Cui­da­do con los abue­los

EL NUE­VO PRO­GRA­MA DE CÁ­MA­RA OCUL­TA DE AN­TE­NA 3 CON­SI­GUE QUE PER­SO­NAS MA­YO­RES RUBORICEN A LOS JÓ­VE­NES POR SU COM­POR­TA­MIEN­TO DE­SEN­FA­DA­DO

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - CAR­LOS NO­VO Los ma­yo­res gam­be­rros

Una ban­da de abue­los an­da suel­ta. Se les pue­de ver des­de me­dia­dos de sep­tiem­bre los vier­nes por la ma­ña­na en An­te­na 3. Son sie­te mu­je­res y sie­te hom­bres con as­pec­to de an­cia­nos res­pe­ta­bles, acha­co­sos e inofen­si­vos, pe­ro no. Les en­can­ta ju­gár­se­la a los jó­ve­nes. Son ma­ca­rras, bro­mis­tas y des­in­hi­bi­dos. Su hobby son las gam­be­rra­das. “Me en­can­ta ser un gam­be­rro”, co­men­ta a La Van­guar­dia, Pe­pe Ál­va­rez, de 73 años, to­da una vi­da de­di­ca­da a la con­ta­bi­li­dad y ase­so­ría fis­cal y aho­ra una de las es­tre­llas de Los ma­yo­res gam­be­rros, el úni­co pro­gra­ma de cá­ma­ra ocul­ta que se emi­te ac­tual­men­te en la te­le­vi­sión es­pa­ño­la, con una au­dien­cia es­ti­ma­da en unos dos mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res.

Son tre­ce pro­gra­mas que ha gra­ba­do la pro­duc­to­ra Glo­bo­me­dia pa­ra An­te­na 3. El for­ma­to es una adap­ta­ción del bel­ga Be­ni­dorm bas­tards (Los bas­tar­dos de Be­ni­dorm), es­tre­na­do en el 2010 y que ya ha si­do ex­por­ta­do a paí­ses co­mo Di­na­mar­ca, No­rue­ga, Sue­cia, Es­ta­dos Uni­dos (don­de lo pro­ta­go­ni­zó Betty Whi­te, la inol­vi­da­ble Ro­se de Las chi­cas de oro) o la In­dia, y que ha ga­na­do un Emmy In­ter­na­cio­nal en el 2011 en la ca­te­go­ría de co­me­dia.

Si en su ver­sión ori­gi­nal el pro­gra­ma cuen­ta las tras­ta­das de un gru­po de tu­ris­tas ju­bi­la­dos bel­gas en la fa­mo­sa pla­ya ali­can­ti­na, la adap­ta­ción es­pa­ño­la se ha gra­ba­do en Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Sevilla y Va­len­cia. Son 25 mi­nu­tos lle­nos de sket­ches bre­ves y sin nin­gu­na re­la­ción en­tre ellos. El pro- ta­go­nis­ta siem­pre es una per­so­na ma­yor –los 14 se­lec­cio­na­dos tie­nen en­tre 65 y los 90 años– y la víc­ti­ma siem­pre un jo­ven. “Aquí no que­re­mos víc­ti­mas con pe­lo blan­co”, di­ce Be­go­ña Puig, la pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va del pro­gra­ma.

El cas­ting pa­ra se­lec­cio­nar a los abue­los fue la­bo­rio­so. Al fi­nal, Glo­bo­me­dia se de­can­tó por per­so­nas que te­nían al­gu­na ex­pe­rien­cia en el tea­tro co­mo afi­cio­na­dos, al que llegaron en su tiem­po li­bre al ju­bi­lar­se. En­tre los 14 hay un po­co de to­do: un me­cá­ni­co de man­te­ni­mien­to, un li­no­ti­pis­ta, una pro­fe­so­ra, una asis­ten­te so­cial, co­mer­cia­les, una pe­lu­que­ra, amas de ca­sa... Tam­bién una ex se­cre­ta­ria de di­rec­ción, Mi­la­gros Mo­rón, de 72 años que no apa­ren­ta en ab­so­lu­to; tan­to es así que an­tes de ca­da gra­ba­ción tie­ne que pa­sar­se por la pe­lu­que­ría pa­ra que la en­ve­jez­can un po­co.

A Mi­la­gros, co­mo a Pe­pe Ál­va­rez, una de las co­sas que más le ha sor­pren­di­do del pro­gra­ma “es lo bien que han lle­va­do los jó­ve­nes el ser víc­ti­mas de la bro­mas. En al­gu­nos ca­sos ter­mi­na­ron has­ta aplau­dién­do­nos”.

Lo co­rro­bo­ra Juan An­drés Gar­cía, el di­rec­tor de pro­gra­mas de Glo­bo­me­dia. “Pa­ra que una bro­ma pue­da emi­tir­se, la víc­ti­ma en cues­tión tie­ne que dar su con­sen­ti­mien­to y só­lo nos he­mos en­con­tra­do con un 20% de ne­ga­ti­vas, lo que es­tá muy bien”.

Y es que hay que te­ner hu­mor pa­ra aguan­tar al­gu­nas de las bro­mas. Las si­tua­cio­nes son de to­do ti­po: un ju­bi­la­do que cuen­ta el cuen­to de la ra­na Gus­ta­vo y lo de­ja a me­dio ter­mi­nar; otro que lla­ma hor­te­ra a un hor­te­ra de pla­ya y lue­go acu­sa a otro de ser quien lo ha di­cho; unos abue­los que cuel­gan en su bal­cón la pan­car­ta con el le­ma: “Lle­va­mos mu­da lim­pia”; los que es­tán dis­pues­tos a pa­rar el trá­fi­co con otra sá­ba­na en la que se lee “Me­nos hi­po­te­ca y más dis­co­te­ca”; una pa­re­ja que se be­sa apa­sio­na­da­men­te en mi­tad de un cen­tro co­mer­cial; la se­ño­ra que re­la­ta a voz en gri­to por el mó­vil sus li­gues y re­sa­cas; la viu­da que se pa­sea con una ur­na con las ce­ni­zas de su ma­ri­do; el abue­lo que in­cor­dia a to­do el mun­do con su bas­tón; las abue­las que uti­li­zan jue­gue­tes se­xua­les; las adic­tas a 50 som­bras de Grey”...

Al­gu­nas de las bro­mas son traí­das de la se­rie ori­gi­nal bel­ga, pe­ro otras son de pro­duc­ción pro­pia, adap­ta­das al ca­rác­ter es­pa­ñol. “Una de las co­sas que di­fe­ren­cia al pro­gra­ma es la reac­ción de la víc­ti­ma. La víc­ti­ma bel­ga se que­da en blan­co, sin sa­ber có­mo reac­cio­nar. En Es­pa­ña se par­ten de ri­sa”, ex­pli­ca Be­go­ña Puig.

Es­tos abue­le­tes son de ar­mas to­mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.