Mo­da­les (pe­no­sos)

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS -

¡Me­nu­do vue­lo Lon­dre­sBar­ce­lo­na! Dos pa­re­jas guays –las pa­re­jas guays de me­dia­na edad se cre­cen cuan­do via­jan por el mun­do– ha­blan en voz al­ta so­bre la mens­trua­ción de una de ellas. La mu­jer in­tu­ye que el asun­to no es del in­te­rés de los que com­par­ti­mos la es­pe­ra pa­ra el em­bar­que pe­ro su ma­ri­do, un hom­bre avan­za­do, re­pli­ca que se tra­ta de un asun­to “na­tu­ral” y no ba­ja el tono de la voz (de por sí ele­va­do).

Ya en el avión, del cie­lo nos cae un ma­tri­mo­nio mo­derno con dos ni­ños de unos sie­te y on­ce años. Via­jan de a dos en fi­las se­gui­das (pre­su­mo que los ni­ños exi­gie­ron ven­ta­ni­lla). El me­nor se le­van­ta del asien­to en dos oca­sio­nes sin abrir la bo­ca ni pa­ra pe­dir per­mi­so ni pa­ra agra­de­cer que el pa­sa­je­ro de pa­si­llo –ser­vi­dor de us­te­des– se le­van­te. Tam­po­co su ma­dre ha­bla por la cria­tu­ra, ca­da vez más due­ño del es­ce­na­rio. A mi­tad de vue­lo, el cha­val op­ta por apo­rrear dos bo­te­llas –su­pon­go que re­cla­ma más aten­ción– y una pa­sa­je­ra de la mis­ma fi­la, al otro la­do del pa­si­llo, exi­ge –sí, a ser­vi­dor– que ha­ga ca­llar al ni­ño. Ya no es una jo­ven­ci­ta pe­ro co­mo es­tá irri­ta­da se di­ri­ge a mí sin mi­ra­mien­tos, ni un ho­la de en­tra­da ni un por fa­vor al fi­nal. “¡Yo no soy el pa­dre¡”, acla­ro, in­men­sa­men­te des­can­sa­do. “¡Dí­ga­le que pa­re!”, res­pon­de, se­ca­men­te. Co­mo no hi­ce la mi­li –jo­ven no, ex­ce­den­te de cu­po– ni he ser­vi­do a tiranos, me li­mi­to a mi­rar a la ma­dre, que ha cap­ta­do la si­tua­ción y pi­de a su hi­jo que pa­re sin bal­bu­cear­nos un “¡ya sa­be có­mo son los ni­ños!”. No sé, al­gu­na pa­la­bra amable. To­dos he­mos mal­edu­ca­do pe­ro, co­mo mí­ni­mo, he­mos pre­sen­ta­do mil ex­cu­sas...

¿Cuán­do una ca­de­na de te­le­vi­sión es­pa­ño­la pro­du­ci­rá pro­gra­mas ra­zo­na­bles so­bre mo­da­les y edu­ca­ción? ¿No hay aca­so un exi­to­so pro­gra­ma en Cua­tro so­bre un re­edu­ca­dor de ca­nes (El en­can­ta­dor de pe­rros)? Ma­te­ria pa­ra una se­rie o un reality la hay. Y so­mos mu­chos los que agra­de­ce­ría­mos apren­der, ver re­fle­ja­dos nues­tros erro­res o, sim­ple­men­te, sa­ber si hay que ba­jar una es­ca­le­ra por de­lan­te de una mu­jer, có­mo hay que en­trar en un ta­xi en com­pa­ñía o la for­ma de re­cla­mar la de­vo­lu­ción de un li­bro pres­ta­do... Son tan­tas y tan­tas las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que po­nen a prue­ba nues­tra edu­ca­ción que me­re­ce­ría la pe­na un es­pa­cio te­le­vi­si­vo

TRAS UN LON­DRES-BAR­CE­LO­NA LLENO DE GRO­SE­RÍAS, UNO SE PRE­GUN­TA CUÁN­DO HA­BRÁ UN ES­PA­CIO TE­LE­VI­SI­VO SIN ESNOBISMOS SO­BRE LA EDU­CA­CIÓN

al res­pec­to. Du­do que la ex­pe­rien­cia del Lon­dres-Bar­ce­lo­na sea in­só­li­ta.

Al­gu­nos pro­gra­mas han abor­da­do los mo­da­les pe­ro tien­den a la ca­ri­ca­tu­ra, ti­po Car­men Lomana en­se­ñan­do a em­plear la cu­cha­ri­lla del ca­viar a ado­les­cen­tes del ex­tra­rra­dio. No es cues­tión de que un es­nob nos acon­se­je a com­por­tar­nos en Bal­mo­ral. Se tra­ta, sim­ple­men­te, de abor­dar una la­gu­na so­cial de for­ma ame­na. ¡Se con­vi­ve tan a gus­to en­tre per­so­nas edu­ca­das!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.