”, en inequí­vo­ca re­fe­ren­cia a Rodrigo Ra­to, quien tam­bién es un ge­nio de las fi­nan­zas, pe­ro que, por lo me­nos, no sale por las te­les dán­do­nos la va­ra.

Bono, Re­vi­lla, Ve­lar­de, pro­ta­go­nis­tas de un pa­sa­do, no se sa­be si glo­rio­so o qué, dis­pues­tos a de­jar­se ver y oír en cuan­ta tri­bu­na te­le­vi­sa­da se les ofrez­ca, pa­ra dic­tar­nos sus sa­bios con­se­jos y se­su­dos aná­li­sis y afron­tar los pro­ble­mas del pre­sen­te y has­ta del fu­tu­ro.

Y de los po­lí­ti­cos pa­se­mos a los fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les, tam­bién gu­rús de las ma­sas que aguar­dan an­sio­sas sus opi­nio­nes. Con los ojos de Cris­tiano Ro­nal­do nos gus­ta­ría llo­rar a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos cuan­do, tras fir­mar un con­tra­to si­de­ral con el Real

JO­SÉ BONO VA Y DI­CE QUE ÉL NI SE OPON­DRÍA NI IM­PUL­SA­RÍA QUE UN RE­FE­RÉN­DUM ILE­GAL FUE­RA CON­SI­DE­RA­DO DE­LI­TO EN EL CÓ­DI­GO PE­NAL

Ma­drid, va y di­ce muy se­rio que “el di­ne­ro no lo es to­do”. La cul­pa, que cons­te, es de los pe­rio­dis­tas por pre­gun­tar.

Y es que los del ofi­cio no nos de­ja­mos ade­lan­tar por na­die a la ho­ra de atraer al te­les­pec­ta­dor. El rey de Ho­lan­da pro­nun­cia un dis­cur­so anun­cian­do re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y al día si­guien­te va Hi­la­rio Pino en No­ti­cias Cua­tro y di­ce que el dis­cur­so fue “apo­ca­líp­ti­co”. Pe­ro, hom­bre, Hi­la­rio, ¿por qué no de­ja­mos de aco­jo­nar a la gen­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.