“Ave­crén”

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS -

Se­ño­res co­rrec­to­res, por fa­vor no co­rri­jan el enun­cia­do, po­ne “Ave­crén” y no “Ave­crem”. Por su­pues­to que sa­be­mos có­mo se lla­ma el so­pi­cal­do de nues­tra in­fan­cia, el aro­ma de los co­ci­dos de un épo­ca: Ave­crem, así, con una eme al fi­nal. Pe­ro en su úl­ti­ma pu­bli­ci­dad, y aun­que en los en­va­ses apa­re­ce es­cri­to así, con eme, en la pro­nun­cia­ción de las pro­ta­go­nis­tas del anun­cio te­le­vi­sa­do, las ni­ñas Cam­pos, ma­dre e hi­ja, di­cen “Ave­crén”, con una so­no­ra ene. Ni es pa­ra asus­tar­se ni pa­ra de­nun­ciar­las, for­ma par­te de las con­ce­sio­nes a las que tie­ne de­re­cho cual­quier ce­le­bri­dad de la pe­que­ña pan­ta­lla que se pre­cie. To­le­ra­do ya el acen­to de su Má­la­ga na­tal, ha­bi­tual­men­te las Cam­pos se co­men las eses, com­pri­men los fi­na­les y afi­nan plu­ra­les, al­go que gus­ta tan­to a to­do el mun­do co­mo dis­gus­ta el acen­to ca­ta­lán y eso que se tra­ta só­lo de eso, de acen­tos, ima­gí­nen­se el res­to. Las co­lo­ris­tas (por ves­tua­rio y ac­ce­so­rios) pre­sen­ta­do­ras si­guen las pau­tas de mu­chos co­le­gas me­se­ta­rios, in­ca­pa­ces de pro­nun­ciar dos con­so­nan­tes fuer­tes jun­tas en el cen­tro de una pa­la­bra o una suel­ta al fi­nal. Fí­jen­se có­mo pro­nun­cian con­cep­to: di­cen “con­cet­to”, o sea re­pi­ten la me­nos du­ra; mam­pa­ra es “man­pa­ra”: con­tac­to es “cont­ta­to”. Y así to­das las de­más. Pe­ro no pa­sa na­da, son eso, con­ce­sio­nes ha­bi­tua­les. ¿Que de­for­man el len­gua­je? Bueno, hay ma­les peo­res, la ma­yo­ría po­pu­lar lo en­cuen­tra gra­cio­so. Co­mo de­ci­di­rán que lo son los des­ma­ya­dos fi­na­les de To­màs Mo­li­na, uno de los hom­bres del tiem­po de TV3, cons­cien­te el pro­fe­sio­nal, que lo es, de que sus úl­ti- mas pa­la­bras son siem­pre sus­pi­ros de in­te­rior.

Na­die pue­de con­tra el gri­te­río ha­bi­tual que for­ma par­te del idea­rio de al­gu­nas emi­sio­nes, tan dis­cul­pa­ble co­mo la ono­ma­to­pe­ya “eeeeee” que usa reite­ra­da­men­te Ana Rosa Quin­ta­na, y que sue­na a mur­mu­llo zen que de­no­ta du­da an­te lo que va a de­cir. O la ace­le­ra­ción de El Gran Wyo­ming (ge­nial El in­ter­me­dio), cuan­do quie­re se­guir el rit­mo de Chris­tian Gál­vez en Pa­sa­pa­la­bra (¿en­tien­den real­men­te los con­cur­san­tes lo que les pre­gun­ta?) y se ha­ce un lío con el te­le­prom­pter. En cam­bio, a An­ne Igar­ti­bu­ru, que tam­bién le pa­sa, tra­ta de co­rre­gir­lo atu­sán­do­se el mo­de­li­to, co­lo­can­do una son­ri­sa la­te­ral e im­pro­vi­san­do tex­tos y es peor. Son de­ta­lles com-

DEL PRO­BLE­MA DE LAS CON­SO­NAN­TES A LOS (MA­LOS) HÁ­BI­TOS DE AL­GU­NOS PRE­SEN­TA­DO­RES, IN­CONS­CIEN­TES DE QUE SON MO­DE­LOS DE CON­DUC­TA

ple­men­ta­rios a ac­ti­tu­des sin so­lu­ción: Su­sa­na Gri­so ja­más sal­pi­ca­rá su si­lue­ta aun­que ha­ble de crí­me­nes ho­rri­bles (en esos mo­men­tos tie­ne va­rios), y siem­pre se­rá fi­na es­ti­lis­ta ca­ta­la­na pre­gun­te lo que pre­gun­te. Su dul­zu­ra con­tras­ta con la ri­gi­dez de Ma­ri­ló Mon­te­ro, aris­ca y agres­te Ati­la de pla­tó que lan­za dar­dos sin des­com­po­ner su agre­si­vo ric­tus. Y pa­ra agre­si­va ya es­tá Mi­la Ximénez de Cis­ne­ros ( Sál­va­me), mu­cho más fres­ca, bra­va y que­ri­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.