Nue­vas ten­den­cias

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - Ser­gi Pà­mies

Los va­lo­res de la pi­ra­te­ría au­dio­vi­sual es­tán tan in­te­gra­dos en la co­ti­dia­ni­dad que cuan­do ha­ce unas se­ma­nas se emi­tió el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de Brea­king bad (aho­ra en Pa­ra­mount Co­medy) y se con­ta­bi­li­za­ron 500.000 des­car­gas ile­ga­les, el he­cho fue ana­li­za­do más co­mo una ges­ta que co­mo un de­li­to. Los cam­bios tec­no­ló­gi­cos nos han traí­do una nue­va je­rar­quía de prio­ri­da­des. Hoy es más im­por­tan­te que ha­gan ne­go­cio los ven­de­do­res de ban­da an­cha y los pa­raí­sos im­pu­nes de dis­tri­bu­ción que los pro­duc­to­res y crea­do­res de con­te­ni­dos, que si­guen asu­mien­do la to­ta­li­dad del ries­go, el ta­len­to, la in­ver­sión y las car­gas fis­ca­les.

Has­ta aho­ra es­ta ten­den­cia se ha car­ga­do bue­na par­te de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca y es­tá ma­tan­do la au­dio­vi­sual con más vi­ru­len­cia que las le­yes del te­rri­ble mi­nis­tro Wert. El éxi­to de la pi­ra­te­ría no pue­de in­ter­pre­tar­se só­lo co­mo una lu­cha en­tre bue­nos y ma­los. Es la con­se­cuen­cia de un pro­ce­so de ne­gli­gen­cias que ha si­do apro­ve­cha­do de ma­ne­ra muy in­te­li­gen­te por las em­pre­sas que pa­ra ven­der sus pro­duc­tos (co­bran­do) crean la reali­dad pa­ra­le­la de una gra­tui-

EL PRI­MER FAC­TOR DE CON­TA­GIO ES LA IM­PU­NI­DAD PE­RO TAM­BIÉN LA PA­SI­VI­DAD DEL MER­CA­DO, QUE SI­GUE OFRE­CIEN­DO SUS PRO­DUC­TOS A PRE­CIOS AR­BI­TRA­RIOS

dad ins­tru­men­tal (igual ocu­rre con una par­te de la in­dus­tria del li­bro elec­tró­ni­co, que pa­ra po­der ven­der apa­ra­tos lec­to­res ne­ce­si­ta sa­cri­fi­car mon­ta­ñas de tí­tu­los gra­tui­tos y de li­qui­da­ción de de­re­chos des­con­tro­la­da). El pri­mer fac­tor de con­ta­gio es la im­pu­ni­dad pe­ro tam­bién la pa­si­vi­dad del mer­ca­do, que si­gue ofre­cien­do sus pro­duc­tos a unos pre­cios caó­ti­ca­men­te ar­bi­tra­rios. A to­do eso de­be­mos aña­dir un in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra que el atra­co sea per­fec­to: ha­ber lo­gra­do equi­pa­rar la pi­ra­te­ría a un va­lor de li­ber­tad y jus­ti­cia (los pi­ra­tas son co­mo Geor­ge Cloo­ney y Brad Pitt en Ocean’s ele­ven: la po­lla en vi­na­gre). Por eso sor­pren­de que en am­bien­tes que prac­ti­can la des­car­ga sis­te­má­ti­ca reine una con­sig­na de ho­nor ca­da vez más car­gan­te: la con­de­na del spoi­ler (eso que cuan­do éra­mos nor­ma­les de­no­mi­ná­ba­mos “con­tar el fi­nal”). De ma­ne­ra in­creí­ble, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les con­si­guen que no se cuen­te el fi­nal de las se­ries, de los ca­pí­tu­los o de las tem­po­ra­das y que se lle­gue a la pa­ra­do­ja de ha­blar cons­tan­te­men­te de his­to­rias de las cua­les no se pue­de aca­bar de ha­blar del to­do. Es un es­no­bis­mo que tie­ne ca­te­go­ría de ri­tual, tan fá­cil de adop­tar que su­pon­go que los in­cau­tos que co­me­ten el sa­cri­le­gio de “ha­cer un spoi­ler” se­rán vir­tual­men­te sa­cri­fi­ca­dos.

La fal­ta de es­crú­pu­los a la ho­ra de vio­lar los de­re­chos de au­tor, de edi­ción y de dis­tri­bu­ción con­tras­ta con la prohi­bi­ción fa­ná­ti­ca de con­tar el fi­nal. Por cier­to: an­tes de que la in­tran­si­gen­cia ga­ne más te­rreno, me to­mo la li­ber­tad de ha­cer un spoi­ler: al fi­nal nos mo­ri­re­mos to­dos, los pi­ra­tas y los no pi­ra­tas. (Y Pun­set tam­bién).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.