Las he­re­de­ras de las mu­je­res

SE­RIES CO­MO ‘PAR­KING BAD’, ‘MAD MEN’ Y ‘THE GOOD WI­FE’ EX­PLO­RAN EL PRE­CIO QUE HAY QUE PA­GAR POR SER MU­JER Y NO CON­FOR­MAR­SE

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIRTV - PE­RE SOLÀ GIM­FE­RRER Bar­ce­lo­na

Pue­de que Mu­je­res desesperadas sea la gran ig­no­ra­da de la nue­va edad de oro de la te­le­vi­sión y que no go­ce del es­ta­tus de otras se­ries co­mo Per­di­dos, The wi­re o Se­xo en Nue­va York. Pe­ro sí se le pue­de atri­buir que hi­zo re­co­no­ci­ble un mo­de­lo de mu­jer, lo que aho­ra se lla­ma una de­ses­pe­ra­da. An­tes es­te tér­mino po­día re­la­cio­nar­se con el his­te­ris­mo y el des­pe­cho, pe­ro aho­ra de­fi­ne a esas mu­je­res que se de­ba­ten cons­tan­te­men­te en­tre lo que la so­cie­dad es­pe­ra de ellas, lo que quie­ren y aque­llo que su fa­mi­lia ne­ce­si­ta. Ellas son mu­je­res de ca­rác­ter en una te­le­vi­sión ha­bi­tual­men­te do­mi­na­da por hom­bres.

Des­de que se des­pi­die­ron las amas de casa de Holly­wood ha ha­bi­do nu­me­ro­sos es­tu­dios que han imi­ta­do la se­rie con fic­cio­nes co­ra­les y su pro­pio crea­dor, Marc Cherry, adap­tó su mo­de­lo con Cria­das y mal­va­das, que se emi­te los sá­ba­dos en Te­le­cin­co y es­tá pro­du­ci­da por Eva Lon­go­ria. Pe­ro los tra­pos su­cios de las asis­ten­tas del ho­gar de las fa­mi­lias más adi­ne­ra­das de Be­verly Hills hue­len a co­lo­nia ba­ra­ta, una bur­da co­pia de sal­do, mien­tras que las ver­da­de­ras desesperadas se ca­mu­flan en otras fic­cio­nes, con­so­li­da­das y me­jo­res.

Es­tos úl­ti­mos me­ses, por ejem­plo, los me­dios y los fo­ros han es­ta­do ob­se­sio­na­dos con Walter Whi­te de Brea­king bad, el pa­dre de fa­mi­lia re­con­ver­ti­do en nar­co­tra­fi­can­te y cu­yo via­je in­mo­ral fi­nal­men­te aca­bó. Pe­ro de­trás del an­ti­hé­roe ha­bía una gran mu­jer, Sky­ler, que bien se po­dría ha­ber mu­da­do al ve­cin­da­rio de Wis­te­ria La­ne. Su fa­mi­lia es­con­día un te­rri­ble se­cre­to y ella re­pre­sen­ta­ba las aris­tas que ex­plo­ra­ban las desesperadas: era un ama de casa, era una pro­fe­sio­nal ma­lo­gra­da y se veía obli­ga­da a ac­tuar an­te la ad­ver­si­dad. Ella ha­bía fir­ma­do

HAY UN SEC­TOR DEL PÚ­BLI­CO QUE NO SO­POR­TA LA IDEA DE VER A UNA MU­JER EN­FREN­TAR­SE A SU MA­RI­DO DE IGUAL A IGUAL Y DAR­LE UNA LEC­CIÓN

los pa­pe­les de un ma­tri­mo­nio tran­qui­lo y, cuan­do se fue a la po­rra, se re­plan­teó su po­si­ción co­mo mu­jer y esposa. Pe­ro el pú­bli­co res­pon­dió de for­ma hos­til.

An­na Gunn, que in­ter­pre­tó el per­so­na­je du­ran­te más de cin­co años, ex­pli­có en un edi­to­rial en The New York Ti­mes que ja­más ha­bía ima­gi­na­do se­me­jan­te aco­gi­da. Mien­tras ha­bía mul­ti­tud de hom­bres que se des­vi­vían por com­prar­se ca­mi­se­tas de un co­ci­ne­ro de me­tan­fe­ta­mi­na, ella re­ci­bía re­pri­men­das. Un sec­tor la juz­ga­ba por no apo­yar de for­ma in- con­di­cio­nal a su ma­ri­do y evi­tar que su fa­mi­lia fue­ra víc­ti­ma de al­gún ajus­te de cuen­tas. Pe­ro la ac­triz pron­to tra­du­jo to­da esa ira acu­mu­la­da co­mo la puer­ta de en­tra­da a un de­ba­te más am­plio re­la­cio­na­do con el se­xo: ha­bía quie­nes no so­por­ta­ban la idea de ver a una mu­jer en­fren­tar­se a su ma­ri­do, alec­cio­nar­le o sa­car pro­ve­cho de la si­tua­ción. Has­ta el crea­dor de la se­rie, Vin­ce Gi­lli­gan, afir­mó que un sec­tor del pú­bli­co era inequí­vo­ca­men­te ma­chis­ta. Cuan­do las mu­je­res se sa­len del guión, dan mie­do.

Es­te es tam­bién el ca­so de Betty, la mu­jer del pu­bli­cis­ta más co­no­ci­do de la te­le­vi­sión, Don Dra­per. Se de­jó con­ven­cer por un ma­ri­do que que­ría que de­ja­se su tra­ba­jo de mo­de­lo y, una vez asi­mi­ló el pa­pel de ama de casa, él pre­fi­rió bus­car la pa­sión en bra­zos de otras mu­je­res. Ella era una mu­ñe­ca y el pro­ta­go­nis­ta de Mad men la rom­pió, y su re­la­to de eman­ci­pa­ción emo­cio­nal tam­bién des­pier­ta con­tro­ver­sia. Su re­sen­ti­mien­to por los va­lo­res in­cul­ca­dos, aque­llos que la lle­va­ron a per­der­se, la con­vier­ten en una ma­dre pé­si­ma. Pe­ro el do­ble ra­se­ro tam­bién ha­ce ac­to de pre­sen­cia cuan­do to­ca eva­luar­la: a Don Dra­per se le pue­de per­do­nar su ne­fas­to pa­pel de pa­dre (y las aman­tes, y su ma­ni­pu­la­ción del psi­quia­tra de su mu­jer), pe­ro po­cos le per­do­nan a Betty su au­sen­te ins­tin­to ma­ter­nal, ins­ti­ga­do por el des­pre­cio de su es­po-

so y por los va­lo­res de la épo­ca.

Es­te ti­ra y afloja en­tre lo que se le exi­ge a una mu­jer y su iden­ti­dad in­di­vi­dual fue uno de los fun­da­men­tos de Mu­je­res desesperadas, don­de se uti­li­za­ban per­fi­les ca­si pa­ró­di­cos pa­ra ha­blar de las di­fi­cul­ta­des de unas mu­je­res que fue­ron edu­ca­das pa­ra cui­dar de su ho­gar y ser fe­me­ni­nas, mien­tras sen­tían la ne­ce­si­dad de va­li­dar­se an­te la so­cie­dad. La te­le­vi­sión de los ochen­ta y los no­ven­ta se ha­bía es­for­za­do en ven­der a la mu­jer pro­fe­sio­nal de éxi­to co­mo mo­de­lo a se­guir con fic­cio­nes co­mo Murphy Brown y Ally McBeal y aque­llas que pre­fi­rie­ron en­car­gar­se de las ta­reas do­més­ti­cas per­die­ron los re­fe­ren­tes y el res­pe­to. Así, Ly­net­te Sca­vo sir­vió pa­ra ex­pre­sar el sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad de la mu­jer tra­ba­ja­do­ra mien­tras Bree Van de Kamp era el pa­ra­dig­ma del mo­de­lo tra­di­cio­nal: una mu­jer edu­ca­da pa­ra cons­truir la fa­mi­lia per­fec­ta.

Cer­sei Lan­nis­ter, la du­ra ma­triar­ca de Jue­go de tro­nos, es otra que re­pre­sen­ta a ra­ja­ta­bla la pre­sión de los tiem­pos. Es afi­la­da, am­bi­cio­sa y po­dría ser la in­dis­cu­ti­ble ti­ra­na de los Sie­te Rei­nos pe­ro, co­mo no na­ció con el cro­mo­so­ma Y, tie­ne que con­so­lar­se con ac­tuar des­de la som­bra. Pri­me­ro, co­mo mu­jer del Rey Ro­bert Ba­rat­heon, des­pués co­mo ma­dre del su­ce­sor. Pe­ro su in­na­to ta­len­to pa­ra ju­gar lo me­jor po­si­ble sus cartas ha­cen de ella una de­ses­pe­ra­da de to­mo y lo­mo co­mo lo es Jes­si- ca Brody en Ho­me­land. Su ma­ri­do, que se creía muer­to, re­gre­só a casa y tu­vo que adop­tar otra vez el pa­pel de esposa mien­tras so­pe­sa­ba has­ta qué pun­to to­da­vía le en­ca­ja­ba. Tam­bién lo es Bir­git­te Ny­borg, la Pri­me­ra mi­nis­tra de la se­rie po­lí­ti­co-da­ne­sa Bor­gen, cu­ya ma­yor frus­tra­ción es sa­car el país ade­lan­te en de­tri­men­to de su fa­mi­lia; o la có­mi­ca Clai­re Dunphy en Mo­dern fa­mily, don­de sien­te que su la­bor co­mo ma­dre no se ve su­fi­cien­te­men­te re­com­pen­sa­da por sus hi­jos.

Sin em­bar­go, la ma­yor re­pre­sen­tan­te que hay aho­ra mis­mo en te­le­vi­sión es Ali­cia Flo­rrick, la pro­ta­go­nis­ta de The good wi­fe, un dra­ma le­gal con cons­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas y em­pre­sa­ria­les de fon­do y cu­yo rui­do me­diá­ti­co no se co­rres­pon­de con la com­ple­ji­dad de sus guio­nes. Una abo­ga­da que de­jó de ejer­cer pa­ra cui­dar de su fa­mi­lia y que de­be in­tro­du­cir­se de nue­vo en el mun­do laboral cuan­do a su ma­ri­do le sal­pi­can acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción y un es­cán­da­lo con pros­ti­tu­tas. La obra apro­ve­cha en­ton­ces sus ca­sos le­ga­les pa­ra trans­mi­tir con sin­ce­ri­dad y sin chan­ta­jes emo­cio­na­les la com­pli­ca­da con­ci­lia­ción de to­das las di­men­sio­nes de una per­so­na: la pro­fe­sio­nal, la mo­ral, la in­di­vi­dual, la ma­ter­nal y la con­yu­gal. Y es­te baile de máscaras, la to­ma de con­cien­cia de que exis­ten y de que el equi­li­brio es una qui­me­ra, es la ba­se de la de­ses­pe­ra­ción.

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.