‘Olor de co­lò­nia’, pa­tri­mo­nio res­ca­ta­do

CON LA ADAP­TA­CIÓN TE­LE­VI­SI­VA DE LA NO­VE­LA ‘OLOR DE CO­LÒ­NIA’, DE SÍLVIA ALCÀNTARA, SE EN­TRA POR PRI­ME­RA VEZ EN FIC­CIÓN EN EL MUN­DO OL­VI­DA­DO DE LAS CO­LO­NIAS TEX­TI­LES

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - FRAN­CESC PUIG

Las co­lo­nias tex­ti­les fue­ron una par­te muy im­por­tan­te del pa­sa­do in­dus­trial de Ca­ta­lun­ya has­ta los se­sen­ta, pe­ro has­ta aho­ra nun­ca se ha­bía rea­li­za­do una fic­ción que re­cu­pe­ra­ra es­te mun­do des­apa­re­ci­do. La adap­ta­ción de la no­ve­la Olor de co­lò­nia, de Sílvia Alcàntara, lle­na es­te va­cío y po­ne la pri­me­ra pie­dra pa­ra re­cu­pe­rar es­te pa­tri­mo­nio ol­vi­da­do. TV3 emi­ti­rá el lu­nes 14 y el mar­tes 15 es­ta mi­ni­se­rie, di­vi­di­da en dos ca­pí­tu­los, pro­du­ci­da por TVC y Diagonal TV, di­ri­gi­da por Lluís M. Güell y con adap­ta­ción y di­rec­ción de guión de To­ni Ca­bré.

Olor de co­lò­nia evo­ca la vi­da de una co­lo­nia tex­til del Llo­bre­gat en los cin­cuen­ta a tra­vés de his­to­rias cru­za­das, re­la­cio­nes de po­der y su­mi­sión, amo­res prohi­bi­dos y odios irre­con­ci­lia­bles. La his­to­ria arran­ca en la co­lo­nia Vi­la­do­mat cuan­do Isi­dre (Da­vid Vert), es­cri­bien­te prin­ci­pal de la co­lo­nia, mue­re en el in­cen­dio de la fá­bri­ca y, po­co des­pués, su mu­jer, Te­re­sa (Ma­ria Mo­lins), tie­ne que ce­der la ca­sa al nue­vo es­cri­bien­te prin­ci­pal, Cli­ment (Pep Pla­nas), con quien vi­vió un amor de ado­les­cen­cia nun­ca ol­vi­da­do.

La adap­ta­ción ha con­ta­do con la co­la­bo­ra­ción de la autora, Síl- via Alcàntara. “Ha si­do muy fá­cil tra­ba­jar con ella, ha de­ja­do ha­cer y ha con­fia­do mu­cho en el equi­po”, di­jo Joan Bas, di­rec­tor de Diagonal TV, en el ac­to de pre­sen­ta­ción de la mi­ni­se­rie.

El di­rec­tor Lluís M. Güell re­mar­có que “se ha res­pe­ta­do la esen­cia y el es­pí­ri­tu de la no­ve­la y el mun­do que re­tra­ta”, y se ha con­se­gui­do que la autora que­da­ra muy sa­tis­fe­cha de la adap­ta­ción. “Pa­ra un di­rec­tor es muy im­por­tan­te te­ner un cor­pus li­te­ra­rio pa­ra cons­truir la dra­ma­tur­gia. Yo lo he te­ni­do con Las vo­ces del Pa­mano (Jau­me Ca­bré) y con Olor de co­lò­nia”. Aun­que ha es­pe­ci­fi­ca­do que el len­gua­je li­te­ra­rio y el au­dio­vi­sual son di­fe­ren­tes, “la mi­ni­se­rie tie­ne su geo­gra­fía, sus nor­mas, pe­ro no pue­de trai­cio­nar el es­pí­ri­tu de la no­ve­la”.

Es­ta fic­ción, al igual que la no­ve­la, per­mi­te ex­pli­car el tra­ba­jo que se ha­cía den­tro de es­te mun­do lleno de pe­que­ños mun­dos. “Es un do­cu­men­to his­tó­ri­co. El río Llo­bre­gat tie­ne unas 23 co­lo­nias y pa­re­ce ser que es un pa­tri­mo­nio úni­co en el mun­do”. Se­gún Güell, las co­lo­nias tex­ti­les eran una mez­cla “de una uto­pía obre­ra y un feu­da­lis­mo pa­ter­na­lis­ta”, don­de to­do gi­ra­ba en torno al mo­tor de la fá­bri­ca, su di­rec­tor, los due­ños, la igle­sia... La mi­ni­se­rie apor­ta un im­por­tan­te va­lor do­cu­men­tal aña­di­do, ya que se ex­pli­ca, a par­tir de di­fe­ren­tes lí­neas dra­má­ti­cas, la gran épo­ca in­dus­trial-tex­til de Ca­ta­lun­ya. “Se re­cu­pe­ra un pa­tri­mo­nio que se po­drá estudiar en las es­cue­las”, aña­de.

El di­rec­tor qui­so des­ta­car la gran du­re­za del ro­da­je. “Pa­sa­mos mu­cho frío, in­clu­so gra­ban­do la es­ce­na del in­cen­dio”. Pe­ro la ma­yor di­fi­cul­tad téc­ni­ca fue el ro­da­je de los te­la­res, cu­yas es­ce­nas es un pun­tal de la se­rie: “Es la pri­me­ra vez que se ha re­pro­du­ci­do una na­ve de te­la­res fun­cio­nan­do, 300 te­la­res que se han tra­ba­ja­do di­gi­tal­men­te a par­tir de sie­te te­la­res, de los cua­les só­lo uno fun­cio­na­ba y otro a me­dias”.

Pa­ra re­tra­tar es­te mun­do des­apa­re­ci­do, se ha re­pro­du­ci­do el

EL GRAN RE­TO TÉC­NI­CO HA SI­DO RE­PRO­DU­CIR DI­GI­TAL­MEN­TE UNA NA­VE DE 300 TE­LA­RES EN AC­CIÓN, A PAR­TIR DEL ÚNI­CO TELAR QUE SE­GUÍA FUN­CIO­NAN­DO

pro­ta­go­nis­mo co­ral de la no­ve­la. Güell ex­pli­ca que se ha in­ten­ta­do mez­clar neo­rrea­lis­mo y cos­tum­bris­mo pe­ro bus­can­do siem­pre la reali­dad y adap­tán­do­se al rit­mo de las exi­gen­cias te­le­vi­si­vas de hoy día. “Ha­cía fal­ta gol­pear al es­pec­ta­dor con la ver­dad, los sen­ti­mien­tos, las emo­cio­nes de nues­tros hé­roes co­ti­dia­nos, que no son otra co­sa que per­fec­tos y gran­des an­ti­hé­roes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.