¡Vi­va Car­men Ama­ya!

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - Ser­gi Pà­mies

El le­ga­do con­san­guí­neo de Car­men Ama­ya es el pro­ta­go­nis­ta del do­cu­men­tal Ba­ja­rí, di­ri­gi­do por Eva Vi­la. El uni­ver­so de los gi­ta­nos atrae cu­rio­si­da­des y sim­pa­tías y, co­mo ocu­rre en al­gu­nos pro­gra­mas de te­le, pue­de de­ge­ne­rar en una ex­plo­ta­ción de es­te­reo­ti­pos. A ve­ces, sin em­bar­go, lle­gan ex­cep­cio­nes que nos de­vuel­ven la con­fian­za en la ca­pa­ci­dad de re­tra­tar sin trai­cio­nar, hu­yen­do del ex­ce­so de mi­to­ma­nías, de la im­pos­tu­ra del cli­ché y del ata­jo de los pre­jui­cios (pien­so, por ejem­plo, en el es­plén­di­do li­bro de Jesús Ulled Mi­tad pa­yo, mi­tad gi­tano). El do­cu­men­tal de Vi­la per­te­ne­ce a es­ta ca­te­go­ría, y los que a ve­ces nos pre­gun­ta­mos en qué se in­vier­ten nues­tros im­pues­tos te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de sen­tir­nos sa­tis­fe­chos al ver que TVE y TV3 par­ti­ci­pan en el pro­yec­to.

Con un len­gua­je li­neal, el do­cu­men­tal se cen­tra en la pre­pa­ra­ción de un ho­me­na­je a Car­men Ama­ya si­guien­do a sus fa­mi­lia­res, so­bre todo a la bai­la­ri­na fla­men­co-me­xi­ca­na Ka­ri­me Ama­ya y a un ni­ño, Jua­ni­to Man­zano, a me­dio ca­mino en­tre la inocen­cia del Mow­gli y el ca­ris­ma del Fa­rru­qui­to de la épo­ca preho­mi-

LOS QUE SE PRE­GUN­TAN EN QUÉ SE IN­VIER­TEN SUS IM­PUES­TOS SE SEN­TI­RÁN SA­TIS­FE­CHOS AL VER QUE TVE Y TV3 PAR­TI­CI­PAN EN ES­TE PRO­YEC­TO

ci­da. La es­truc­tu­ra de es­te se­gui­mien­to pa­sa por la de­vo­ción de la fa­mi­lia y el es­bo­zo de una Bar­ce­lo­na que, a ori­llas del Be­sòs, vi­ve más pen­dien­te de las pa­lo­mas tu­nea­das que del sky­li­ne o de la mo­nu­men­ta­li­za­ción de la me­mo­ria (es co­mo si los de­co­ra­dos de Biu­ti­ful y de Pe­tit in­di con­flu­ye­ran en un te­rri­to­rio in­ter­me­dio). Si el es­pec­ta­dor se aven­tu­ra a leer en­tre lí­neas, in­tui­rá los pe­li­gros de te­ner que asu­mir las di­fe­ren­tes ca­pas de una ciu­dad que, en po­cas ge­ne­ra­cio­nes, ha pa­sa­do de la mi­se­ria del So­mo­rros­tro cha­bo­lis­ta a la opu­len­cia olím­pi­ca, de la mar­gi­na­li­dad ins­ti­tu­cio­na­li­za­da a la ne­ce­si­dad de in­ven­tar una me­mo­ria pa­ter­na­lis­ta. Una me­mo­ria que, pa­ra no arras­trar el barro de la ma­la con­cien­cia, ha pre­fe­ri­do de­pu­rar­se con el efec­to pro­pa­gan­dís­ti­co de un cos­mo­po­li­tis­mo de pos­tal y es­pe­cu­la­ción. Y la co­rrien­te que trans­mi­te to­da es­ta ener­gía, in­ten­sa des­de el pri­mer mi­nu­to, es la mú­si­ca, la her­man­dad del fla­men­co y la rum­ba. Son dos te­so­ros pro­pios cí­cli­ca­men­te aban­do­na­dos, ig­no­ra­dos o, peor aún, re­cu­pe­ra­dos en­tre gran­des as­pa­vien­tos. Las ilus­tra­cio­nes mu­si­ca­les son ge­nui­nas, de una elo­cuen­cia irre­fu­ta­ble, es­pe­cial­men­te cuan­do sue­nan, co­mo un gol­pe de pu­re­za me­ló­di­ca, las ver­sio­nes opor­tu­na­men­te acús­ti­cas de can­cio­nes de Los Ama­ya. Y, cosiendo todo lo que se ve (y lo que se in­tu­ye), la pre­sen­cia mo­nu­men­tal de Ka­ri­me Ama­ya. La bai­la­ri­na, pro­ta­go­nis­ta, en­cuen­tra el mo­do de des­men­tir los tó­pi­cos so­bre la pu­re­za fol­kló­ri­ca de los gi­ta­nos y, al mis­mo tiem­po, des­lum­brar a tra­vés del ta­len­to y del com­pro­mi­so con un ar­te que, con una pa­sión de­li­be­ra­da y crea­ti­va, se ali­men­ta de la fuer­za del mi­to de Car­men Ama­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.