Em­pren­der pa­ra su­frir

La Vanguardia - Vivir TV - - TELESERIES -

Ga­na­rás el pan con el su­dor de tu fren­te. Es­ta mi­le­na­ria mal­di­ción bí­bli­ca se ha con­ver­ti­do aho­ra en el le­ma de la te­le­vi­sión. Nos in­va­den más y más pro­gra­mas so­bre la vida la­bo­ral. Tan­tos y tan ago­bian­tes que me voy a la ca­ma con la idea de que es­te mun­do es un lu­gar al que he­mos ve­ni­do a ha­cer una úni­ca y so­la co­sa: tra­ba­jar.

Y su­dar, pe­dir cré­di­tos y ven­der. Ya sé que el pro­pó­si­to de es­tos pro­gra­mas es es­ti­mu­lar la ini­cia­ti­va del per­so­nal, ani­mar a la gen­te a em­pren­der por sí mis­ma, a lan­zar­se a mo­ver la eco­no­mía, y que es­tar pa­ra­do es una opor­tu­ni­dad de rein­ven­tar­se, et­cé­te­ra, ya lo sé, ya lo sé. Pe­ro asis­tes a la lu- cha, pe­nas, an­gus­tias, pe­sa­res de los pro­ta­go­nis­tas de es­tos pro­gra­mas..., ¡y te en­tran ga­nas de ser ren­tis­ta, te­rra­te­nien­te o funcionario! Buf, qué fa­ti­ga.

Es el ca­so de Có­di­go em­pren­de (La 1, miér­co­les no­che), que plan­tea un con­cur­so en­tre seis as­pi­ran­tes a or­ga­ni­zar sus pro­pias em­pre­sas. Son seis vi­das es­tre­sa­das. Su­fren de un mo­do tan rea­lis­ta que me ha­cen su­frir co­mo te­les­pec­ta­dor. Veo a una pa­re­ja que, ade­más de ser pa­re­ja, son so­cios em­pren­de­do­res, y los veo tra­ba­jar jun­tos en el ta­ller (de cos­tu­ra de ves­ti­dos por en­car­go), los veo lle­gar a ca­sa y sen­tar­se en el so­fá con su or­de­na­dor por­tá­til en el re­ga­zo ca­da uno, y su hi­ji­to tam- bién sen­ta­do en­tre los dos con su iPad, y lue­go se acues­tan y es­tán los tres en la ca­ma, ca­da uno con su or­de­na­dor... ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que se abra­zó es­ta pa­re­ja? Estoy vién­do­los por la te­le y me en­tran ga­nas de cam­biar de ca­nal, por­que es­te des­pro­pó­si­to vi­tal, ¡tan rea­lis­ta!, me in­co­mo­da.

La cá­ma­ra en­cua­dra a es­tos pro­ta­go­nis­tas y te re­la­tan sus pla­nes y am­bi­cio­nes, y su­fres, por­que ya in­tu­yes que el fu­tu­ro se­rá un vía cru­cis de sin­sa­bo­res y un ba­ta­ca­zo fi­nal, o eso te­mes, po­bres. Y es­to no es con­ve­nien­te pa­ra un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, por­que un pro­gra­ma de te­le­vi­sión de­be con­se­guir que el te­les­pec­ta­dor se di­vier­ta y en­tre­ten­ga, no que se ago­bie sin re­mi­sión. Y yo me ago­bio: Có­di­go em­pren­de es de­ma­sia­do rea­lis­ta, ca­si un do­cu­men­tal de nues­tras pe­nas de ca­da día.

Sí cap­ta mi aten­ción el mo­men­to en que el pro­gra­ma arranca a los con­cur­san­tes de su tris­te reali­dad do­més­ti­ca y con­sue­tu­di­na­ria pa­ra lle­vár­se­los al cam­po, a dor­mir al ra­so, a pes­car y ca­zar su sus­ten­to, a des­pe­lle­jar un co­ne­jo vi­vo y a evis­ce­rar un pes­ca­do. Ahí sí lu­ce el es­pec­tácu­lo te­le­vi­si­vo, y el te­les­pec­ta­dor se lo pa­sa bom­ba, por­que el te­les­pec­ta­dor es una fie­ra sá­di­ca que quie­re siem­pre di­ver­tir­se a cos­ta del su­fri­mien­to de los con­cur­san­tes, pe­ro tie­ne que ser un su­fri­mien­to exó­ti­co y es­pu­mo­so, con ca­li­dad de fan­ta­sía, por­que no ve­mos la te­le pa­ra ver su­frir a al­guien del mo­do vul­gar y co­ti­diano en que su­fri­mos no­so­tros en ca­sa y en el tra­ba­jo: que­re­mos un su­fri­mien­to ap­to pa­ra te­les­pec­ta­do­res, uno pa­ra no em­pa­ti­zar de­ma­sia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.