Las no­ti­cias del si­len­cio

LOS IN­TÉR­PRE­TES DEL LEN­GUA­JE DE SIG­NOS MA­NUA­LES PRES­TAN UN GRAN SER­VI­CIO A LOS MÁS DE 250.000 SOR­DOS QUE MI­RAN LA TE­LE­VI­SIÓN EN ES­PA­ÑA

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - JOA­QUIM ROGLAN Te­le­no­tí­cies ves­pre

To­das las no­ti­cias pa­san por sus ma­nos y las con­vier­te en sig­nos y ges­tos. Eva Requera es la in­tér­pre­te de los 25.000 sor­dos que mi­ran la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca de Ca­ta­lun­ya. Su ima­gen apa­re­ce en un re­cua­dro arrin­co­na­do en la pan­ta­lla. No ha­bla, ges­ti­cu­la y tra­za sig­nos en el ai­re a la ve­lo­ci­dad del rayo. Su au­dien­cia no oye na­da por­que vi­ve en un mun­do de si­len­cio, pe­ro en­tien­de to­do lo que se di­ce en los in­for­ma­ti­vos. Se cal­cu­la que en Es­pa­ña hay más de 250.000 sor­dos que pue­den ver unos po­cos pro­gra­mas con in­tér­pre­te en TVE, La Sex­ta, Ca­nal Sur, Ca­nal 9 y en otros ca­na­les que em­pie­zan a es­tar por es­ta labor. La di­fe­ren­cia es que Requera tra­du­ce ca­da día en la pan­ta­lla des­de el 2000 y usa un len­gua­je de sig­nos dis­tin­to al de otras te­le­vi­sio­nes. Es la len­gua de sig­nos ca­ta­la­na, muy di­fe­ren­te a la cas­te- lla­na, la ga­lle­ga y la vas­ca. Pe­ro gra­cias a Requera y a sus co­le­gas in­tér­pre­tes, un 2% de la po­bla­ción es­pa­ño­la es gen­te que sin ha­blar se en­tien­de.

Eva Requera na­ció en la Vila de Grà­cia de Bar­ce­lo­na, vi­ve en el oa­sis del del­ta del Ebro y es li­cen­cia­da en Pe­da­go­gía y en Tu­ris­mo. De­bu­tó en el in­for­ma­ti­vo Bon dia de TV3, ha pa­sa­do por otros Te­le­no­tí­cies y tra­ba­ja tam­bién en el Ca­nal 3/24. Siem­pre pe­que­ñi­ta en su re­cua­dro, an­tes de lle­gar a ese rincón del plas­ma lu­chó pa­ra que maes­tros y tra­duc­to­res del len­gua­je de sig­nos ma­nua­les fue­sen re­co­no­ci­dos ofi­cial­men­te co­mo in­tér­pre­tes pro­fe­sio­na­les. Es de la pri­me­ra pro­mo­ción y tu­vie­ron que for­mar­se y exa­mi­nar­se en­tre ellas y ellos por­que na­die sa­bía más de ese len­gua­je. No en vano, ha­bían tra­ba­ja­do mu­chos años co­mo vo­lun­ta­rios pa­ra en­se­ñar y ayu­dar a per­so­nas sin au­di­ción.

Requera le­van­ta la mano de­re­cha, pa­re­ce que re­co­ge al­go que hay en lo al­to, lo ba­ja, lo re­frie­ga con­tra al­go en su pal­ma iz­quier­da y ya es­tá. En mi­lé­si­mas de se­gun­do ha di­cho pan con to­ma­te de la ma­ta. Eso no lo cap­tan ni los ca­ta­la­nes con buen oí­do, ni los sor­dos del res­to de Es­pa­ña. De igual mo­do, los sor­dos ca­ta­la­nes no en­tien­den del to­do la len­gua de sig­nos que ven en TVE. Unos y otros com­pren­den ideas y con­cep­tos de las otras len­guas, pe­ro se les es­ca­pan los de­ta­lles, ma­ti­ces y fra­ses he­chas. La len­gua de sig­nos ca­ta­la­na tie­ne unos qui­nien­tos años, más o me­nos co­mo la chi­na, no se pa­re­ce a las otras de la Pe­nín­su­la y Ca­na­rias, y só­lo un po­co a la va­len­cia­na, que es más se­me­jan­te a la cas­te­lla­na. E igual pa­sa con la vas­ca y la ga­lle­ga.

Se­gún Requera, eso no im­por­ta

LAS ASO­CIA­CIO­NES DE SOR­DOS ES­PA­ÑO­LES SON CO­MO UN LOBBY DEL SI­LEN­CIO: POR ESO CA­SI TO­DOS CO­NO­CEN O SA­BEN QUIÉN ES Y CÓ­MO IN­FOR­MA EVA REQUERA

de­ma­sia­do, por­que las aso­cia­cio­nes de sor­dos es­pa­ño­les son muy ac­ti­vas y reivin­di­ca­ti­vas, siem­pre es­tán en con­tac­to, or­ga­ni­zan en­cuen­tros, fies­tas, ac­tos culturales y via­jes de in­ter­cam­bio. Se jun­tan y con­ver­san de to­do en un diá­lo­go de sor­dos don­de na­die ha­bla y to­dos se en­tien­den. Son co­mo un lobby del si­len­cio, por eso ca­si to­dos co­no­cen o sa­ben quién es Eva Requera. Y los sor­dos ca­ta­la­nes, des­de que era una ni­ña. Hi­ja de pa­dres sor­dos, su len­gua ma­ter­na es la de los sig­nos. Se crió y cre­ció en­tre en­ti­da­des de sor­dos y pa­sa­ba los fi­nes de se­ma­na con sus ni­ños y sus fa­mi­lias. La apren­dió de mo­do na­tu­ral, por in­mer­sión en un co­lec­ti­vo sin rui­dos ni ban­da so­no­ra.

Ca­da vez que se la ve en la pan­ta­lla, es­tre­me­ce pen­sar que el na­zis­mo ex­ter­mi­nó al 60% de ale­ma­nes sor­dos. “Aquí se les con­si­de­ra­ba ta­ra­dos y sub­nor­ma­les, y no se les per­mi­tía en­trar en la es­cue­la pú­bli­ca. Cuan­do lo con­si­guie­ron, só­lo les en­se­ña­ban cua­tro le­tras y a co­ser”, re­cuer­da Requera. Aun­que nun­ca ha­bla en la te­le­vi­sión, su voz es cal­ma, di­dác­ti­ca y pre­cio­sa.

Eva Requera abre un mun­do co­mu­ni­ca­ti­vo, con sus ges­tos sim­bó­li­cos, a las per­so­nas con di­fi­cul­ta­des au­di­ti­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.