Radiografía del de­seo

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - SAL­VA­DOR LLOPART

El abra­zo em­pie­za a ga­nar in­ten­si­dad, mien­tras se mul­ti­pli­can las caricias y los arru­ma­cos. Pe­ro cuan­do la ro­pa em­pie­ce a caer, se­rá el mo­men­to de de­cir adiós a la pa­re­ja, pues la ma­yo­ría de las se­ries co­rre­rán un tu­pi­do ve­lo so­bre el asun­to...

En Mas­ters of sex, por el con­tra­rio, es cuan­do em­pie­za to­do. Por­que Mas­ters of sex va de eso, pre­ci­sa­men­te. De se­xo. La se­rie se cen­tra en las fi­gu­ras del doc­tor Wi­lliam H. Mas­ters y su ayu­dan­te, Vir­gi­nia E. John­son, y gi­ra al­re­de­dor del es­tu­dio que am­bos, en co­la­bo­ra­ción, rea­li­za­ron a lo lar­go de diez años, en los pri­me­ros años se­sen­ta, so­bre la se­xua­li­dad hu­ma­na. El pri­mer es­tu­dio, tras los es­tu­dios pio­ne­ros de Al­fred Kin­sey, que bus­có, o in­ten­tó con­se­guir al me­nos, da­tos cier­tos y me­di­das exac­tas so­bre la se­xua­li­dad hu­ma­na.

Kin­sey, en los años cua­ren­ta, ha­bla­ba con la gen­te, pre­gun­ta­ba, in­te­rro­ga­ba. Reali­zó un es­tu­dio a ba­se de en­cues­tas; cen­te­na­res, mi­les de en­cues­tas so­bre la se­xua­li­dad. Por el con­tra­rio, Mas­ters y John­son bus­ca­ban da­tos con­cre­tos, da­tos cien­tí­fi­cos. Da- tos ob­te­ni­dos por ellos mis­mos. Pa­ra ello no du­da­ron en con­tar con vo­lun­ta­rios a los que apli­ca­ron elec­tro­dos, me­di­do­res de fre­cuen­cia, de cro­nó­me­tros, et­cé­te­ra en lo mo­men­tos de de­sen­freno se­xual. El ob­je­ti­vo era di­lu­ci­dar de qué ha­bla­mos en reali­dad cuan­do ha­bla­mos de se­xo. Se di­ce que, en sus tra­ba­jos, con­tro­la­ron y eva­lua­ron per­so­nal­men­te más de diez mil or­gas­mos.

Mas­ters y John­son fue­ron dos in­ves­ti­ga­do­res pio­ne­ros que, con la pu­bli­ca­ción, en 1966, de La res­pues­ta se­xual hu­ma­na –más co­no­ci­do co­mo el in­for­me de Mas­ters y John­son– re­vo­lu­cio­na­ron la vi­sión que los ame­ri­ca­nos te­nían so­bre el se­xo y so­bre sí mis­mos. Una re­vo­lu­ción con­tra la gaz­mo­ñe­ría y las ideas pre­con­ce­bi­das, que se ex­ten­dió por el mun­do, y cu­yos ecos to­da­vía re­ver­be­ran en la ac­tua­li­dad.

La se­rie Mas­ters of sex se ba­sa en la bio­gra­fía, de igual tí­tu­lo, que Tho­mas Maier es­cri­bió so­bre la pa­re­ja de in­ves­ti­ga­do­res. Arran­ca cuan­do Mas­ters, re­co­no­ci­do gi­ne­có­lo­go, se en­cuen­tra con Vir­gi­nia John­son, en reali­dad, su se­cre­ta­ría, y és­ta se su­ma a la em­pre­sa de di­lu­ci­dar las ver- da­de­ras ba­ses de la se­xua­li­dad. Una mu­jer de­ci­di­da, sin for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, que apor­tó a la in­ves­ti­ga­ción el co­no­ci­mien­to de pri­me­ra mano –dos ma­ri­dos, dos hi­jos– so­bre el te­ma de es­tu­dio. Am­bos fue­ron so­cios in­te­lec­tua­les; co­ne­ji­llos de in­dias de su pro­pia in­ves­ti­ga­ción y, lue­go, aman­tes; y mas tar­de to­da­vía, en los setenta, ma­ri­do y mu­jer. Mas­ters mu­rió en 2001, y Vir­gi­nia John­son lo hi­zo es­te mis­mo año, 2013, po­co an­tes de que la se­rie vie­ra la luz. Aho­ra la se­rie la emi­te en Es­pa­ña Ca­nal +2, en ver­sión ori­gi­nal sub­ti­tu­la­da, los lu­nes, a

en los pro­gra­mas de pa­go. Y lo mis­mo ocu­rre en se­ries co­mo

Board­walk em­pi­re o la san­grien­ta y lo­ca True blood.

En Mas­ters of sex, que en­cuen­tra en el se­xo su ra­zón de ser, el des­nu­do es­tá muy pre­sen­te. El pun­to es de­jar cla­ro que el se­xo no es siem­pre al­go tri­vial, aun­que lo pue­de ser. Que el se­xo to­ca me­ca­nis­mos pro­fun­dos del al­ma hu­ma­na. Don­de la iro­nía no lle­ga nun­ca al ci­nis­mo y el de­seo no se con­vier­te en ex­hi­bi­cio­nis­mo.

Pon­ga­mos el or­gas­mo, por ejem­plo. En el pri­mer ca­pí­tu­lo se pre­gun­ta fran­ca­men­te por qué se fal­sea. La pre­gun­ta no es nue­va: es la mis­ma de pe­lí­cu­las co­mo Cuan­do Harry en

con­tró a Sally, y una cues­tión re­pe­ti­da en una se­rie co­mo

MAS­TERS OF SEX LA SE­RIE, BA­SA­DA EN LA VI­DA DE MAS­TERS Y JOHN­SON, ABOR­DA LA SE­XUA­LI­DAD CO­MO ME­TÁ­FO­RA DE LAS RE­LA­CIO­NES HU­MA­NAS

par­tir de las on­ce de la no­che. La ca­de­na no sa­be to­da­vía cuan­do emi­ti­rá la ver­sión do­bla­da.

Mas­ter of sex, co­mo se­rie, se pue­de de­cir que es un ex­pe­ri­men­to. ¿Cuán­to se­xo desea ver y pue­de so­por­tar el es­pec­ta­dor sin sen­tir­se so­bre­pa­sa­do? Se­xo fran­co, sin vo­lun­tad ero­ti­zan­te. Ro­dea­do de hu­mor, en mu­chos mo­men­tos. Una se­rie, que por la épo­ca en la que trans­cu­rre, años se­sen­ta y pri­me­ros setenta, tie­ne más de un pun­to de con­tac­to con la co­no­ci­da Mad men. De he­cho, en Es­ta­dos Uni­dos se la co­no­ce co­mo Mad men con de­re­cho a ro­ce.

La se­rie arran­ca cuan­do Mas­ters, in­ter­pre­ta­do por el bri­tá­ni­co Mi­chael Sheen, el que fue­ra Tony Blair en The queen y Ro­bert Frost en Ni­xon/Frost, aca­ba de ini­ciar su es­tu­dio so­bre la se­xua­li­dad sin per­mi­so de su uni­ver­si­dad. Pa­gan­do a pros­ti­tu­tas, ha­blan­do con ellas, im­pul­sa­do por un ra­di­cal de­seo de sa­ber y un des­co­no­ci­mien­to ab­so­lu­to de la ma­te­ria.

“¿Por qué fin­ge una mu­jer el or­gas­mo?”, pre­gun­ta a unos y otros sin ob­te­ner res­pues­ta el in­ves­ti­ga­dor. Has­ta que John­son –in­ter­pre­ta­da con li­ber­tad y sa­bi­du­ría por la jo­ven Lizzy Ca­plan, una es­tre­lla en cier­nes– le da una res­pues­ta, le res­pon­de en el pri­mer ca­pí­tu­lo de la se­rie: “Pa­ra aca­bar rá­pi­do y pa­sar a otra co­sa que le in­tere­se”.

Mas­ters of sex es una his­to­ria científica, con mi­ra­da iró­ni­ca, que des­can­sa so­bre la quí­mi­ca de la pa­re­ja for­ma­da por Sheen/Mas­ters y Ca­plan/John­son. Am­bos son dos ex­tre­mos que se atraen: él no sa­be na­da, y ella lo in­tu­ye to­do. Y esa atrac­ción tor­tu­ra­da, lle­na de cul­pa­bi­li­dad y de des­con­cier­to, es el ce-

LA RE­LA­CIÓN EN­TRE LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS, IN­TER­PRE­TA­DOS POR MI­CHAEL SHEEN (MAS­TERS) Y LIZZY CA­PLAN (JOHN­SON), PO­DRÍA CON­VER­TIR­SE, A LO LAR­GO DE LA SE­RIE, EN UNA DE LAS GRAN­DES HIS­TO­RIAS DE AMOR DE LA TE­LE­VI­SIÓN

men­to y el ci­mien­to de la se­rie.

Por­que Mas­ters of sex se­ría una me­ra co­lec­ción de mo­men­tos más o me­nos di­ver­ti­dos, más o me­nos pi­can­tes, sin la ten­sión en­tre am­bos pro­ta­go­nis­tas. Mas­ters, en ma­nos de Sheen, es un ca­rác­ter con­tra­dic­to­rio, por mo­men­tos un mi­se­ra­ble, en otros un ser des­va­li­do. John­son, gra­cias a Ca­plan, es una mu­jer en la que se in­tu­ye el fu­tu­ro, y tam­bién las mi­se­rias de los años en que le to­ca vi­vir. Su his­to­ria po­dría lle­gar a ser una de las gran­des his­to­rias de amor de la te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.