La bruma de un cri­men

CON EL ES­TRENO DE LA TER­CE­RA TEM­PO­RA­DA –EL JUE­VES, 14 DE NO­VIEM­BRE–, VUEL­VE UNO DE LOS TH­RI­LLERS MÁS SOM­BRÍOS Y SU­GE­REN­TES DES­DE ‘TWIN PEAKS’

La Vanguardia - Vivir TV - - VIVIR TV -

Hay in­tri­gas te­le­vi­si­vas que son co­mo un rom­pe­ca­be­zas, don­de las pie­zas ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que en­ca­jar. Todo em­pie­za con un cri­men y si­gue con unos po­li­cías que in­ves­ti­gan, y todo sue­le aca­bar con un cri­mi­nal es­po­sa­do fren­te a la jus­ti­cia. El ob­je­ti­vo del dra­ma es atra­par al ase­sino y res­ta­ble­cer la ley y el or­den. De­vol­ver, en la me­di­da de lo po­si­ble, el equi­li­brio per­di­do: que todo vuel­va a ser co­mo an­tes.

Hay otras in­tri­gas po­li­cia­les, en cam­bio, que tie­nen un pun­to de par­ti­da com­ple­ta­men­te opues­to. Son las me­nos. En ellas todo es pre­ca­rio, na­da es de­fi­ni­ti­vo. Ni la jus­ti­cia, ni la ley ni las nor­mas de la so­cie­dad. Na­da es de­fi­ni­ti­vo, efec­ti­va­men­te, me­nos el ase­si­na­to: la muer­te que ya no tie­ne re­me­dio. El ca­mino se­gui­do por esas se­ries in­quie­tan­tes sue­le ser si­nuo­so y que­bra­di­zo, por­que el cri­men es un abis­mo ne­gro y en ese abis­mo re­si­de el mal.

The ki­lling, cu­ya ter­ce­ra tem­po­ra­da arran­ca el pró­xi­mo jue­ves en Fox Cri­me (23.55 h), per­te­ne­ce por de­re­cho pro­pio a es­ta úl­ti­ma ca­te­go­ría. Sus dos pri­me­ras tem­po­ra­das las des­en­ca­de­nó el ase­si­na­to de la jo­ven Ro­sie Lar­sen y, en ella, una in­cóg­ni­ta que lo sal­pi­ca­ba todo: ¿Quién ma­tó a Ro­sie? ¿Có­mo y por qué? En las dos pri­me­ras tem­po­ra­das de The ki­lling –di­vi­di­das en dos en un fla­gran­te error que hi­zo es­pe­rar todo un año pa­ra la re­so­lu­ción del ca­so– vi­mos una fa­mi­lia des­trui­da por la muer­te.

La ter­ce­ra tem­po­ra­da, que aho­ra em­pie­za, arran­ca con la muer­te de una ado­les­cen­te, co­mo ocu­rrió an­tes. En ella se ha­bla­rá de pros­ti­tu­ción ju­ve­nil, de chi­cos y chi­cas sin ho­gar per­se­gui­dos por un ase­sino en se­rie que se de­di­ca a de­ca­pi­tar­los, sin más. Es de­cir, y de al­gu­na ma­ne­ra, la ter­ce­ra tem­po­ra­da em­pie­za allí don­de la an­te­rior aca­ba­ba: en ese pun­to en que la fa­mi­lia ha de­ja­do de exis­tir, por­que sus pro­ta­go­nis­tas no tie­nen fa­mi­lia o pro­vie­nen de fa­mi­lias deses­truc­tu­ra­das. In­quie­tan­te co­mo pue­de pa­re­cer la pre­mi­sa, con esas jó­ve­nes de­ca­pi­ta­das pi­dien­do jus­ti­cia, de nue­vo, más que la vio­len­cia, im­por­ta en The ki­lling la at­mós­fe­ra de de­rro­ta que esa vio­len­cia en­gen­dra y que todo lo im­preg­na.

Que na­die se en­ga­ñe: The ki­lling tie­ne un rit­mo len­to y un tono hip­nó­ti­co, en don­de los de­ta­lles cuen­tan, ¡Y có­mo! Una se­rie de at­mós­fe­ras sór­di­das, cier­ta­men­te. Don­de la épi­ca la po­ne el ca­lle­jón de arra­bal y el am­bien­te hú­me­do, siem­pre ba­jo la llu­via de una ciu­dad co­mo Seattle, don­de teó­ri­ca­men­te trans­cu­rre la ac­ción (aun­que en reali­dad la se­rie se ro­dó en Van­cou­ver, Ca­na­dá).

Lo que a al­gu­nos exas­pe­ra –el tono y el rit­mo pau­sa­do, de coc­ción len­ta; ese jue­go de mi­ra­das en­tre los per­so­na­jes– es la ra­zón de ser de una se­rie co­mo es­ta que, se­gún anun­cian, ya no se re­no­va­rá: su ter­ce­ra en­tre­ga se­rá la de­fi­ni­ti­va y fi­nal.

Por­que más que un puz­le cri­mi­nal, The ki­lling es un ca­lei­dos­co­pio de sen­sa­cio­nes, co­mo lo era Twin Peaks, la se­rie de Da­vid Linch que se sue­le se­ña­lar co­mo su re­fe­ren­te más cla­ro. Don­de la cues­tión del ase­sino, con ser im-

LA TER­CE­RA EN­TRE­GA DE ‘THE KI­LLING’ MAN­TIE­NE SU TONO TA­CI­TURNO Y EL GUS­TO POR LOS AM­BIEN­TES SÓR­DI­DOS, EN­VUEL­TOS EN UNA LLU­VIA CONS­TAN­TE

por­tan­te, co­mo en aque­lla, im­por­ta me­nos que la víc­ti­ma y su cir­cuns­tan­cia. Y la víc­ti­ma, a su vez, im­por­ta tan­to co­mo cual­quie­ra de los de­más.

Lo co­men­ta­ba Sø­ren Sveis­trup, el crea­dor de la se­rie ori­gi­nal da­ne­sa, Forbry­del­sen, en la que se ba­sa la ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na de la que aho­ra se es­tre­na es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da. “Un th­ri­ller –de­cía Sveis­trup, en una re­cien­te vi­si­ta a Bar­ce­lo­na– es co­mo una pie­dra lan­za­da en un es­tan­que. Con The ki­lling nos pro­pu­si­mos pres­tar aten­ción, más que a esa pie­dra ines­pe­ra­da y a su im­pac­to, que es la muer­te, nos pro­pu­si­mos pres­tar aten­ción, ya di­go, a las olas que ese im­pac­to crea en el es­tan­que: es de­cir, a las con­se­cuen­cias de los ac­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.