Una vi­da de pe­rros

DES­PUÉS DE SER UN CHI­CANO Y UN ES­PAL­DA MO­JA­DA EN EE.UU., CÉSAR MI­LLÁN SE CON­VIR­TIÓ EN EL ES­PE­CIA­LIS­TA CA­NINO MÁS FA­MO­SO DEL MUN­DO

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - JOA­QUIM ROGLAN

Aca­ba­da la po­lé­mi­ca es­ti­val so­bre los pe­rros en las pla­yas, con­ti­nua­rá so­bre los ca­nes en las ca­lles, pla­zas y lo­ca­les pú­bli­cos. Sue­le de­cir­se que todo es un pro­ble­ma de ur­ba­ni­dad, ci­vis­mo y to­le­ran­cia. Y sue­le con­cluir­se que, a me­nu­do, esos pro­ble­mas no son cul­pa de los ani­ma­les, sino de sus due­ños. Pa­ra des­pe­jar du­das, na­die me­jor que César Mi­llán, el es­pe­cia­lis­ta ca­nino más co­no­ci­do del mun­do y pro­ta­go­nis­ta del pro­gra­ma El en­can­ta­dor de pe­rros, que Cua­tro si­gue emi­tien­do aun­que creó su re­me­do es­pa­ñol en Ma­las pul­gas. Pe­ro por mu­chos es­pa­cios ca­ni­nos que se in­ven­ten y aun­que una nue­va ca­de­na ame­ri­ca­na emi­ta pro­gra­mas pa­ra pe­rros que mi­ran la te­le, César Mi­llán si­gue sien­do el amo.

Na­ci­do en 1969 en Cu­lia­cán, Mé­xi­co, César Fe­li­pe Mi­llán Fa­ve­la se crió en­tre pe­rros en la gran­ja de su abue­lo, quien te­nía cla­ro que el pe­rro es­tá al ser­vi­cio de la per­so­na, no al re­vés, y me­nos cuan­do vi­vían en una cho­za sin agua po­ta­ble. Allí apren­dió que los pe­rros del si­glo pa­sa­do ha­cían su tra­ba­jo sin ne­ce­si­dad de edu­ca­ción, en­tre­na­mien­to ni psi­có­lo­go. Fue cuan­do co­men­zó a fi­jar­se en el com­por­ta­mien­to del je­fe de la ma­na­da, que aho­ra se lla­ma ma­cho al­fa. De ahí a sa­car con­clu­sio­nes so­bre el li­de­raz­go hu­mano y te­le­vi­sa­do no hu­bo más que un pa­so, que con­sis­tió en cru­zar la fron­te­ra ile­gal­men­te y mal­vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos sin ha­blar in­glés. Has­ta que el chi­cano y el es­pal­da mo­ja­da, co­mo le lla­ma­ban en­ton­ces, empezó a pei­nar pe­rros y co­no­ció a la ac­triz y em­pre­sa­ria Ja­da Pin­kett, que lo ama­dri­nó y aho­ra pre­si­de la Fun­da­ción César Mi­llán.

Su de­but te­le­vi­si­vo fue en el Na­tio­nal Geo­grap­hic Chan­nel en Es­ta­dos Uni­dos y en el ca­nal Ani­mal Pla­net en Amé­ri­ca La­ti­na. Lue­go sal­tó a mu­chas ca­de­nas eu­ro­peas y tam­bién se le vio en Cua­tro en el pro­gra­ma El lí­der la ma­na­da. Por en­ton­ces, ya ha­bía fun- da­do un gru­po me­diá­ti­co que edi­ta li­bros y au­dio­vi­sua­les so­bre la crian­za y te­nen­cia de pe­rros, así co­mo so­bre la edu­ca­ción de sus amos. Por­que, ade­más de co­mu­ni­car con la tran­qui­li­dad, se­gu­ri­dad y au­to­ri­dad que le en­se­ñó su abue­lo, Mi­llán lo­gró una crea­ti­va mez­cla del con­duc­tis­mo pa­ra tra­tar a los ani­ma­les y del psi­coa­ná­li­sis pa­ra tra­tar a sus due­ños. Por eso re­sul­ta más in­tere­san­te cuan­do re­edu­ca a las per­so­nas que a los pe­rros, que sue­len ser de na­tu­ral fie­les y sen­si­bles.

Sal­van­do las dis­tan­cias evo­lu­ti­vas en­tre ca­nes, per­so­nas y la te­le­vi­sión, cuan­do Mi­llán en­tra en ac-

CON PA­VLOV EN UNA MANO Y FREUD EN LA OTRA, EL EN­CAN­TA­DOR DE PE­RROS DE­MUES­TRA QUE SO­CIE­DAD Y TE­LE­VI­SIÓN HAN CAM­BIA­DO MU­CHO DES­DE DE RIN TIN TIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.