Un pla­to pa­ra el fo­ras­te­ro

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS -

Me qui­to el crá­neo an­te el es­treno de El fo­ras­ter (TV3, miér­co­les no­che): qué idea tan sim­ple y tan bien desa­rro­lla­da. Un ti­po lle­ga a un pue­blo con un mi­cró­fono y una cá­ma­ra. Ha­bla con el pa­na­de­ro, la car­ni­ce­ra, el ni­ño que pes­ca en el río, el ca­chas, el ri­jo­so, el bar­que­ro, el pa­sean­te. Se ba­te, se mon­ta, se pro­yec­ta en el tea­tro lo­cal con los ve­ci­nos pre­sen­tes. Se sir­ve fres­co, con el ade­re­zo del en­tre­vis­ta­dor en la ta­ri­ma, dan­do pa­so a las imá­ge­nes e in­ter­pe­lan­do a los pro­ta­go­nis­tas pre­sen­tes. Sim­ple. Pe­ro no fá­cil.

Hay que sa­ber ha­cer­lo bien, o sa­le un pe­ña­zo in­digno. Y Quim Mas­fe­rrer, el en­tre­vis­ta­dor, sa­be ha­cer­lo. Hu­mo­ris­ta bre­ga­do en el trío Tea­tre de Gue­rri­lla, apli­ca su don de gen­tes, su sim­pá­ti­ca desen­vol­tu­ra, su pi­car­día, su ca­chon­deo, su je­ta y su buen hu­mor. Se per­mi­te chin­char, pe­ro na­die se ofen­de. Y no só­lo sa­le vi­vo, sino que se me­te al pue­blo en el bol­si­llo y, de pa­so, a los te­les­pec­ta­do­res.

Be­ni­fa­llet ha pro­ta­go­ni­za­do la pri­me­ra en­tre­ga de El fo­ras­ter. Des­pués de ver­la, to­dos los pue­blos de Ca­ta­lun­ya de­ben de es­tar lla­man­do a TV3 pa­ra que les vi­si­te Mas­fe­rrer. ¡Los de Be­ni­fa­llet se lo han pa­sa­do bom­ba! Lo veo en sus ros­tros al fi­nal de la emi­sión: Mas­fe­rrer po­dría re­ti­rar­se en Be­ni­fa­llet y nun­ca le fal­ta­ría un pla­to en la me­sa. En su milenaria his­to­ria, es pro­ba­ble que los de Be­ni­fa­llet nun­ca se ha­yan sen­ti­do tra­ta­dos por na­die con tan­to ca­ri­ño, no un ca­ri­ño ño­ño, em­pa­la­go­so, so­bre­pro­tec­tor y ton­to­rrón, sino un ca­ri­ño dis­tan­te, sin én­fa­sis, con re­tran­ca y un po­co de co­ña ma­ri­ne­ra (flu­vial, en es­te ca­so): di­ga­mos que Mas­fe­rrer ha sa­bi­do cap­tar la psi­co­lo­gía del pue­blo, y ha sa­bi­do en­trar­le jus­to por don­de ha­bía que en­trar­le. Y si lo ha sa­bi­do ha­cer con las gen­tes de Be­ni­fa­llet, se su­po­ne que sa­brá ha­cer­lo con las de­más.

Con­tie­ne es­ta pri­me­ra en­tre­ga ins­tan­tes tier­nos co­mo el baile de los dos an­cia­ni­tos en su casa, mo­men­tos ri­sue­ños co­mo la char­la con el ve­cino que sa­be cal­cu­lar a ojo la ta­lla de su­je­ta­dor de las ve­ci­nas (“¡aquí to­das las mu­je­res tie­nen las te­tas gran­des!”), o pa­sa­jes de­li­cio­sos co­mo el de los dos ni­ños que pes­can des­de la ori­lla del río Ebro, en una es­tam­pa dig­na de Tom Saw­yer y Huc­kle­berry Finn. “Es­te río es mi casa”, sen­ten­cia uno de ellos. Pi­can, la ca­ña se do­bla. ¡Es un si­lu­ro del ta­ma­ño del ni­ño! Al­bo­ro­zo. Lo sa­can, se fo­to­gra­fían, lo de­vuel­ven al río. Es­tas be­llas imá­ge­nes ves­per­ti­nas, no sé por qué, me con­mo­vie­ron: pen­sé que uni­rán pa­ra siem­pre a es­tos ni­ños en­tre sí y con el río. De la mano de la co­mi­ci­dad ca­lle­je­ra de Quim Mas­fe­rrer, El fo­ras­ter qui­zá es­té in­ven­tan­do un nue­vo cos­tum­bris­mo te­le­vi­si­vo sin pom­pas, so­lem­ni­da­des, pa­ter­na­lis­mos ni pe­lo­teos, uno que por fin mues­tre el al­ma ver­da­de­ra de la Ca­ta­lun­ya pro­fun­da, la que ha­bla de co­si­tas muy pe­que­ñas, que son las bue­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.