Se­gun­das opor­tu­ni­da­des

QUE HAN SI­DO PRO­TA­GO­NIS­TAS O SE­CUN­DA­RIOS EN SE­RIES, SE EN­RO­LAN EN OTRAS CON PA­PE­LES OPUES­TOS A LOS QUE YA HI­CIE­RON, O NO TAN­TO

La Vanguardia - Vivir TV - - NEWS - AU­RO­RA SE­GU­RA

Los ac­to­res sue­len que­jar­se de que apa­re­cer en se­ries, es­pe­cial­men­te si las au­dien­cias obli­gan a alar­gar­las has­ta el in­fi­ni­to, les en­ca­si­lla. Pe­ro un buen pu­ña­do de ellos se han em­bar­ca­do en otras aven­tu­ras te­le­vi­si­vas des­pués de per­ma­ne­cer va­rias tem­po­ra­das con un mis­mo pa­pel. Eso sí, sue­len ele­gir per­so­na­jes ra­di­cal­men­te dis­tin­tos a los an­te­rio­res. Y si bien unos han ad­qui­ri­do ma­yor re­le­van­cia por sus nue­vos pa­pe­les, tam­bién los hay que han re- sul­ta­do me­nos tras­cen­den­tes de lo es­pe­ra­do.

Uno de es­tos ca­sos es el de Rob Mo­rrow, el en­tra­ña­ble pro­ta­go­nis­ta de la muy re­co­men­da­ble, to­da­vía, Doc­tor en Alaska, que de­jó la se­rie tras seis tem­po­ra­das por pu­ro ago­ta­mien­to, aun­que se di­ce que fue por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos. El ca­so es que de ser un mé­di­co prin­ci­pian­te obli­ga­do a vi­vir en un re­mo­to, en dis­tan­cia y en fi­lo­so­fía de vi­da, pue­blo de Alaska y apren­der de sus cu­rio­sos ha­bi­tan­tes, pa­pel que bor­da­ba, se con­vir­tió en po­li­cía en Num­bers. Es es­te un pro­yec­to que la iden­ti­dad de sus pro­duc­to­res, los her­ma­nos Tony y Rid­ley Scott, au­gu­ra­ba de lo más pro­me­te­dor. Pe­ro ni si­quie­ra su ori­gi­nal plan­tea­mien­to –ya que los crí­me­nes se re­suel­ven me­dian­te com­ple­jas ecua­cio­nes matemáticas– le ha pro­por­cio­na­do el éxi­to que se au­gu­ra­ba. Tam­po­co Rob Mo­rrow re­sul­taz aquí tan creí­ble.

Con­si­de­ra en cam­bio Mandy Pa­tin­kin que ha da­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo con su per­so­na­je de agen­te de la CIA Saul Be­ren­son en Ho­me­land, la se­rie re­ve­la­ción cu­ya ter­ce­ra tem­po­ra­da aca­ba de ini­ciar­se en Es­pa­ña, des­pués de ha­ber re­nun­cia­do a su an­te­rior per­so­na­je, Ja­son Gi­deon, en Men­tes cri­mi­na­les, can­sa­do, de­cla­ra­ba, de la ex­ce­si­va vio­len­cia de esas his­to­rias de ase­si­nos en se­rie. “Tam­bién Ho­me­land con­tie­ne es­ce­nas vio­len­tas –jus­ti­fi­ca­ba–, pe­ro su men­sa­je es muy dis­tin­to y no lle­ga siem­pre en for­ma de vio­la­cio­nes y ase­si­na­tos. Ha si­do mi an­tí­do­to. Aquí só­lo se in- clu­ye vio­len­cia cuan­do es real­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra la tra­ma”. El pro­ta­go­nis­ta de es­ta, Da­mian Le­wis, el pelirrojo y con­tro­ver­ti­do ma­ri­ne res­ca­ta­do tras ocho años cau­ti­vo en Iraq, dio un pa­so ade­lan­te con es­te pa­pel, des­pués de só­lo dos tem­po­ra­das ha­cien­do de Charlie Crews, un de­tec­ti­ve que, ca­sua­li­da­des de la vi­da, tam­bién per­ma­ne­ce en­car­ce­la­do du­ran­te más de una dé­ca­da.

Mu­cho más dis­tin­tos en­tre sí son los dos per­so­na­jes te­le­vi­si­vos de Julianna Margulies: de en­fer­me­ra de Ur­gen­cias (re­sig­na­da ma­dre de los ge­me­los de Geor­ge Cloo­ney en la fa­mo­sa se­rie de mé­di­cos) a esposa no tan ab­ne­ga­da y abo­ga­da en The good wi­fe. Com­par­te car­tel con Ch­ris Noth, el Mr. Big de Se­xo en Nue­va York, otro re­pe­ti­dor, que in­ter­pre­ta a su ma­ri­do, pre­sun­to de­lin­cuen­te de al­tos vue­los al que tie­ne que de­fen­der. Ca­lix­ta Flork­heart pa­re­ce ha­ber­se es­pe­cia­li­za­do en se­ries co­ra­les. Prin­ci­pal per­so­na­je de Ally McBeal, lo es aho­ra tam­bién de Cin­co her­ma­nos, la his­to­ria de una fa­mi­lia cu­ya tra­ma no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.