La ma­gia del gla­mur

CON MÁS DE UN MI­LLÓN DE SE­GUI­DO­RES EN TWIT­TER, AN­NA SI­MON SE HA CON­VER­TI­DO EN UN ICONO PO­PU­LAR Y PRE­SEN­TA UN ES­PEC­TÁCU­LO DE MA­GIA EN AN­TE­NA 3

La Vanguardia - Vivir TV - - TELESERIES - JOA­QUIM ROGLAN Por ar­te de ma­gia

An­na Si­mon Ma­rí de­bu­tó co­mo pre­sen­ta­do­ra en Ra­dio Ta­xi TV, una ca­de­na lo­cal de Jus­to Mo­li­ne­ro, el ta­xis­ta que se hi­zo a sí mis­mo co­mo em­pre­sa­rio de la co­mu­ni­ca­ción y re­fe­ren­te del sue­ño an­da­luz y del sue­ño ca­ta­lán. Na­ci­da en Mo­llet del Va­llès, Si­mon te­nía 22 años, es­tu­dia­ba Pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na y las au­las y su ca­sa caían cer­ca de la emi­so­ra de Mo­li­ne­ro. Co­mo es­cri­be muy bien, aún desea ser re­dac­to­ra y guio­nis­ta, pe­ro le to­có dar la ca­ra en aque­llos es­pa­cios de ma­dru­ga­da de Te­le­cin­co y An­te­na 3 que eran con­cur­sos te­le­fó­ni­cos ba­sa­dos en acer­ti­jos, so­pas de le­tras y pre­gun­tas bo­bas pa­ra que la au­dien­cia gas­ta­se di­ne­ro en lla­ma­das. Ni ella ni su madre po­dían ima­gi­nar en­ton­ces que un día anun­cia­ría que ya son rebajas en El Cor­te In­glés.

Han pa­sa­do ocho años y Si­mon tie­ne más de un mi­llón de se­gui­do­res en Twit­ter. Es la pre­sen­ta­do­ra “más sexy” del mun­do y con “el me­jor cuer­pa­zo”, se­gún Neox Fan Award. Y una en­cues­ta in­di­ca que más del 70% de es­pa­ño­les se­rían in­fie­les a su pa­re­ja si Si­mon se lo pro­pu­sie­ra. Con ta­les da­tos, no es ra­ro que la au­dien­cia y la com­pe­ten­cia fe­me­ni­nas re­ce­len de ella. Se­gún el tí­pi­co tó­pi­co, las ru­bias atrac­ti­vas no son in­te­li­gen­tes, ni tie­nen esa be­lle­za in­te­rior y ce­re­bral que se da por su­pues­ta a las no tan agra­cia­das que cri­ti­can la mo­da, la ima­gen y la co­si­fi­ca­ción fe­me­ni­nas.

Dis­cu­sio­nes ideo­ló­gi­cas y es­té­ti­cas al mar­gen, el cu­rrí­cu­lum de An­na Si­mon es lar­go y rá­pi­do. Ha pa­sa­do por Te­le­cin­co, TV3, Cua­tro, La Sex­ta, Neox y An­te­na 3, ca­de­na a la que re­gre­sa con el pro­gra­ma Por ar­te de ma­gia. Ha tra­ba­ja­do pa­ra las pro­duc­to­ras pri­va­das más po­ten­tes de Es­pa­ña. Ha co­la­bo­ra­do con gran­des pro­fe­sio­na­les. Y se la ha vis­to en es­pa­cios tan va­ria­dos co­mo Es­tas no son las no­ti­cias, Di­ven­dres, El hor­mi­gue­ro, Los me­jo­res años de nues­tra vida, Tú sí que va­les, La jau­la, Ton­te­rías las jus­tas, Otra mo­vi­da, Tu ca­ra me sue­na, Así nos va… Unos fue­ron éxi­tos y otros fra­ca­sos in­me­dia­tos. En unos des­ta­có y en otros fue re­por­te­ra se­cun­da­ria. Pe­ro a tra­vés de to­dos ellos ha de­mos­tra­do que sa­be in­for­mar, de­ba­tir, can­tar, bai­lar, dis­fra­zar­se, imi­tar, do­mar fri­quis y lo que con­ven­ga.

Na­ci­da pa­ra la te­le­vi­sión, ama la fo­to­gra­fía y la cá­ma­ra la ado­ra. Su fi­gu­ra le apor­ta una si­lue­ta de aque­llas que con cua­tro tra­pos que se pon­gan tie­nen bas­tan­te. Di­cen los es­ti­lis­tas que es cues­tión de gla­mur na­tu­ral, al­go así co­mo el cariño ver­da-

A TRA­VÉS DE MU­CHOS PRO­GRA­MAS, HA DE­MOS­TRA­DO QUE SA­BE IN­FOR­MAR, DE­BA­TIR, CAN­TAR, BAI­LAR, DIS­FRA­ZAR­SE, IMI­TAR, DO­MAR FRI­QUIS Y LO QUE CON­VEN­GA

de­ro, que ni se com­pra ni se ven­de. Es al­go que no va­lo­ró la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca de su tie­rra na­tal, con un en­torno de se­ño­res ves­ti­dos de ne­gro o ma­ren­go, y se­ño­ras de luz fría con au­ra dis­tan­te y aris­ca. Aje­na al de­ba­te so­bre la fal­ta de gla­mur del sis­te­ma es­te­lar ca­ta­lán que ini­ció un miem­bro del Se­na­do es­pa­ñol, An­na Si­mon es­tá en la lí­nea su­ce­so­ria de Mary Sant­pe­re y de Te­re­sa Gim­pe­ra, dos ico­nos po­pu­la­res des­de mu­cho an­tes de que la Real Aca­de­mia acep­ta­se la pa­la­bra gla­mour.

Ac­triz ca­da vez más com­ple­ta, com­bi­na ese ai­re de in­ge­nua que sa­be más que los ra­to­nes co­lo­ra­dos, la mi­ra­da pí­ca­ra, po­si­ble­men­te ca­ri­ño­sa, y unos es­co­tes de vér­ti­go. Quie­nes han com­par­ti­do con ella las du­ras ga­le­ras de una re­dac­ción la de­fi­nen tí­mi­da, re­ser­va­da, con­cen­tra­da y na­da es­tre­lla. Qui­zá sea por­que su vida evo­ca esa can­ción de Ma­nel que se ti­tu­la Els gua­pos són els ra­ros y reivin­di­ca que la gen­te gua­pa tam­bién tie­ne pro­ble­mas y su­fre pa­ra sa­lir ade­lan­te. Va­ya co­mo va­ya su pro­gra­ma de ma­gia, que no pa­re y si­ga. Por­que, ade­más de ta­len­to, tie­ne gra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.