El ar­te de pre­sen­tar

CON­DU­CIR UNA GA­LA DE EN­TRE­GA DE PRE­MIOS CON­LLE­VA SA­BER CAN­TAR, BAI­LAR Y HA­BLAR, Y QUE SIN SER PER­FEC­TO, SEAS EL ME­JOR PA­RA GUS­TAR A TO­DOS LOS PÚ­BLI­COS

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - JO­SEP SAN­DO­VAL

“Sé que us­te­des es­ta­ban pen­san­do: ‘¿Qué ha­ce Neil?, ¿ha ol­vi­da­do el nú­me­ro mu­si­cal de aper­tu­ra?’ Pues no”. Quien así ha­bla­ba era Neil Pa­trick Ha­rris (40) la no­che del 22 de sep­tiem­bre pa­sa­do cuan­do se en­tre­ga­ron los pre­mios Emmy, co­no­ci­dos co­mo los Os­car de la pe­que­ña pan­ta­lla, de te­le­vi­sión, en el tea­tro Ko­dak de Los Án­ge­les.

Ha­bía trans­cu­rri­do la mi­tad de la ga­la y tras el par­la­men­to, Ha­rris anun­ció que ahí, en ese mo­men­to, iba la ac­tua­ción. “Es que son es­pec­tácu­los que du­ran tres ho­ras, así que si lo ha­ces al prin­ci­pio te que­da lue­go un lar­go tre­cho. Y si lo po­nes al fi­nal, to­dos es­tán pen­san­do en mar­char­se a ca­sa, quie­ren es­ti­rar las pier­nas. Así que he de­ci­di­do que aho­ra pon­dré la mú­si­ca a la mi­tad. Han he­cho la mi­tad del ca­mino, aho­ra só­lo les que­da la otra mi­tad”, aña­dió el ac­tor y can­tan­te. Le fal­tó de­cir que da­da su con­di­ción de pro­duc­tor po­día co­lo­car­lo don­de le vi­nie­ra en ga­na, que sa­be él más que na­die en es­te ti­po de even­tos. Y em­pe­zó la atrac­ción, un so­plo de ai­re fres­co en una ga­la cri­ti­ca­da por la so­brie­dad pro­pi­cia­da por los re­cuer­dos a los ac­to­res des­apa­re­ci­dos.

Neil Pa­trick Ha­rris vol­vió a triun­far en una mo­da­li­dad que le es afín. Pre­sen­tar un es­pec­tácu­lo es una ha­bi­li­dad que re­quie­re fa­cul­ta­des es­pe­cia­les. No pue­de con­fiar­se a al­guien con un ca­ris­ma de­ter­mi­na­do, pues con­di­cio­na el show al ca­rác­ter per­so­nal del ele­gi­do.

Un buen ejem­plo de to­do es­to se­ría Hugh Jack­man, aun­que su ga­la­nu­ra, re­cla­mo ex­ce­len­te pa­ra la au­dien­cia fe­me­ni­na, po­dría fre­nar au­dien­cias mas­cu­li­nas. Y aun con Be­yon­cé a su la­do en la ga­la de los Os­car del 2009, la au­dien­cia só­lo lle­gó a 26 mi­llo­nes. Quien es­tá al fren­te de una ga­la de en­tre­ga de pre­mios, de­be te­ner las con­di­cio­nes de una ve­det­te y de­be sa­ber can­tar, bai­lar y ha­blar sin que sea per­fec­to en na­da, en es­pe­cial pa­ra no mo­les­tar. No es ne­ce­sa­rio que lle­gue a los ex­tre­mos de Lo­la Flo­res , un mons­truo de la que The New York Ti­mes lle­gó a es­cri­bir, a raíz de su pre­sen­ta­ción en la Gran Man­za­na, que “ni can­ta ni bai­la, pe­ro no se pier­dan la ac­tua­ción”. Ha­rris no es per­fec­to, pe­ro apren­de rá­pi­do los tex­tos de las tru­fa­das es­tro­fas de los med­ley con los que se pre­sen­tan los can­di­da­tos a las dis­tin­tas ca­te­go­rías. E in­ter­pre­tar­los, cam­bián­do­se de ro­pa (un tra­je de­ba­jo del otro) en el es­ce­na­rio, mien­tras ha­ce pi­rue­tas o des­apa­re­ce den­tro de una ca­ja pa­ra apa­re­cer se­gun­dos des­pués por la en­tra­da prin­ci­pal.

Ocu­rren­te, re­ci­ta el guión de un mo­do tan cor­dial que pa­re­ce que lo es­tá con­tan­do a ca­da uno de los te­les­pec­ta­do­res, aun­que sean 41 mi­llo­nes, co­mo los que con­gre­gó en la en­tre­ga de los Os­car que pre­sen­tó en el 2010 ba­tien­do el ré­cord de au­dien­cia en los úl­ti­mos cin­co años, da­to que con­tó lo su­yo pa­ra que Ha­rris fue­ra ele­gi­do uno de los per­so­na­jes más in­flu­yen­tes del mun­do, se­gún la re­vis­ta Ti­me.

El ac­tor sa­be se­du­cir con una son­ri­sa pí­ca­ra, com­ple­men­to im­pres­cin­di­ble en su tra­ba­jo, y no rehú­ye las pa­ro­dias de nin­gún ti­po, ni si­quie­ra cuan­do se re­fie­ren a los gais, co­lec­ti­vo del que for­ma par­te. El nú­me­ro que abrió la en­tre­ga de los Tony del 2011, que tam­bién pre­sen­tó, re­fe­ri­do a la au­sen­cia en Broad­way de es­pec­tácu­los de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, fue un éxi­to ro­tun­do, sa­lu­da­do con una tre­men­da ova­ción.

Pa­ra fre­nar cual­quier co­men­ta­rio, Ha­rris sa­lió al pa­so acla­ran­do en Peo­ple en el 2007 su con­di­ción y pre­sen­tan­do po­co des­pués en el show de Ellen De­ge­ne­res a su pa­re­ja, el ac­tor y co­ci­ne­ro Da­vid Burtka (38), con el que acu­dió a la en­tre­ga de los Emmy ese mis­mo año.

La pa­re­ja lle­va jun­ta des­de el 2004 y en el 2010 tu­vie­ron ge­me­los, Har­per Gra­ce y Gi­deon Scott, na­ci­dos el 12 de oc­tu­bre fru­to de un vien­tre de al­qui­ler. Co­mo con­tó Ha­rris a Peo­ple, “im­plan­ta­mos dos óvu­los, uno con mi es­per­ma, otro con el de Da­vid y los dos arrai­ga­ron”.

Ha­rris ha te­ni­do éxi­to en mu­si­ca­les, pe­ro me­re­ce es­pe­cial aten­ción la pro­duc­ción Com­pany, de Step­hen Sond­heim, que in­ter­pre­tó en el Lin­coln Cen­ter de Nue­va York con la Fi­lar­mó­ni­ca de la ciu­dad.

Su re­co­no­ci­mien­to po­pu­lar le lle­gó con la te­le­se­rie Có­mo co­no­cí a vues­tra ma­dre, de 1995, que lle­ga aho­ra a su no­ve­na tem­po­ra­da. En ella Ha­rris in­ter­pre­ta a Bar­ney Stin­so, un mu­je­rie­go em­pe­der­ni­do, sol­te­rón, amante de juer-

IM­PRES­CIN­DI­BLE EN LAS GA­LAS DE LOS OS­CAR, EMMY Y TONY, HA­RRIS VI­VE EN PA­RE­JA CON DA­VID BURTKA, EXAC­TOR Y HOY CO­CI­NE­RO; TIE­NEN DOS HI­JOS GE­ME­LOS

gas, de las be­bi­das ener­gé­ti­cas y de la ma­gia. Por ne­po­tis­mo, hi­zo que a Da­vid Burtka, su pa­re­ja, le die­ran un cameo en uno de los ca­pí­tu­los, co­sa que le ga­nó dis­gus­tos va­rios. Tal vez por des­pe­cho, Burtka aban­do­nó la in­ter­pre­ta­ción y se ma­tri­cu­ló en Le Cordon Bleu Co­lle­ge of Cu­li­nay Arts de Pa­sa­de­na y, al gra­duar­se, mon­tó una em­pre­sa de ca­te­ri­ng, Gour­met, de re­co­no­ci­da fa­ma en­tre la grey ar­tís­ti­ca de Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.