Es­tos vi­vos son te­rro­rí­fi­cos

ZOM­BIS SE ES­TRE­NA EL LU­NES LA CUAR­TA TEM­PO­RA­DA DE UNA SE­RIE QUE HA GA­NA­DO EN CRÍ­TI­CA Y PÚ­BLI­CO SO­BRE LA HIS­TO­RIA DE UNOS HU­MA­NOS TRAS UN HO­LO­CAUS­TO ZOMBI

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - SAL­VA­DOR EN­GUIX

Zom­bis ham­brien­tos y hu­ma­nos cu­ya mal­dad su­pera a la de los muer­tos vi­vien­tes. Es­tos son los pe­li­gros que de­be­rá se­guir sor­tean­do el gru­po de hu­ma­nos “bue­nos” li­de­ra­dos por el she­riff Rick Gri­mes (An­drew Lin­coln) en la cuar­ta tem­po­ra­da de The wal­king dead que se es­tre­na es­te pró­xi­mo lu­nes en Fox. Se­rán 16 nue­vos epi­so­dios en los que la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia tras un ho­lo­caus­to zombi se­gui­rá sien­do eje cen­tral de un ar­gu­men­to sos­te­ni­do por ese mag­ní­fi­co có­mic crea­do por Ro­bert Kirk­man y con di­bu­jos de Tony Moo­re. Pe­ro en es­ta cuar­ta en­tre­ga se in­ci­de aún más en la idea de que el peor pe­li­gro de los pro­ta­go­nis­tas no se­rán esos se­res ate­rra­do­res ham­brien­tos de vís­ce­ras y san­gre, sin sen­ti­mien­tos y que ca­mi­nan sin rum­bo, sino otros que co­mo El Go­ber­na­dor (per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Da­vid Mo­rris­sey) son una ame­na­za pa­ra la ra­za hu­ma­na.

Des­de su es­treno, la se­rie ha ga­na­do en crí­ti­ca y en pú­bli­co. El pri­mer epi­so­dio se emi­tió en oc­tu­bre del 2010 en la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se AMC; pe­ro su lan­za­mien­to des­per­tó mu­chas du­das. Era la pri­me­ra vez que una se­rie de te­le­vi­sión abor­da­ba el fe­nó­meno zombi, du­ran­te mu­chos años en­ca­si­lla­do en el ci­ne co­mo sub­gé­ne­ro de te­rror. Se con­ta­ba, eso sí, con el he­cho de que en los úl­ti­mos años Holly­wood ha apos­ta­do fuer­te y con éxi­to por el ci­ne zombi has­ta apar­tar­lo de la de­no­mi­na­da se­rie B in­yec­tan­do fuer­tes pre­su­pues­tos y fi­chan­do gran­des ac­to­res. Bue­nos ejem­plos son World war Z (2013) in­ter­pre­ta­da por Brad Pitt o la se­rie Re­si­dent evil (2002) con Mi­lla Jo­vo­vich de he­roí­na.

Pe­ro las du­das eran in­ten­sas en los pro­duc­to­res de The wal­king dead. Prue­ba de es­to fue que en su pri­me­ra tem­po­ra­da só­lo se emi­tie­ron seis ca­pí­tu­los. Con­ta­ban con un ele­men­to a su fa­vor a la ho­ra de plan­tear la se­rie, que era el éxi­to del có­mic de Ro­bert Kirk­man. Pe­ro tras­la­dar­lo a la pe­que­ña pan­ta­lla, y con ello en­trar en los ho­ga­res (has­ta ese mo­men­to el zombi era un ser aco­ta­do al ci­ne) plan­tea­ba ries­gos. To­ca­ba ser pru­den­tes an­te la po­si­ble res­pues­ta de la au­dien­cia fa­mi­liar. No en vano, pa­dres, ma­dres e hi­jos de to­das las eda­des iban a po­der con­tem­plar un re­la­to lleno de zom­bis ham­brien­tos de se­res hu­ma­nos, que co­men vís­ce­ras; y lu­chas cuer­po a cuer­po en­tre hu­ma­nos, y en­tre hu­ma­nos y zom­bis, ase­si­na­tos y otras va­rian­tes de es­té­ti­ca go­re.

Pe­ro con el tiem­po la se­rie ha su­pe­ra­do to­das las ba­rre­ras. La ca­li­dad en la di­rec­ción, el ex­ce­len­te guión (ba­sa­do en el có­mic), la bue­na in­ter­pre­ta­ción y, ade­más, la me­tá­fo­ra que tras­la­da (el ho­lo­caus­to zombi no de­ja de re­cor­dar­nos nues­tra efí­me­ra con­di­ción hu­ma­na an­te los de­sas­tres na­tu­ra­les o pro­vo­ca­dos) han aca­ba­do por en­gan­char a la au­dien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.