Fa­rah vuel­ve a rei­nar

La Vanguardia - Vivir TV - - TELESERIES -

El pa­sa­do mar­tes, el pro­gra­ma Sen­se fic­ció (TV3) emi­tió una jo­ya en for­ma de do­cu­men­tal ti­tu­la­do La rei­na i jo. La rei­na era Fa­rah Di­ba, exem­pe­ra­triz del Irán, y yo no era yo, la­men­ta­ble­men­te, sino la ci­neas­ta ira­ní, exi­lia­da en Sue­cia Nahid Pers­son Sar­ves­ta­ni. Una pe­lí­cu­la que pre­sen­tó el en­cuen­tro, no siem­pre fá­cil, en­tre una mu­jer que fue la es­po­sa del sha de Persia y otra que lo com­ba­tió des­de su mi­li­tan­cia co­mu­nis­ta.

Fa­rah Di­ba fue, y si­gue sien­do, un icono, una mu­jer ad­mi­ra­da a pe­sar del mal go­bierno de su ma­ri­do y de las ba­rro­cas en­tre­vis­tas a las que le so­me­tió el sin­gu­lar Jaime Pe­ña­fiel. En el do­cu­men­tal, la exem­pe­ra­triz de Irán cre­ce y cre­ce has­ta lo­grar que Nahid Sar­ves­ta­ni con­fie­se que le re­sul­ta im­po­si­ble no ren­dir­se a su en­can­to e in­te­li­gen­cia. Su an­ti­gua enemi­ga, por to­do lo que re­pre­sen­ta­ba el ré­gi­men del sha, aca­ba sien­do su ami­ga por el co­mún des­arrai­go del exi­lio y por la cons­ta­ta­ción com­par­ti­da de que la re­vo­lu­ción is­lá­mi­ca aca­bó con el sha y con las ilu­sio­nes de los opo­si­to­res de­mó­cra­tas.

En el plano del aná­li­sis po­lí­ti­co, Fa­rah Di­ba no in­ten­ta jus­ti­fi­car a su ma­ri­do; es más, re­co­no­ce sus erro­res con un rea­lis­mo des­ar­man­te. “Es ló­gi­co que los re­gí­me­nes cam­bien pe­ro se su­po­ne que los que los sus­ti­tu­yen de­ben ser me­jo­res o, al me­nos, no tan ma­los”, di­ce la ele­gan­te Fa­rah en el sa­lón de su ca­sa de Pa­rís. Ves­ti­da con sen­ci­llez pe­ro siem­pre im­pe­ca­ble, su úni­ca fri­vo­li­dad es ne­gar­se a que la ci­neas­ta la fil­me en la pe­lu­que­ría. “Ten­go una ima­gen que de­bo res­pe­tar. Nun­ca sal­go de ca­sa sin arre­glar, por­que mu­cha gen­te aún me re­co­no­ce y no quie­ro de­frau­dar­los”. Lo cier­to es que su cla­se y sa­ber es­tar es im­pe­ca­ble, so­bre to­do en el epi­so­dio en el que Fa­rah Di­ba vi­si­ta la tum­ba de su hi­ja Lei­la, que apa­re­ció muer­ta en un ho­tel de Lon­dres en el 2001. La es­po­sa del sha lim­pia con in­fi­ni­to amor la lá­pi­da y co­lo­ca con pri­mor unas ma­ce­tas de pen­sa­mien­tos mien­tras, con lá­gri­mas en los ojos, se la­men­ta an­te Nahid Sar­ves­ta­ni de los es­tra­gos que la re­vo­lu­ción is­lá­mi­ca cau­só en los jó­ve­nes ira­níes. La prin­ce­sa Lei­la se qui­tó la vida sin ha­ber su­pe­ra­do el exi­lio y un her­mano de la ci­neas­ta, co­mu­nis­ta co­mo ella, fue eje­cu­ta­do por el ré­gi­men de Jo­mei­ni en su cru­za­da con­tra las fuer­zas de iz­quier­da que, tras re­be­lar­se

‘SEN­SE FIC­CIÓ’ EMI­TIÓ UNA JO­YA DO­CU­MEN­TAL EN LA QUE UNA CI­NEAS­TA IRA­NÍ, EXCOMUNISTA Y EXI­LIA­DA, EM­PA­TI­ZA CON LA VIU­DA DEL SHA DE PERSIA

con­tra el sha, com­ba­tie­ron el os­cu­ran­tis­mo de los aya­to­lás. Dos mu­je­res, Fa­rah y Nahid, fren­te al do­lor y el exi­lio. Pe­ro lo me­jor del ex­ce­len­te La rei­na i jo fue la re­fle­xión de la exem­pe­ra­triz: “Si us­ted y yo hu­bié­ra­mos dia­lo­ga­do en Irán co­mo es­ta­mos dia­lo­gan­do aho­ra, qui­zá se hu­bie­ran evi­ta­do tan­to su­fri­mien­to y tan­tas tra­ge­dias”. Y, mien­tras de­cía eso, Fa­rah ele­gía en una tien­da de Was­hing­ton unos pas­te­li­tos ira­níes ela­bo­ra­dos con el sa­bor del exi­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.