Por es­tas ca­lles ya he pa­sea­do

LAS SE­RIES DE TE­LE­VI­SIÓN, CO­MO EL CI­NE, HAN IN­CRUS­TA­DO EN NUES­TRA ME­MO­RIA LA SO­CIO­LO­GÍA E ICO­NO­GRA­FÍA DE MU­CHAS CIU­DA­DES DE ES­TA­DOS UNI­DOS

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - SAL­VA­DOR ENGUIX

El des­cen­so a los in­fier­nos de Whal­ter Whi­te (o su peor ver­sión de Hein­sen­berg), per­so­na­je cen­tral de Brea­king bad, nos ha per­mi­ti­do acer­car­nos al pai­sa­je ur­bano y ru­ral de Al­bu­quer­que (Nue­vo Mé­xi­co, EE.UU.). Tan­to que has­ta su al­cal­de, Ri­chard Berry, re­co­no­ce que es­ta for­mi­da­ble se­rie de te­le­vi­sión ha des­per­ta­do el in­te­rés de mi­les de tu­ris­tas ha­cia un en­cla­ve ra­ra vez usa­do an­te­rior­men­te co­mo es­ce­na­rio pa­ra pro­duc­cio­nes au­dio­vi­sua­les. No es una ex­cep­ción. Por­que la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se, y tam­bién el ci­ne, han lo­gra­do ubi­car en el idea­rio co­lec­ti­vo oc­ci­den­tal una se­rie de ciu­da­des de ese país que, aun­que pro­ba­ble­men­te no he­mos vi­si­ta­do, for­man par­te ya par­te de nues­tro ima­gi­na­rio.

Es la ven­ta­ja de te­ner una in­dus­tria cul­tu­ral do­mi­nan­te en Oc­ci­den­te. Pues urbes co­mo Nue­va York, Los Án­ge­les, San Fran­cis­co, Was­hing­ton, Mia­mi, Seattle, Chica­go o Las Ve­gas, co­mo ejem­plos, son des­de ha­ce dé­ca­das re­fe- ren­cia obli­ga­da en cam­pos co­mo la cul­tu­ra, la eco­no­mía o el en­tre­te­ni­mien­to. El ci­ne es­ta­dou­ni­den­se, a lo lar­go de los úl­ti­mos cien años, se ha en­car­ga­do de pro­yec­tar­las con vo­ca­ción, y la lista de tí­tu­los que lo con­fir­man es enor­me. Pe­ro la te­le­vi­sión tam­bién tie­ne, más aún en los úl­ti­mos años y con el au­ge de las se­ries, gran par­te de res­pon­sa­bi­li­dad. La di­fe­ren­cia es que con las se­ries de te­le­vi­sión, en oca­sio­nes con de­ce­nas de ca­pí­tu­los, co­no­ce­mos con más detalle es­tas mis­mas ciu­da­des, con­ver­ti­das en es­ce­na­rios úni­cos. In­clu­so se po­dría de­cir que la se­lec­ción de una ciu­dad pue­de ayu­dar a fo­men­tar el éxi­to de ca­da pro­duc­to te­le­vi­si­vo.

Pon­ga­mos el ca­so de Nue­va York. Ciu­dad mil ve­ces usa­da por el ci­ne pa­ra re­la­tar­nos co­me­dias co­mo Man­hat­tan (1979) de Woody Allen, dra­mas co­mo Gangs of New York (2002) de Mar­tin Scor­se­se o ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les co­mo El día de ma­ña­na (2004) de Ro­land Em­me­rich. Con esos y otros tí­tu­los des­cu­bri­mos sus enor­mes ras­ca­cie­los, co­no­ci­mos los ta­xis ama­ri­llos, la co­mi­da ba­su­ra y el rui­do de sus ca­lles, y en­ten­di­mos la es­tre­san­te vi­da de sus ciu­da­da­nos. Pe­ro se­ries co­mo Se­xo en Nue­va York o Friends nos han per­mi­ti­do pe­ne­trar más en las cos­tum­bres de los neo­yor­ki­nos, sus há­bi­tos dia­rios, esos ca­fés en las fran­qui­cias más so­li­ci­ta­das, esos res­tau­ran­tes te­má­ti­cos, esas mo­das en be­bi­da, ro­pa, ar­te, mú­si­ca; y esas di­fi­cul­ta­des pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes en una ur­be enor­me, de am­plias dis­tan­cias y a la que nos gus­ta­ría vi­si­tar en más de una oca­sión.

Al­go pa­re­ci­do nos ocu­rre con Las Ve­gas, ciu­dad sím­bo­lo de mu­chos pla­ce­res y vi­cios, en­tre es­tos el jue­go. Sa­be­mos de su peor ca­ra, re­tra­ta­da en tí­tu­los co­mo Lea­ving Las Ve­gas (1995) de Mike Fig­gis, y tam­bién de su po­de­ro­sa in­dus­tria del jue­go con fil­mes co­mo Ca­sino (1995) de Scor­se­se. Pe­ro se­ries co­mo Las Ve­gas, con Ja­mes Caan co­mo pro­ta­go­nis­ta, o CSI Las Ve­gas, nos han de­ta­lla­do aún más des­de el fun­cio­na­mien­to de los sa­lo­nes de jue­go has­ta la es­truc­tu­ra de las ac­tua­les re­des cri­mi­na­les y ma­fio­sas que ope­ran con fa­ci­li­dad en es­ta ciu­dad del Oes­te de EE.UU.

El he­cho de que las cá­ma­ras re- cu­rran con­ti­nua­men­te a pla­nos re­cur­so de las ciu­da­des pa­ra re­lle­nar las ho­ras y ho­ras de emi­sión de ca­da se­rie han lo­gra­do ins­ta­lar en nues­tra me­mo­ria re­co­rri­dos ima­gi­na­rios sin ha­ber co­no­ci­do es­tos lu­ga­res. Se­gu­ra­men­te por­que, en el fon­do, nos gus­ta­ría re­co­rrer­los. Tam­po­co es nue­vo en el cam­po de la te­le­vi­sión. En la mí­ti­ca Las ca­lles de San Fran­cis­co (1972-1977) el te­nien­te Mike Sto­ne (Karl Mal­den) y el jo­ven de­tec­ti­ve Ste­ve Ke­ller (Mi­chael Dou­glas) nos mos­tra­ron al detalle una ciu­dad con enor­mes des­ni­ve­les en su con­fi­gu­ra­ción ur­ba­na (lo que cau­sa­ba enor­mes sal­tos de co­ches en las per­se­cu­cio­nes por las ca­lles). Con mu­cho más detalle que una no me­nos mí­ti­ca pe­lí­cu­la am­bien­ta­da en es­ta ciu­dad: Bu­llit (1968) pro­ta­go­ni­za­da por Ste­ve Mc­Queen.

Has­ta he­mos apren­di­do de la cli­ma­to­lo­gía de es­tas ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.