La ma­gia en la te­le es me­nos

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS -

De los días le­ja­nos de mi in­fan­cia re­cuer­do ha­ber vis­to mu­cha ma­gia e ilu­sio­nis­mo en la te­le­vi­sión en blan­co y ne­gro: sa­bles que atra­vie­san ca­jas con chi­ca den­tro, pa­lo­mas que vue­lan des­de som­bre­ros de co­pa, mo­ne­das que cam­bian de bol­si­llo, pa­ñue­los que se con­vier­ten en ra­mos de flo­res, cuer­das anu­da­das que se mu­dan en una so­la cuer­da li­sa, ma­gos que se es­ca­pan de un mon­tón de ca­de­nas... Éra­mos ni­ños. Éra­mos más in­ge­nuos. To­do es­to ya no compu­ta en te­le­vi­sión.

La úni­ca fas­ci­na­ción que per­vi­ve de aque­llos tiem­pos de ma­gos te­le­vi­si­vos es la ma­gia de Juan Ta­ma­riz (que pre­ci­sa­men­te de­ci­dió ale­jar­se de la te­le­vi­sión): ca­da vez que Ta­ma­riz sal­ga en te­le­vi­sión, aho­ra y siem­pre, fas­ci­na­rá y en­can­di­la­rá, por­que Ta­ma­riz es mu­cho más que un ma­go, es un sa­bio de la vi­da y un eru­di­to del ilu­sio­nis­mo y, so­bre to­do, un ge­nio del es­pec­tácu­lo, del buen ro­llo, la em­pa­tía, el hu­mor, un ma­go de la in­te­li­gen­cia en gra­do su­mo, al­go que só­lo se da una vez por ca­da ge­ne­ra­ción. Y que du­re.

Por ar­te de ma­gia ha in­ten­ta­do rein­ven­tar la ma­gia pa­ra in­su­flar­le in­te­rés te­le­vi­si­vo..., y no ha po­di­do ser. Los ma­gos e ilu­sio­nis­tas en la te­le dan pa­ra un ra­ti­to, una sec­ción bre­ve, un mo­men­ti­to, pe­ro no pa­ra un pro­gra­ma entero (por muy bue­nos y bue­nas per­so­nas que sean): la ten­sión pro­lon­ga­da que pre­ci­san se sus­ten­ta en el cuer­po a cuer­po de un tea­tro, es muy di­fí­cil man­te­ner­la en la te­le­vi­sión, que ya nos en­se­ña­ron en la fa­cul­tad que es un me­dio frío por­que te per­mi­te mi­rar con dis­tan­cia, de­ma­sia­da dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.