Co­ci­na emo­cio­nal

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS -

La co­ci­na nos hi­zo hu­ma­nos. Se­rá por eso que co­ci­nar co­ti­za al­to en te­le­vi­sión. Nos mi­ra­mos y nos re­co­no­ce­mos. Si no co­ci­nas y no mi­ras la te­le, pre­gún­ta­te si eres hu­mano.

Otro pro­gra­ma de co­ci­na aca­ba de lle­gar: Top chef (An­te­na 3, miér­co­les no­che), re­cién es­tre­na­do es­ta se­ma­na con el ca­ris­má­ti­co Al­ber­to Chi­co­te –el de Pe­sa­di­lla en la co­ci­na– al fren­te. Sí: más ca­zue­las, sar­te­nes, ollas, fo­go­nes, sal­sas. Pe­ro no can­sa. No can­sa, pa­re­ce que no nos can­sa­mos de co­cer, her­vir, freír, ma­ri­nar, em­pa­nar, so­freír, re­bo­zar, sal­tear, bra­sear, asar, ba­tir, ama­sar, hor­near, sal­pi­men­tar, ali­ñar, ade­re­zar y em­pla­tar an­te las cá­ma­ras. Los fo­go­nes son los al­ta­res de nues­tro tiem­po. La co­ci­na es hoy una nue­va re­li­gión. Los res­tau­ran­tes sus­ti­tu­yen a los tem­plos, y la sa­gra­da co­mu­nión no se ad­mi­nis­tra ya ba­jo un áb­si­de, sino so­bre un man­tel.

Top chef es un re­la­to bien co­ci­na­do y bien ser­vi­do. Lo pro­ta­go­ni­za un gru­po de co­ci­ne­ros es­pa­ño­les en activo, que aquí com­pi­ten an­te un ju­ra­do exi­gen­te y al­go fal­tón (con Chi­co­te al fren­te). Tie­nen que pre­pa­rar los me­jo­res pla­tos po­si­bles ba­jo pre­sión, co­ci­nan con­tra el cro­nó­me­tro, con­tra los ad­ver­sa­rios y con­tra los jue­ces. El pro­gra­ma con­sis­te en ten­sar los ner­vios de los con­cur­san­tes, y si se le des­cuel- ga una lá­gri­ma a una con­cur­san­te, el pro­gra­ma ga­na en in­ten­si­dad.

El prin­ci­pal in­gre­dien­te, pues, son los pri­me­ros pla­nos de los ros­tros, los ros­tros de los con­cur­san­tes, los ros­tros de los jue­ces. Es un ta­lent show y un reality emo­cio­nal y de con­vi­ven­cia en­tre ollas. De­cía san­ta Te­re­sa de Je­sús que Dios an­da en­tre los ca­cha­rros, y se re­fe­ría al dios del sha­re. El pro­gra­ma Top chef cre­ce en la me­di­da en que ha­ya con­flic­to en­tre los as­pi­ran­tes a ser el me­jor chef de co­ci­na de Es­pa­ña (se­gún el me­diá­ti­co ju­ra­do).

Más allá o más acá del ar­te cu­li­na­rio, Top chef es un com­pe­ten­te pro­gra­ma de te­le­vi­sión, por­que im­pri­me un ágil rit­mo na­rra­ti­vo al re­la­to. Las cá­ma­ras re­co­gen ca­da ges­to, ca­da mi­ra­da, ca­da mo­vi­mien­to de los par­ti­ci­pan­tes. Y, en la sa­la de mon­ta­je, los edi­to­res li­gan el plato con ha­bi­li­dad: sub­ra­yan la car­ga dra­má­ti­ca con mú­si­cas y efec­tos so­no­ros, con­fi­rién­do­les ca­te­go­ría emo­cio­nal, ma­ri­dan es­ce­nas con in­ten­ción, pa­ra que ca­da una im­preh¡ gne de sen­ti­do a la yux­ta­pues­ta. Y así el re­la­to se cons­tru­ye sin ne­ce­si­dad de na­rra­dor al­guno, sin ne­ce­si­dad de que ha­ya un pre­sen­ta­dor.

Que no ha­ya un pre­sen­ta­dor con­ven­cio­nal es una gran ven­ta­ja. No se las­tra el pro­gra­ma con ex­pli­ca­cio­nes su­per­fluas ni posturis­mos hue­ros: apa­re­ce Chi­co­te y su pre­sen­cia amal­ga­ma a los jue­ces, ca­ta­li­za los es­ta­dos de áni­mo de los con­cur­san­tes y ejer­ce de hi­lo cohe­sio­na­dor, no de vul­gar pre­sen­ta­dor. Bas­ta una mue­ca de Chi­co­te pa­ra en­ten­der qué pien­sa de lo que ve­mos, pa­ra sa­ber qué es­tá pa­san­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.